EE.UU. reabriría el caso de Cienfuegos si México no lo procesa

El Departamento de Justicia de Estados Unidos se reservará el derecho de reiniciar un proceso judicial al general Salvador Cienfuegos Zepeda, quien fue arrestado en EE. UU. y extraditado a México luego de un acuerdo con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que prometía que el acusado sería procesado según las leyes mexicanas.

No obstante, la semana pasada la Fiscalía General de la República informó que el militar acusado de delitos de narcotráfico fue exonerado de toda acusación.

Según un comunicado del Departamento de Justicia, Estados Unidos “se reserva el derecho de reiniciar un proceso judicial por vínculos con el narcotráfico al general Salvador Cienfuegos Zepeda, si el gobierno de México no lo hiciera”, esto luego de que la Fiscalía General de la República (FGR) diera a conocer la exoneración del ex secretario de la Defensa Nacional durante el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Salvador Cienfuegos Zepeda fue acusado por los fiscales federales de Nueva York de haber abusado de su posición pública para ayudar al Cártel H-2, una organización mexicana extremadamente violenta, a traficar miles de kilogramos de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana en los Estados Unidos, incluida la ciudad de Nueva York.

A cambio de la ayuda que prestaba Cienfuegos Zepeda a los narcotraficantes, el alto exfuncionario castrense recibía pagos de sobornos del Cártel H-2, una organización que habitualmente participaba en acciones violentas, incluida la tortura y el asesinato, para operar con impunidad en México.

Los fiscales sostienen que el 14 de agosto de 2019, un gran jurado reunido en el Distrito Este de Nueva York presentó una acusación formal que vinculaba a Cienfuegos Zepeda de delitos de narcotráfico, trata y blanqueo de capitales.

El militar, de 72 años, que volvió a mediados de noviembre a México, tras ser acusado por Estados Unidos de vínculos con el cártel de los Beltrán Leyva, fue declarado inocente por la justicia mexicana, al no encontrar pruebas contundentes que revelaran un supuesto encuentro con integrantes de dicha organización delictiva, como lo habían asegurado las autoridades norteamericanas.

“No sostuvo comunicación con alguno de ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos”, se lee en un comunicado de las autoridades mexicanas.

Cienfuegos Zepeda fue arrestado el 15 de octubre en el Aeropuerto de Los Ángeles, EE. UU., acción que provocó un conflicto entre el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el presidente estadounidense, Donald Trump, pues el gobierno mexicano se quejó de no haber sido notificado de la investigación en contra del ex jefe militar.

El caso en la demanda

1) Entre 2012 y 2018, el imputado fue Secretario de Defensa Nacional para México, responsable de la gestión del Ejército Mexicano y la Fuerza Aérea Mexicana. Reportaba directamente al presidente de México, Enrique Peña Nieto.

2) Mientras ocupaba un cargo público en México, el acusado usó su cargo oficial para ayudar al Cártel H-2, una famosa organización criminal mexicana a cambio de sobornos.

3) El Cártel H-2 es una violenta organización mexicana de narcotráfico que fue anteriormente dirigido por Juan Francisco Patrón Sánchez, también conocido como “H-2”, y con sede en Nayarit y Sinaloa, México.

4) Durante el período de tiempo relevante, el Cartel H-2 tuvo numerosas células de distribución de drogas en los Estados Unidos, incluyendo a Los Ángeles, Las Vegas, Ohio, Minnesota, Carolina del Norte y Nueva York, a través de las cuales distribuyó miles de kilogramos de heroína, cocaína, metanfetamina y marihuana y ganó millones de dólares en ingresos ilegales.

5) En México, el Cártel H-2 traficaba con cientos de armas de fuego letales y cometió innumerables actos de violencia espantosa, incluida la tortura y el asesinato, para protegerse contra los desafíos de organizaciones rivales de narcotráfico, luchar por el territorio y silenciar a quienes decidían cooperar con las fuerzas del orden.

6) El Cártel H-2 ha transportado cargamentos de droga y recaudó ganancias de la droga de la ciudad de Nueva York, incluidas áreas en Brooklyn.

7) El Cártel H-2 ha utilizado la corrupción de funcionarios públicos, incluidos los sobornos al acusado mientras era un alto funcionario mexicano, como medio y método para lograr los objetivos de su empresa de tráfico de drogas. A cambio de sobornos de otros funcionarios del gobierno mexicano, el Cártel H-2 aseguró el arresto y tortura de narcotraficantes rivales por Agentes mexicanos de la ley, la liberación de la prisión de miembros del Cártel H-2, y la capacidad de participar en el tráfico de drogas al por mayor, el tráfico de armas de fuego y la violencia, incluyendo decenas de asesinatos, sin interferencia de las fuerzas del orden mexicanas.

La conducta criminal de Salvador Cienfuegos Zepeda

Los fiscales sostienen que durante la investigación lograron acumular evidencias obtenidas por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, incluida la interceptación de miles de comunicaciones de mensajería de Blackberry que ha revelado que, mientras Cienfuegos Zepeda era el Secretario de Defensa Nacional de México, el demandado recibió pagos de sobornos, ayudó al Cártel H-2 de numerosas formas, entre ellas:

(i) asegurando que las operaciones militares no se llevaran a cabo contra el Cártel H-2;

(ii) iniciar operaciones militares contra los carteles de la droga rivales

(iii) localización de transporte marítimo para cargamentos de drogas;

(iv) actuar para expandir el territorio controlado por el Cártel H-2 a Mazatlán y el resto de Sinaloa;

(v) presentar a los principales líderes del Cártel H-2 a otros funcionarios corruptos del gobierno mexicano dispuestos a ayudar a cambio de sobornos; y

(vi) advertir al Cartel H-2 sobre la investigación en curso de las fuerzas del orden de los EE. UU. sobre el Cártel H-2 y su uso de testigos e informantes, lo que finalmente resultó en el asesinato de un miembro del Cártel H-2 que los jefes de esa organización creían incorrectamente que estaba ayudando a la ley de EE. UU.

Entre las muchas comunicaciones capturadas durante el transcurso de la investigación, los fiscales advierten que existen numerosas comunicaciones directas entre el acusado y un líder superior del Cartel H-2, incluyendo unas en las que el acusado discutió su historial de asistencia a otra organización narcotraficante.

Asimismo, los fiscales estadounidenses dicen poseer comunicaciones en las que el acusado se identifica por nombre, título y fotografía como funcionario del gobierno mexicano que estaba ayudando al Cártel H-2.

“Debido, en parte, a la ayuda corrupta del acusado, el Cartel H-2 llevó a cabo su actividad delictiva en México sin interferencia significativa de las militares e importaron miles de kilogramos de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana a los Estados Unidos”.

De acuerdo a la acusación en Estados Unidos, los miles de comunicaciones interceptadas entre los miembros del Cártel H-2 se corroboran con numerosas incautaciones de drogas de cientos de kilogramos de cocaína, heroína y metanfetamina, así como la incautación de cientos de miles de dólares procedentes de la droga vendida en los Estados Unidos.

Los fiscales aseguran que los testigos de la investigación han proporcionado una gran cantidad de información al gobierno sobre las operaciones del Cártel H-2, su empleo regular violencia para promover su tráfico de drogas, su uso del soborno para garantizar la protección del gobierno, así como la asistencia del imputado al Cártel H-2 y otras organizaciones de narcotráfico.

Tomado de Antilavadodediero / Eltiempo