Destruyeron la sede de un medio crítico con el régimen de Daniel Ortega

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) denunció este sábado la destrucción de una sede del medio digital Confidencial, crítico con el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en el marco de la crisis sociopolítica que vive el país centroamericano desde 2018.

Saber que están destruyendo las instalaciones de uno de los medios más importantes del país, como lo es Confidencial, nos indigna y entristece por completo, pero sepan que no están solos, Nicaragua los respalda y la dictadura no los callará”, indicó la ONG en un comunicado.

La redacción del portal Confidencial, que había sido ocupada por la policía en 2018, será despojada y utilizada para una casa materna.

Este mismo sábado el medio digital reclamó: “¿Dónde están los equipos de la Redacción de Confidencial que se robaron en 2018? Un promontorio de bolsas de basura se acumula en el parqueo de Confidencial, donde el régimen de Daniel Ortega ya inició ‘obras’ para ejecutar el despojo”.

La sede de Confidencial, de la revista Niú y de los programas televisivos Esta Semana y Esta Noche, ubicada en una zona céntrica de Managua, se mantiene bajo ocupación policial desde diciembre de 2018, cuando estos medios denunciaron los ataques armados del Gobierno que dejaron cientos de muertos, sin que hasta ahora las autoridades hayan dado explicaciones.

El 14 de diciembre pasado el propietario de dichos medios, el periodista Carlos Fernando Chamorro, fue expulsado por la Policía de los alrededores de su propiedad cuando exigió la devolución del edificio.

Posteriormente el régimen instaló un aviso junto al inmueble, que lo identificó como propiedad del Ministerio de Salud, donde “se construirá la casa materna del Distrito I de Managua”.

Ortega cerró la redacción de Confidencial, se robó todos los equipos y hasta las oficinas, pero nunca ha podido confiscar el periodismo”, afirmó en su cuenta en Twitter Chamorro, hijo de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) y del héroe nacional Pedro Joaquín Chamorro, cuya muerte en 1978 desencadenó la caída de la dictadura de los Somoza.

Chamorro afuera del edificio donde funcionaba la redacción de Confidencial, tomada por la Policía (Foto Confidencial/Carlos Herrera)

La “destrucción” de la sede de Confidencial ocurrió después de un acto similar contra el edificio del Cenidh, cerca de la mansión de Ortega, que también se mantiene bajo control del Gobierno nicaragüense.

Dichas acciones ocurren en el marco de una crisis sociopolítica que desde 2018 ha dejado 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684 desde ese año, mientras que Ortega, quien alega un supuesto” golpe de Estado fallido, reconoce 200.

Las agresiones contra periodistas y medios no oficialistas ocurren con frecuencia en Nicaragua desde el estallido de la más reciente crisis, según ha denunciado la no gubernamental Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

Tomado de EFE