La confesión más íntima de Lucía Méndez: la actriz reveló a qué edad perdió su virginidad

La cantante y modelo Lucía Méndez reveló como se dio su primer romance y cuando fue que decidió perder su virginidad, lo que habría sido una de las vivencias más bonitas que tiene de sus experiencias amorosas.

Fue en una entrevista hecha para el programa de Youtube de Verónica Del Castillo, en el que también estuvo invitado su padre, el primer actor Erik del Castillo, en donde se tocó el tema de los romances previos que habían vivido antes los artistas. Lucía y Erik, dos lados de la moneda en cuanto a la forma en la que han guiado su vida amorosa.

La actriz habría perdido su virginidad a una tierna edad (Foto: Instagram @luciamendezof)

Y es que mientras Erik del Castillo buscó primero ser monaguillo para convertirse en sacerdote, cosa que después cambió por la actuación; Lucía Méndez entró de lleno en el canto y siempre fue una chica con mucha energía y con ganas de tener experiencias nuevas. De hecho, Del Castillo refirió que fue por su familia, que era católica y conservadora, que aspiró a ser un sacerdote y fue la misma Lucía quien le preguntó por su virginidad en la juventud.

Entonces Erik Del Castillo le contestó que sí y que fue hasta los 18 años cuando perdió la virginidad, pues se había metido al seminario que lo obligaba a guardar el voto de castidad.

Sin embargo, Méndez refirió que en su caso se trató de una edad mucho más temprana pues justamente tenía 15 años cuando tuvo sus primeras relaciones sexuales y que todo se debió al excesivo control que querían tener sus padres para con ella, pues la vigilaban constantemente, pero que en una ocasión hubo una fiesta y fue ahí cuando decidió escaparse.

Fue entonces cuando se encontró con un chico italiano en la fiesta, con el que tuvo una buena conexión. Fue ahí donde cometió su primera “metida de pata”.

A pesar de que Méndez logró ocultarles su experiencia a sus padres, en una de las constantes pláticas que tenía con su madre decidió sincerarse y contarle lo sucedido, tras lo cual su madre perdió el control y se desmayó, cosa que le asustó mucho pues pensó que le había dado un infarto, dejándole un trauma de esa experiencia.

Cuando su madre se recuperó de la experiencia, le dijo que no era correcto lo que había hecho y decidió llevarla a un psicólogo con el fin de que la convenciera de no volverlo a hacer.

Fue entonces cuando el especialista le recomendó que restringiera ese tipo de actos hasta que fuera un poco más madura, cosa que la misma actriz afirmó que le fue muy complicado pues era atractiva y tenía “mucho pegue” en la escuela y que por ello fue muy complicado poderse controlar.

Tomado de Infobae