El gobierno británico estudia pagar USD 685 a las personas que den positivo de COVID-19 para que se autoaislen y no tengan que ir a trabajar

Un informe del diario The Guardian reveló este jueves que los ministros británicos están estudiando la posibilidad de pagar 500 libras esterlinas (unos 685 dólares) a todas las personas de Inglaterra que den positivo en la prueba de COVID-19 como una medida de apoyo al autoaislamiento de los infectados en medio de la pandemia que acumula unos 94.580 muertos en el Reino Unido desde su inicio.

Un documento oficial de 16 páginas fechado el 19 de enero y marcado por su contenido “sensible” fue visto por periodistas de The Guardian, que reportaron que este “pago universal” es la postura preferida de las autoridades del Departamento de Salud y Asistencia Social (DHSC) y costaría hasta 453 millones de libras esterlinas a la semana, 12 veces más que el sistema actual.

El ministro Matt Hancock apoya esta medida luego de que una encuesta señalara que sólo el 17% de los británicos con síntomas acuden a hacerse la prueba por miedo a que un resultado positivo les impida trabajar.

Este cambio se consideraría necesario considerando que, según encuestas del Gobierno de Boris Johnson, sólo el 17% de los británicos con síntomas acuden a hacerse la prueba por miedo a que un resultado positivo les impida trabajar.

El equipo del ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, elaboró este plan de apoyo al autoaislamiento que se someterá a la consideración del comité de operaciones contra el coronavirus del Gobierno, que se reunirá previsiblemente este viernes.

Una encuesta independiente llevada a cabo para el DHSC, incluida en el informe, reveló que sólo una de cada cuatro personas que daban positivo en el test de COVID-19 se autoaislaba, mientras que el 15% acudía al trabajo con normalidad.

Multas por “fiestas clandestinas”

Por otro lado, el gobierno británico anunció este jueves que los participantes en fiestas, ilegales en el actual confinamiento contra el coronavirus, se enfrentarán a multas de hasta 6.400 libras (8.800 dólares) en caso de reincidencia.

Siendo el país más castigado de Europa por la pandemia, con 1.290 muertos confirmados por COVID-19 en las últimas 24 horas, el Reino Unido está en su tercer confinamiento que incluye el cierre de escuelas.

La ministra del Interior, Priti Patel, denunció este jueves en rueda de prensa que “una pequeña minoría que se niega” a respetar las restricciones y anunció un endurecimiento de las sanciones. “La próxima semana introduciremos una nueva multa de 800 libras para los participantes en fiestas privadas, que se duplicará por cada reincidencia hasta un máximo de 6.400 libras”, afirmó.

Estas sanciones se aplicarán a los asistentes a reuniones de más de 15 personas en un local privado.

“Este comportamiento irresponsable es una gran amenaza para la salud pública. No sólo para los presentes en estos actos, sino también para nuestros formidables policías que intervienen para detenerlos”, declaró Patel.

En el espacio de dos días, la policía impuso en Londres más de 140 multas por un total de 39.000 libras por infracciones a las reglas del confinamiento, entre ellas una fiesta con 40 personas en una casa del barrio de Brick Lane.

El gobierno de Boris Johnson, muy criticado por sus políticas erráticas contra el coronavirus, centra ahora su estrategia en una campaña de vacunación masiva.

Casi cinco millones de personas recibieron la primera dosis de las vacunas desarrolladas por AstraZeneca/Oxford o Pfizer/BioNTech y 464.036 también la segunda, según datos oficiales publicados el jueves.

Patel arremetió también contra la desinformación sobre las vacunas, “especialmente contra los mensajes dirigidos a las personas de minorías étnicas”, después de que un estudio mostrara que estos grupos son más reacios a vacunarse que el resto de la población. “Esta vacuna es segura para todos, le protegerá a usted y a su familia. Es nuestra mejor oportunidad para vencer a este virus”, dijo la ministra.

Tomado de AFP