Algunos asesores de la Casa Blanca temen los últimos días de Trump

El presidente Donald Trump ha recurrido a un grupo marginal de asesores que venden tácticas cada vez más dudosas para anular los resultados de las elecciones, creando una situación terrible que, según varios altos funcionarios y personas cercanas al presidente, ha generado nuevos niveles de incertidumbre sobre cómo resistirá Trump el final de su mandato.

«Nadie está seguro de hacia dónde se dirige esto», dijo un funcionario el lunes. «Él sigue siendo el presidente por un mes más».

La abogada conspiracionista Sidney Powell, el desacreditado exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, el exestratega en jefe Steve Bannon, el agresivo asesor comercial Peter Navarro y el excéntrico fundador del sitio web minorista Overstock se han encontrado recientemente en la Oficina Oval o por teléfono asesorando a Trump sobre nuevos esfuerzos desesperados para revertir su derrota.

Eso se suma al abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, quien ha estado alimentando las teorías de conspiración del presidente durante semanas y quien, junto con Powell, fue visto nuevamente en la Casa Blanca el lunes.

En el proceso, Trump ha rechazado en su mayoría a quienes trabajan dentro del gobierno, lo que ha llevado a temores crecientes de cómo podría arremeter en las cuatro semanas que le quedan en la Casa Blanca, o de cómo puede resistirse a dejar el edificio el Día de la Inauguración.

A pesar de todo, Trump ha abandonado en su mayor parte el funcionamiento diario del gobierno. En una reunión del gabinete la semana pasada, pasó gran parte del tiempo quejándose de sus sospechas de fraude electoral, según una persona familiarizada con el asunto, dejando a algunos asistentes perplejos sobre el punto de la reunión.

De hecho, Trump ha pasado sus días singularmente concentrado en los resultados de las elecciones.

«Ganamos esta elección de manera aplastante», afirmó falsamente Trump durante una llamada el lunes al activista Charlie Kirk, quien transmitió la conversación usando un micrófono para que todos los asistentes a una reunión de jóvenes conservadores en West Palm Beach, Florida, pudieran escuchar.

«El problema es que necesitamos un partido que vaya a pelear y tenemos algunos grandes congresistas y mujeres que lo están haciendo y tenemos otros, algunos grandes luchadores», prosiguió Trump. «Pero ganamos esto de manera aplastante, ellos lo saben, y necesitamos el respaldo del Departamento de Justicia, y otras personas finalmente tienen que dar un paso al frente».

Fuentes cercanas al presidente describen una preocupación particular entre sus asesores sobre lo que Powell, quien hace solo tres semanas fue despedida sin ceremonias de su equipo legal oficial, puede convencerlo de hacer en los próximos días.

La idea de Trump, que planteó en una acalorada reunión del viernes en la Casa Blanca, es que Powell se incorpore esencialmente como abogada especial dentro de la Oficina del Abogado de la Casa Blanca, una propuesta que la oficina no ha visto con buenos ojos.

«Hay altos niveles de preocupación con cualquier cosa que involucre a Sidney Powell», dijo una fuente cercana al presidente. «Los abogados están muy preocupados».

El viaje anual de vacaciones de Trump a su resort de Mar-a-Lago, donde estará rodeado de aduladores y devotos que lo animan a seguir luchando, probablemente solo agregará fuerza a sus fantasías de fraude electoral, dijo el funcionario.

El viaje a Florida comenzará a finales de esta semana, aunque la imprevisibilidad de Trump ha llevado a algunos asesores a preguntarse si permanecerá bajo itinerario. Si va, los funcionarios dicen que es probable que asista a reuniones, en persona y por teléfono, que sus asesores oficiales no conocen.

«Da miedo», dijo otro funcionario de la administración, quien agregó que Trump parece «obsesionado» con escenarios remotos para anular los resultados electorales que aparentemente son insostenibles, tanto factible como políticamente.

Uno de ellos incluye un esfuerzo liderado por el representante republicano Mo Brooks de Alabama para desafiar la victoria del presidente electo Joe Biden en el Colegio Electoral cuando el Congreso se reúna para ratificarlo formalmente el 6 de enero. Trump se reunió con Brooks y otros legisladores conservadores de la Cámara en la Casa Blanca el lunes para una discusión centrada en las afirmaciones infundadas del presidente y las teorías de conspiración de que las elecciones le fueron robadas, dijeron los participantes.

Los legisladores emergieron confiando en que había un contingente de republicanos de la Cámara y el Senado que se unirían al esfuerzo y provocarían un debate maratónico en plenaria el 6 de enero que se extendería al día siguiente.

«Creo que tenemos varios senadores y la pregunta no es si hay, sino cuántos», dijo Brooks, algo que desafiaría los deseos de los líderes republicanos del Senado, que están ansiosos por seguir adelante y están instando a los senadores a no participar, ya que hacerlo podría obligarlos a emitir un voto políticamente tóxico contra Trump.

En sus momentos de más profunda negación, Trump les ha dicho a algunos asesores que se negará a salir de la Casa Blanca el día de la inauguración, solo para que lo bajen de esa cornisa.

La posibilidad ha alarmado a algunos asesores, aunque pocos creen que Trump realmente lo cumplirá. No está claro cómo podría desarrollarse tal episodio, y las agencias federales de aplicación de la ley se han mostrado reacias a discutir la posibilidad.

Reunión acalorada en la Oficina Oval

Después de que surgió la noticia de una acalorada reunión en la Oficina Oval el viernes que enfrentó a Powell y Flynn contra funcionarios de la Casa Blanca, incluido el secretario de la Casa Blanca, Mark Meadows, y el abogado de la Casa Blanca Pat Cipollone, Powell fue vista saliendo de la mansión ejecutiva nuevamente el domingo.

También fue vista en la Casa Blanca el lunes, aunque no estaba claro con quién planeaba reunirse. Ella ha estado promoviendo un decreto que permite al gobierno federal apoderarse de las máquinas de votación para inspeccionarlas en busca de fraude, una propuesta que los funcionarios de la administración, incluido el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, han advertido que está fuera de su autoridad.

Powell asistió a la reunión del viernes junto con Flynn, su cliente a quien Trump indultó el mes pasado después de que se declaró culpable dos veces de mentir al FBI. Flynn había sugerido en una entrevista televisiva la semana pasada que Trump podría usar a las fuerzas armadas para repetir las elecciones en ciertos estados, una idea que surgió nuevamente durante la reunión del viernes.

A ellos se unió Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com, quien luego tuiteó que estaba decepcionado de cómo Trump está siendo atendido por su equipo de la Casa Blanca.

«El presidente Trump está siendo terriblemente servido por sus asesores. Quieren que pierda y le están mintiendo. Está rodeado de mediocridades mendaces», escribió Byrne. Y luego agregó: «Por primera vez en mi vida, siento lástima por Donald Trump. Está de pie hasta la cintura en serpientes. Confíe solo en Rudy y Sidney».

Byrne, quien renunció a Overstock en 2019 luego de que sus comentarios sobre el «Estado profundo» desencadenaran una fuerte caída en el precio de las acciones de la compañía, no respondió a una solicitud de comentarios el lunes. Anteriormente admitió en una serie de entrevistas que tuvo una relación íntima con la agente rusa acusada Maria Butina, que duró de 2015 a 2018, y finalmente ayudó a las fuerzas del orden en la investigación sobre ella.

Más recientemente, ha emergido como un defensor de las denuncias de fraude electoral desacreditadas anunciadas por el presidente y Powell. Dijo que el mes pasado había «financiado un equipo de hackers y ciberdetectores, otras personas con habilidades extrañas» para investigar las afirmaciones.

La reunión del viernes fue un ejemplo muy cargado de un fenómeno recurrente: los consejeros externos de Trump levantaron la voz con enojo hacia los asesores de la Casa Blanca, acusándolos de deslealtad y debilidad, mientras Trump observa.

El consejo de Bannon

Mientras tanto, el exestratega de la Casa Blanca Steve Bannon dijo el domingo por la noche que también le había aconsejado a Trump que nombrara asesores especiales para investigar las acusaciones de fraude electoral e investigar asuntos relacionados con el hijo de Biden, Hunter.

«Como le recomendé encarecidamente al presidente, necesitamos un abogado especial que se nombre de inmediato –un fiscal especial solo en fraude electoral y voto fraudulento, son dos cosas diferentes, fraude electoral y voto fraudulento– debe hacer eso inmediatamente», dijo Bannon durante una transmisión en vivo con pastores conservadores el domingo por la noche. «Además, debe anunciar un fiscal especial, nombrar un fiscal especial para mirar el disco duro de Biden».

Los comentarios de Bannon sugieren que el exestratega de la Casa Blanca está asesorando una vez más al presidente, incluso cuando se encuentra bajo acusación federal y podría estar bajo consideración para un indulto presidencial.

En la transmisión en vivo, Bannon también dijo que no cree que Trump asistirá a la toma de posesión de Biden y que Trump «nunca cederá».

«Él no va a dar marcha atrás. Nunca cederá. Y les diré que en la pequeña posibilidad de que no ganemos esto, él nunca se sentará en ese escenario y participará en esa inauguración, como no debería. Esto es un esfuerzo ilegal que está sucediendo», dijo Bannon.

Un día después, Bannon habló sobre su propio programa, «War Room», con Navarro, el asesor comercial a quien los funcionarios dicen que Trump consulta con frecuencia sobre sus denuncias de fraude electoral.

Navarro dijo que había estado telefoneando personalmente a legisladores en seis estados donde Trump y su equipo aún esperan anular los resultados.

«Hay muchos republicanos tradicionales que no quieren subirse al tren de Trump. No puedo explicar qué está pasando en estos legisladores estatales, excepto para decir que no abrazan el nacionalismo económico y le han dado la espalda al presidente», dijo Navarro.

El lunes, la división entre el grupo oficial de asesores del presidente y el grupo informal que actualmente le habla al oído se hizo evidente.

Hablando durante una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia, el secretario de Justicia William Barr rechazó rotundamente los llamados del presidente en los últimos días para un fiscal especial sobre la votación o las solicitudes de sus partidarios de considerar la incautación de máquinas de votación. Ambas son ideas planteadas por Powell y otros que han hablado con el presidente en los últimos días.

«No veo ninguna base para la incautación de máquinas por parte del gobierno federal», dijo Barr en su conferencia de prensa. Si pensara que era necesario un fiscal especial sobre fraude electoral, dijo Barr, ya habría designado a uno.

«Desafortunadamente, hay fraude en la mayoría de las elecciones. Creo que somos demasiado tolerantes», dijo. Pero en esta elección, Barr dijo que apoya el hallazgo de que no hubo fraude sistémico o de base amplia, un hallazgo que el presidente se niega a admitir.

Tomado de CNN