Casi 4 millones de personas están desempleadas en España, la cifra más alta desde 2016

La Seguridad Social de España destruyó 218.953 puestos de trabajo en enero, mientras que el paro se incrementó en 76.216 personas, rozando los 4 millones de desempleados, una cifra que no se veía desde 2016, en un mes marcado por las nuevas restricciones ante la tercera ola de la pandemia de coronavirus.

Según los datos comunicados por el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social, la caída de la afiliación en enero, un mes habitualmente malo para el mercado laboral, es “levemente menor” que la de un año antes y dejó el total de ocupados en 18.829.480.

La Seguridad Social de España del país europeo destruyó 218.953 puestos de trabajo en enero, mientras que el número de desocupados sumó 76.216 en el primer mes de 2021.

En cuanto al paro, el Ministerio de Trabajo destacó que, a pesar de las restricciones, el dato representa “el cuarto mes de enero con menor incremento del paro desde 2008”, aunque elevó la cifra a 3.964.353 desempleados, en un mercado aún amortiguado por el efecto del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que a finales de enero contaban con 738.969 personas, 35.625 más que al cierre de diciembre. El ERTE es una medida de flexibilización laboral que habilita a la empresa para reducir o suspender los contratos de trabajo.

El dato de paro de enero, al igual que ocurrió en los meses anteriores, no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados.

En términos desestacionalizados, el paro registrado bajó en enero en 17.544 personas, mientras que en el último año el desempleo acumula un aumento de 710.500 personas, lo que supone un 21,8% más.

En enero se registraron 1.302.429 contratos, un 26,2% menos que en igual mes de 2020, de los que 124.191 fueron indefinidos, el 9,5% del total y un 30,6% menos que en enero del año pasado.

El Ministerio de Trabajo ha informado además de que el gasto en prestaciones alcanzó los 2.472 millones de euros en el mes de diciembre, de los que 768 millones correspondieron a prestaciones para trabajadores en ERTE.

Por otro lado, el Producto Bruto Interno (PBI) de España cayó un 11% en 2020 como consecuencia del impacto de la pandemia de coronavirus sobre la actividad económica, en lo que fue la mayor contracción anual de la serie estadística y que terminó con seis años consecutivos de crecimiento, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística (INE).

La caída de la economía en 2020 estuvo por debajo de la prevista por el Gobierno español (11,2%).

La demanda nacional (consumo e inversión) es responsable de 9 de los 11 puntos de la contracción en un año en el que el confinamiento severo del segundo trimestre marcó negativamente todo el ejercicio.

La contribución negativa de la demanda externa (exportaciones e importaciones) fue de 1,9%.

En el conjunto de 2020, el PBI a precios corrientes se situó en 1.119.976 millones de euros, un 10% inferior al de 2019.

Tomado de EFE y Europa Press