Millones de barriles de crudo que Estados Unidos embargó a Venezuela fueron vendidos secretamente a China

Puede que sea el secreto peor guardado del mercado petrolero: millones de barriles de crudo pesado venezolano, embargados por Estados Unidos, han ido subrepticiamente a China.

Los juegos del gato y el ratón que evitan la detección y las sanciones incluyen transferencias de barco a barco, empresas fantasmas y señales satelitales silenciadas. Pero hay otro aspecto clave para esquivar y despistar a las autoridades: mezclar el contenido de los barriles con aditivos químicos y cambiar su nombre en la documentación para que pueda venderse como un crudo completamente diferente sin dejar rastro de sus raíces venezolanas.

Un grupo de empresas realizó todo tipo de maniobras ilegales para poder mover el petróleo del país caribeño al gigante asiático. Washington sancionó a las compañías.

Las facturas y los correos electrónicos revisados por Bloomberg muestran hasta dónde llegarán algunos comerciantes para disfrazar el origen del crudo y llevarlo a Asia, lo que convierte a las refinerías chinas en un sustento esencial para la maltrecha industria petrolera de Venezuela. Los funcionarios estadounidenses, por supuesto, no pueden prohibir que las empresas chinas o internacionales compren petróleo venezolano. Sin embargo, pueden exprimirlos financieramente al prohibirles hacer negocios con empresas estadounidenses. Por eso se toman pasos tan intrincados para disfrazar el origen de lo crudo.

No obstante, la aplicación del embargo estadounidense es difícil, dijo Scott Modell, director gerente deRapidan Energy Advisors LLC. “Hay tantas formas de eludir las sanciones”, dijo. “Hay mucha gente dispuesta a correr el riesgo porque hay mucho dinero que ganar”.

Los documentos muestran crudos que cargados en Venezuela, como uno llamado Hamaca, son tratados con aditivos químicos frente a las costas de Singapur y reaparecen en el mercado como cargamentos con nuevos nombres como “Singma” o simplemente una mezcla bituminosa. Swissoil Trading SA, una casa con sede en Ginebra, realizó las transacciones actuando en nombre de la empresa de petróleo mexicano Libre Abordo SA, que fue sancionada por Estados Unidos en junio por comprar crudo venezolano.

En un correo electrónico visto por Bloomberg, un comerciante de Swissoil que comercializa “Singma” instó a una contraparte a violar una práctica estándar de la industria al mantener la documentación de carga original fuera de un petrolero. “Poner BL original a bordo de un barco es una locura, no lo hagas”, dijo el comerciante, refiriéndose a los conocimientos de embarque. “No comprendes el problema en el que te estás metiendo”.

En un correo electrónico en el que respondió preguntas de Bloomberg, el abogado de la compañía dijo: “Swissoil Trading SA no está comercializando y no ha comercializado petróleo crudo de Venezuela”.

Sin embargo, Bloomberg tuvo acceso a documentos que muestran que Swissoil vendió y entregó el año pasado a China al menos 11.3 millones de barriles de petróleo venezolano bajo la apariencia de otros nombres.

Los datos de aduanas sugieren que estos documentos representan la punta del iceberg y que otras empresas también se dedican a este tipo de actividades ilegales. China no ha importado oficialmente crudo venezolano desde septiembre de 2019, mientras que sus compras a Malasia, que no han aumentado significativamente sus capacidades de producción de crudo pesado, en 2020 aumentaron al nivel más alto en datos que se remontan a 2004. Pero los datos recolectados demuestran que más de la mitad de las exportaciones de petróleo venezolano el año pasado terminaron en China. Y para diciembre, el gigante asiático representaba todas las exportaciones de petróleo del país.

El pasado mes de abril, el buque Celestial cargo crudo venezolano de un barco petrolero frente a las costas de Malasia. Luego navegó a un área a unas pocas millas de la costa de Singapur conocida como Western Petroleum Bravo, no lejos de Universal Studios Singapur y algunos de los mejores resorts y campos de golf de Asia. Allí recibió 30 contenedores de aditivos químicos a un costo de $233.000 dólares que fueron pagados por Swissoil. “Caballeros, esta es la tarifa de dopaje”, dijo un empleado de la compañía en un intercambio de correos electrónicos con Libre Abordo, la compañía que originalmente levantó la carga en Venezuela. “Estoy seguro de que necesitaremos a estos tipos en el futuro, asegúrese de que les paguen pronto”.

Después de que el Celestial levantó el ancla, su carga en los barriles pasó a llamarse “Singma Blend”. Singma y Hamaca son químicamente casi iguales, según los análisis estudiados por Bloomberg. Un mes después de la operación, Swissoil vendió el crudo a una empresa en Hong Kong, Dayuan Import & Export Co Ltd., un intermediario de China. En los correos electrónicos entre las empresas, el petróleo no se identifica como originario de Venezuela.

El dopaje (añadir químicos al crudo) no es ilegal y se utiliza para que el aceite se ajuste a determinadas especificaciones para cumplir con obligaciones contractuales o eliminar impurezas. Sin embargo, está prohibido ocultar el lugar de origen del crudo y cambiarle el nombre. Múltiples comunicaciones vistas por Bloomberg enfatizan la importancia de asegurarse de que no se coloquen a bordo documentos originales que puedan identificar la procedencia del crudo. En una correo electrónico, un comerciante de Swissoil con crudo venezolano enfatizó “por favor asegúrese de que la embarcación no zarpe con originales a bordo. No se colocarán originales a bordo de ningún buque, dado el origen de la carga…”.

Swissoil y su máximo ejecutivo, Philipp Apikian, entre otros empresarios, fueron sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos el 19 de enero por hacer negocios con Venezuela, luego de que Bloomberg solicitara comentarios para este artículo. La compañía no respondió a una tercera solicitud de comentarios después de que fueron incluidos en la lista de embargos. El Ministerio de Comercio y la Administración General de Aduanas de China no respondió a los faxes en busca de comentarios para este artículo.

Por su parte, la compañía Libre Abordo, que se declaró en bancarrota en mayo, no respondió a correos electrónicos en busca de comentarios. Además, los números de teléfono previamente asociados con sus ejecutivos se encuentran desconectados o fuera de servicio. Dayuan no respondió a un correo electrónico en busca de comentarios y varias llamadas a su oficina con sede en Hong Kong quedaron sin respuesta.

La compañía petrolera nacional de China, China National Petroleum Corp., cortó las compras directas con los comerciantes venezolanos. Pero el petróleo del país caribeño todavía tiene un gran atractivo, especialmente para las empresas que no tratan directamente con EEUU. Solo las unidades especiales de refinería llamadas coquizadores pueden procesar el crudo venezolano similar al alquitrán, y China tiene la mayor capacidad de coquización del mundo después de EEUU.

Washington impuso sanciones a PDVSA a principios de 2019, lo que envió sus ventas el año pasado a un mínimo de 71 años y tensó el flujo de caja de Caracas. Pero el crudo que produce Venezuela sigue en demanda. Solo en noviembre, Venezuela exportó 15 millones de barriles de petróleo valorados en unos 660 millones de dólares, según datos de Bloomberg.

“Maduro necesita todo el dinero que pueda poner en sus manos para financiar el aparato militar que protege al régimen”, dijo Diego Moya-Ocampos, consultor de riesgo político de IHS Markit en Londres.

Con el cambio esta semana de presidentes de Estados Unidos de Donald Trump a Joe Biden, las exportaciones de petróleo venezolano pueden experimentar una reactivación limitada. Los funcionarios de Biden pueden aliviar las restricciones más recientes sobre los llamados intercambios de combustible, donde las empresas venden gasolina a PDVSA a cambio de un pago en petróleo crudo, dijo Moya-Ocampos.

“Me atrevería a decir que veremos más petróleo venezolano en el mercado en un futuro cercano”, dijo.

©Bloomberg | con la asistencia de Sarah Chen, Annie Lee y Amy Stillman.