¿Fiesta? Arraiján destina más de $250 mil para 13 celebraciones #Panamá

A pesar que la economía de los panameños está mal por la pandemia… y aunque usted no lo crea, el alcalde y los representantes de corregimiento de Arraiján, han destinado medio millón para gastos de transporte para ellos y más $252 mil para celebraciones.

Son dos cifras que llaman la atención del presupuesto 2021 de Arraiján, distrito de Panamá Oeste, la segunda provincia más golpeada por la pandemia (más de 62 mil casos de Covid-19).

Este municipio usará medio millón para gastos de movilización del alcalde y los representantes.

El alcalde y los ocho representantes de corregimiento de este municipio cobrarán $5 mil mensuales en concepto de “transporte de personas y movilización dentro del país”, partida que tiene una descripción ambigua en el acuerdo municipal que sustenta el presupuesto (Gaceta Oficial 29206): “gastos de pasajes y fletes para atender el traslado del funcionario público dentro del territorio nacional. El concepto de transporte abarca todos los medios de movilización terrestre, aérea, marítima, fluvial e incluso el arriendo de bestias de cargas”.

El beneficio se extiende a otros funcionarios, como el vicealcalde ($2 mil); el secretario general, el tesorero, y demás jefes de departamentos ($300), y al secretario del Concejo ($600), entre otros. En total, en este concepto, Arraiján desembolsará $499 mil 500, una partida superior a lo que la comuna proyecta invertir en construcción de avenidas y calles ($399 mil 256) o en asuntos de parques, plazas y jardines ($330 mil 460).

Fiestas

En “artículos para recepción”, este municipio invertirá $252 mil 675, distribuidos en dos partidas: la del alcalde ($113 mil) y la del Concejo ($139 mil 675).

De acuerdo al presupuesto, se trata de “los gastos de comida, bebida, y artículos de consumo indispensables para la celebración de recepciones oficiales y todo lo que involucra a estas actividades”. La comuna gastará sus $113 mil en 13 fiestas: las de la etnia negra; día del padre y de la madre, del niño y la niña, de los pueblos indígenas y del educador; el aniversario del municipio; fiestas patrias; 10 de noviembre; desfile y fiesta de Navidad; actividades culturales, y actividades deportivas.

Mientras que los $139 mil 675 del Concejo serán distribuidos de la siguiente manera: $13 mil para el día del padre, $15 mil 200 para el día del niño/a, $12 mil 475 para las fiestas patrias, $46 mil para el día de la madre, y $49 mil para las fiestas de Navidad. Estos montos se repartirán entre cada una de las juntas comunales. Adicional, tendrán $4 mil para la recepción de fiestas patrias en la sede del Concejo.

Problemas sociales

Arraiján, distrito que en 2010 (último censo de la Contraloría) tenía 220 mil 779 habitantes, está abrumado por una gama de problemas sociales; la pobreza, y la falta de agua potable son los que más sobresalen.

El corregimiento de Burunga, donde viven 17 mil 632 personas, es una de las zonas más pobres del país, de acuerdo con el Índice de Pobreza Multidimensional. El 45.3% de su población vive en la pobreza, de acuerdo a este documento. El distrito también convive con la inseguridad ciudadana y el desempleo.

Estos factores no son obstáculo para los privilegios de los altos funcionarios: los gastos de movilización del alcalde y de los representantes están en la planilla de este municipio desde la administración de Pedro Sánchez Moro (2014-2019), el alcalde que en 2018 fue condenado a siete años de cárcel por de peculado en perjuicio de la comuna.

La Prensa contactó a Rollyns Rodríguez, el actual alcalde, para que explicara por qué son necesarios los gastos de transporte y de fiestas en medio de la pandemia. A pesar de que leyó el mensaje, no respondió.

Maroma legal en beneficio de la planilla oficial y los privilegios

Cuando la crisis suscitada por la Covid-19 empezó a impactar la recaudación de los municipios, los alcaldes del país se pusieron de acuerdo para anunciar que sus comunas podrían cerrar sus puertas, porque no tenían dinero para mantener la operación.

Entonces, el presidente Laurentino Cortizo pidió a la Asamblea Nacional que modificara la Ley 37 de 2009 de descentralización, para que el 100% del Impuesto de Bienes Inmuebles, diseñado originalmente para obras comunitarias, se pueda usar en gastos de funcionamiento.

Es así como surgió la Ley 155 del 15 de mayo de 2020, que oxigenó las planillas de los distritos con sus derivados: gastos de representación, de movilización, dietas, viáticos, telefonía y otros.

Tomado de La Prensa