Cae el “Chapo de Asia” en el aeropuerto de Ámsterdam: Tse Chi Lop, el principal traficante de metanfetamina en el Oriente

La policía de Holanda ha dado este fin de semana un duro golpe al narcotráfico a nivel internacional: arrestando a Tse Chi Lop, cuya relevancia en esa actividad delictiva le ha ganado el apodo (y comparación) de el “Chapo de Asia”. Su organización ha contrabandeado miles de millones de dólares en metanfetamina, convirtiéndolo en su negocio principal.

Y no es para menos la referencia con el capo mexicano –quien se encuentra encerrado en Estados Unidos–. Tse Chi Lop, de 57 años, había sido hasta ahora el traficante de droga más buscado del continente asiático. No obstante, la orden de aprehensión por la cual fue detenido provenía desde Australia y surgió de una investigación realizada en el año 2013.

La captura ocurrió el viernes en el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam cuando Tse Chi Lop estaba a punto de cuando estaba a punto de abordar un vuelo a su natal Canadá. No se han revelado cargos que le imputan. Sin embargo, según señala la agencia Reuters, la policía australiana cree que Tse ha estado involucrado en al menos 13 importaciones de drogas a Australia.

Cabe señalar que Australia, que buscará la extradición del delincuente para que sea juzgado ahí, lleva detrás de su pista más de 10 años. Sin embargo la captura se hizo siguiendo una orden de aprehensión girada en 2019, luego de que la Policía Federal Australiana estableció indicios de la relación del canadiense con la “Operación Volante”, con la que desmanteló desde 2013 un sindicato criminal global que operaba en cinco países.

En 2013, también destacan, la policía australiana a raíz de dicha operación capturó a 27 personas por importar y traficar cantidades sustanciales de heroína y metanfetamina en ese país.

A Tse Chi Lop lo han perseguido por presuntamente dirigir la organización conocida como Sam Gor Syndicate, a la que adjudican el ingreso de hasta el 70% de todas las drogas ilegales en Australia.

“El sindicato apuntó a Australia durante varios años, importando y distribuyendo grandes cantidades de narcóticos ilícitos, lavando las ganancias en el extranjero y viviendo de la riqueza obtenida del crimen”, dijo un comunicado de la policía australiana, para quienes estos hechos representan la captura más importante en al menos dos décadas, según medios locales.

Mientras que la policía holandesa indicó que el detenido estaba en la lista de los más buscados y que su arresto se logró gracias a los informes de inteligencia que recibieron.

Según se ha dado a conocer, el “Chapo de Asia”, quien ya se encuentra en la cárcel, se había estado trasladando en los últimos años entre Taiwán, Macao y Hong Kong. No es la primera vez que lo detienen. En los años 90 estuvo unos nueve años en prisión por distintos cargos de tráfico de drogas en Estados Unidos.

“Se sospecha que Tse Chi Lop, ciudadano canadiense nacido en China, lidera un vasto sindicato multinacional de tráfico de drogas formado a partir de una alianza de cinco de los grupos de la tríada de Asia, según funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. Sus miembros la llaman simplemente ‘La Compañía’. La policía, en un guiño a uno de los apodos de Tse, lo ha apodado Sam Gor, que en cantonés significa ‘hermano número tres”, señalaba en 2019 una investigación de la agencia Reuters sobre el líder criminal.

En ese momento, la agencia señalaba que Tse era el objetivo principal de la Operación Kungur, una indagación global sin precedentes liderada por la Policía Federal Australiana (AFP). La operación involucraba a una veintena de agencias originarias de Asia, América del Norte y Europa.

Funcionarios consultados en esa ocasión por Reuters comparaban al canadiense con Joaquín Guzmán o con Pablo Escobar, a fin de establecer su influencia y capacidad de acción en el Oriente. Sin embargo, aclaraban que como organización, el sindicato era enormemente rico, disciplinado y sofisticado, en muchos sentidos más sofisticado que cualquier cartel latinoamericano.

“Además de los contrastes entre sus operaciones antidrogas, hay otra diferencia, más personal, entre Tse Chi Lop y Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán o Pablo Escobar. El jefe del cartel mexicano encarcelado y el traficante de cocaína colombiano fallecido han sido agasajados en canciones y en la pantalla por sus extravagantes estilos de vida y extrema violencia. Pero se ha revelado muy poco sobre la vida y la carrera de Tse. A diferencia de los capos de la droga latinos, Tse es relativamente discreto”, indicaba la agencia británica.

Tomado de Infobae