Cada 16 horas asesinan a alguien en Panamá

Desde el martes de Carnaval se han cometido 6 homicidios en el país, lo que ha incrementado la estadística de febrero a 27.

Entre estos crímenes destaca el del pasado miércoles por la noche, cuando tres personas, incluyendo dos de la tercera edad, fueron asesinadas en una residencia en Santa Rita de La Chorrera.

Los números reflejan una leve disminución, si se comparan con los dos primeros meses de 2020, pero presentan un leve aumento, si se relacionan con todo el año pasado, cuando hubo 497 homicidios.

En Panamá Oeste, los homicidios se han triplicado en comparación con enero, cuando se cometieron tres.

Por otra parte, ayer fue ultimado el ciudadano Pedro Antonio Torres, de 44 años, en El Chorrillo.

Recibió tres impactos de bala, hechos por sujetos que lo interceptaron y luego se dieron a la fuga en un vehículo sedan color rojo, que, posteriormente, abandonaron cerca del Puente de las Américas, según el parte policial.

Este mes mantiene la tendencia del año pasado, en cuanto a crímenes cometidos.

En el segundo mes de 2020, se reportaron 46 asesinatos, mientras que, si se mantiene este ritmo, el presente año podría acabar con cifras similares.

La proporción es un poco inferior a la de 2020, cuando en los dos primeros meses se cometió un homicidio cada 13 horas.

Hasta ayer, el comportamiento del año refleja que se comete un homicidio cada 16 horas.

No obstante, si se comparara con el promedio de todo el 2020 (un crimen cada 18 horas), habría un leve aumento en lo que va del primer bimestre de 2021.

El año pasado se cometieron 497 homicidios, de los que 111 fueron en enero y febrero.

Para el criminólogo Rolando Muñoz, el comportamiento de los asesinatos en estos dos años demuestra que ni la pandemia ha podido detener la violencia en la sociedad, que se asocia a la conducta de quienes lo cometen.

“Usted está encerrado, yo estoy encerrado, todos estamos encerrados, pero tenemos otra mentalidad”, dijo.

Agregó que, si bien es cierto que el crimen organizado y el tráfico de drogas están vinculados con los asesinatos, en los últimos meses se le podrían sumar las secuelas de la actual crisis económica que ha dejado una alta tasa de desempleo.

“Ahora, quiénes están metidos en eso, es lo que hay que desmembrar, porque desde arriba hacia abajo y abajo hacia arriba están metidos. Eso es lo que hay que buscar”, reflexionó.

Tomado del Panamá América