Capturan al exgobernador de Puebla Mario Marín por el ‘caso Lydia Cacho’ #México

El exgobernador de Puebla Mario Marín ha sido arrestado este miércoles en Acapulco (Guerrero) por la Fiscalía General de la República (FGR). Marín llevaba dos años prófugo de la justicia debido a una orden de detención emitida por una juez de Quintana Roo. El político está acusado de ordenar la tortura y el arresto ilegal de la periodista Lydia Cacho en 2005, cuando gobernaba en Puebla (2005-2011). Cacho había denunciado en su libro Los demonios del edén una red de explotación sexual infantil en la que mencionaba a los empresarios Jean Succar Kuri y Kamel Nacif como responsables. La periodista fue arrestada y torturada por la Fiscalía de Puebla acusada de difamación, en una acción ordenada por el entonces gobernador.

El exgobernador de Puebla Mario Marín, en un acto en enero de 2011.

Hace 15 años, México escuchó una llamada telefónica entre Nacif y Marín en la que el entonces gobernador de Puebla se comprometía a “darle sus coscorrones” a la periodista por incomodar al empresario. Cacho fue trasladada desde Quintana Roo, donde vivía, hasta Puebla, en un trayecto de más de 20 horas por carretera en el que fue amenaza de muerte y torturada por agentes ministeriales. Desde entonces, la periodista ha denunciado el abuso de poder que el político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) mantenía en Puebla y su participación en los hechos de 2005. El audio, publicado en febrero de 2006, reveló el nivel de influencia de los empresarios con el gobierno priista:

—Qué pasó mi góber precioso, mi héroe chingao –le comentó Nacif al político.

—No, tú eres el héroe de esta película papá. Ya ayer acabé de darle un pinche coscorrón a esta vieja cabrona. Le dije que aquí en Puebla se respeta la ley.

Marín solo se llevó de la publicación de la llamada el mote del ‘góber precioso’, pero nunca fue investigado por su participación en la detención de Cacho hasta 2019. Entonces la Organización de Naciones Unidas reconoció que los derechos de la periodista habían sido violentados y le exigió al Gobierno mexicano comenzar procesos judiciales contra los responsables. La Administración de Andrés Manuel López Obrador pidió perdón a Cacho por los abusos y le garantizó que castigaría a Marín y Nacif.

La periodista ha vivido los últimos 15 años bajo estrictas medidas de seguridad, incluso dejando México en algunas temporadas, tras recibir diversas amenazas de muerte.

”Quiero vivir para sentenciarlos; es la única forma de sentar precedentes sobre las redes de trata de niñas y niños que terminan en tortura de testigos y asesinatos de periodistas y defensoras de derechos humanos”, dijo en 2019 Cacho a este diario. Hay todo un dispositivo de seguridad alrededor de ella que fue reforzado desde la fuga del exgobernador.

“Soy la testigo principal de estos juicios y estaré allí para ratificar todo lo necesario. Esta no es mi hambre de justicia, es la de un país entero hastiado de que le regalen guerra y miedo para comer cada día”, añadió.

Tomado de El País