Uno de los miembros de la misión de la OMS que viajó a China denunció que el gobierno de XI Jinping oculta datos sobre el origen del coronavirus

Uno de los miembros de la misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) enviada a China para investigar el origen del coronavirus ha denunciado que las autoridades chinas se han negado a entregar información. El microbiólogo australiano Dominic Dwyer ha explicado que solicitaron los datos en crudo de 174 casos identificados en la primera fase de la pandemia, en Wuhan, en diciembre de 2019, pero solo se les ha proporcionado un resumen.

Los “listados lineales” solicitados contienen información sobre las preguntas que se les hizo a los pacientes, sus respuestas y cómo se procesaron estas respuestas, ha explicado Dwyer a la prensa australiana. “Es lo normal en una investigación sobre un brote”, ha indicado.

El microbiólogo australiano Dominic Dwyer ha explicado que solicitaron los datos en crudo de 174 casos identificados en la primera fase de la pandemia, en Wuhan, en diciembre de 2019, pero solo se les ha proporcionado un resumen.

Estos datos originales son de especial importancia dado que solo la mitad de estos 174 casos estuvieron expuestos al mercado de Wuhan, donde se especula que podría haberse originado el contagio. “Por eso hemos insistido en ello”, ha apuntado. “No sé decir por qué no nos los han dado. Si es por motivos políticos, por tiempos o si es difícil… pero si hay otros motivos, los desconozco. Solo se puede especular”, ha afirmado.

Dwyer ha reconocido que las autoridades chinas han entregado gran cantidad de material, pero los datos en crudo de los pacientes deberían estar en el informe final de la misión de investigación. “La gente de la OMS cree ciertamente que han recibido muchos más datos que en años anteriores, así que en sí mismo es un avance”, ha explicado.

El equipo llegó el 14 de enero a Wuhan, considerada como la ciudad epicentro de la pandemia, y, tras dos semanas de cuarentena, ha visitado lugares como el mercado mayorista de mariscos de Wuhan, donde se produjo el primer grupo de infecciones conocido, así como el Instituto de Virología de Wuhan, en el que se investiga con varios tipos de coronavirus.

Según sus conclusiones, presentadas el pasado martes en rueda de prensa desde Wuhan, todavía no es posible determinar cómo se introdujo el virus del COVID-19 en el mercado de Wuhan, pero aseguran que estaba ya circulando por otros puntos de la ciudad en esas fechas. En cualquier caso, los expertos han rechazado que se estuviera propagando por la ciudad china antes de finales de 2019.

La Casa Blanca exigió este sábado al Gobierno chino que haga públicos sus datos sobre los primeros días de la pandemia por la covid-19 y dijo tener “profundas preocupaciones” por la forma en que la que la misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer sus hallazgos tras visitar China. En un comunicado, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, consideró “imperativo” que la investigación de la OMS sobre el origen del virus sea “independiente” con los hallazgos de la misión en Wuhan “libres de cualquier intervención o alteración por parte del Gobierno chino”.

“De ahora en adelante, todos los países, incluido China, deben participar en un proceso transparente y robusto para prevenir y responder a emergencias de salud con el objetivo de que el mundo aprenda tanto como sea posible y tan pronto como sea posible”, argumentó Sullivan.

Sus palabras reflejan las preocupaciones que ya expresó el Gobierno de Donald Trump (2017-2021), que inició el proceso para dejar la OMS.

Sullivan resaltó que EE.UU. tiene un “profundo respeto” por los expertos de la OMS y, por ello, en su primer día en la Casa Blanca, el presidente, Joe Biden, ordenó evitar la salida de su país del organismo, un proceso que iba a hacerse efectivo en julio de 2021. “Volver a involucrar a la OMS también significa pedir los estándares más altos”, subrayó Sullivan.

Al respecto, reconoció que Washington tiene “profundas preocupaciones” sobre los primeros hallazgos de la investigación de la OMS y tiene “preguntas” sobre el proceso que se siguió para llegar a algunas conclusiones.

Tomado de Infobae