En Panamá… Bancos evitarían la opción de los remates y secuestros

La Asociación Bancaria de Panamá aseguró que el secuestro de bienes es la última opción que considerarían como método para recuperar los saldos morosos de clientes afectados por la pandemia de coronavirus, ya sea por una pérdida de empleo o reducción de sus ingresos.

Los bancos afirman que en este momento es difícil tomar previsiones más allá de una semana, por lo que no tiene un plan concreto una vez termine la moratoria en junio próximo.

Por causa de la pandemia, los niveles de desempleo han ido en aumento y con ello, los contratos suspendidos.

Aun así, la asociación indicó que los bancos tienen la voluntad de seguir ayudando a sus clientes con la restructuración de sus deudas para que puedan cumplir con los compromisos en una economía en recuperación.

Carlos Berguido, presidente ejecutivo de la Asociación Bancaria de Panamá señaló que el esfuerzo que hacen los bancos en contactar a sus clientes es precisamente evitar secuestros, ayudar a la gente a conservar sus bienes, su hogar, su auto. Ningún banco opera con la intención de rematar garantías, eso es lo último.

“Las medidas aplicadas son y serán necesarias para ayudar a las familias y los negocios a atravesar el cierre de la economía y están funcionando bien, pues los bancos han dado un espacio de tiempo, prolongado a cientos de miles de panameños para atender las prioridades en situaciones de desempleo o pérdidas de negocio“, manifestó el empresario.

De acuerdo con Berguido, restructurar los préstamos de modo que la gente pueda volver a cumplir sus compromisos con una economía que vaya en recuperación es el objetivo de todos.

El presidente ejecutivo de la Asociación Bancaria, también expresó que están implementando nuevas ideas para promover el otorgamiento de nuevos préstamos que ayuden a las empresas en diversos sectores para reactivarse.

Sin embargo, explicó que, al margen de dicha idea, la realidad es que los bancos seguirán ayudando a sus clientes a superar la crisis, sobre todo por medio de restructuraciones y financiamientos a cada cliente según su necesidad particular y posibilidad.

Desde los primeros meses de la crisis (marzo), más de 997 mil clientes habían acordado con sus bancos modificar sus préstamos. Luego hasta octubre de 2020, 879 mil 700 personas han recibido alivio financiero, de los cuales 844 mil 066, es decir el 96% corresponde a clientes de préstamos personales, de vivienda, auto y tarjetas, mientras que 35 mil 634, es decir el 4% son clientes corporativos grandes, medianos y pequeños con préstamos en construcción, hoteles, comercios que fueron beneficiados con la modificación de sus préstamos.

Sin embargo, ahora esa cifra es de 750 mil por un monto de 23 mil millones de dólares.

Por otra parte, Berguido afirmó que el sistema bancario está muy sólido y líquido, pero no debe haber la menor duda de que todos los bancos que operan en la plaza sufrirán un aumento vertiginoso en sus gastos de reservas por préstamos morosos, una dramática disminución en sus ingresos y hasta pérdidas como ha pasado con las carteras de préstamos comerciales y personales en los bancos del mundo entero.

En los últimos 20 años, el total de préstamos del Sistema Bancario de Panamá creció de $17.9 mil millones en 1998 a $67 mil millones en 2020, lo que representa un aumento de 375%.

Es decir, ciudadanos independientes, familias, comerciantes, estudiantes, empresarios, productores, emprendedores y muchos otros han logrado sacar adelante sus proyectos apalancados en la oferta y posibilidades de un sistema bancario robusto, destacó la Asociación Bancaria de Panamá. Para los consumidores posponer la moratoria no va evita que los clientes paguen su deuda.

Pedro Acosta, de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (Uncurepa) dijo que todo cliente que tiene una deuda debe pagarla con intereses, aunque tome más tiempo. Acosta considera que si no hay una entidad de por medio que interceda en el acuerdo entre el banco y el deudor este últimos está indefenso.

Se estima que la economía panameña se va a contraer en el 2020 entre un 10% y 15% a raíz de la crisis sanitaria del coronavirus.

Mientras que, el desempleo aumentó de 7.1% a 18.5% y la informalidad llegó al 52%.

Tomado del Panamá América