🧐Otra compra que genera sospecha: la cadena de frío😷

La compra del especializado equipo de la cadena de frío para la vacuna Covid-19, estaría a cargo de un consorcio cuyos miembros nunca han importado equipo de refrigeración alguno ni tienen contratos que demuestren su experiencia en este campo, según registros de importación de la Autoridad de Aduana y documentos de Panama Compra.

La compra, que ha tenido reclamos de los participantes, y que se viene desarrollando desde diciembre de 2020, relajó sustancialmente sus requisitos, como la reducción a la mitad de la cantidad de años de experiencia mínima en venta de equipos de cadena de frío para vacunas o actividades afines. Pasó de entre 8 y 10 años a 5.

Foto ilustrativa

Este era un punto clave para la compra, que benefició al Consorcio Bajo Cero, compuesto por la sociedad X-Line Group Corp y la persona natural Fernando Pereira Della Constanza, y que todo apunta que le serán adjudicados los renglones más importantes del acto público.

Según los requisitos de este, para certificar la experiencia â€œse deberá aportar copias de contratos, órdenes de compra, recibos conforme o documentos equivalentes”. El consorcio presentó solo cartas y el asunto se considera ahora subsanado.

La empresa X-Line Group Corp., que opera desde 2015, tiene el 90% del peso en este consorcio. Sus últimas importaciones han sido caucho molido para pisos y resinas, entre otros productos.

X-Line Group ofertó en diciembre pasado un congelador español de ultrabajas temperaturas de 160 metros cúbicos a 749 mil 917 dólares, pero luego le cambió el precio a un millón 82 mil dólares. La empresa no contestó la razón de esto a La Prensa.

Compra de cadena de frío para vacunas: polémicas decisiones

Luego de cuatro convocatorias en Panamá Compra –la primera, el 16 de diciembre de 2020– se ha dado a conocer el informe técnico de adjudicación de los reglones más importantes y cuantiosos de la cadena de frío que sería utilizada para almacenar las vacunas contra la Covid-19, que, como se sabe, están llegando en pequeñas cantidades cada semana, las cuales se pueden guardar en los equipos de refrigeración existentes y/o prestados al Gobierno.

Esta compra específica, cuyas propuestas fueron recibidas el pasado 2 de febrero, es la segunda parte de un acto público que convocó la mesa conjunta del Ministerio de Salud (Minsa) y la Caja de Seguro Social (CSS), para adquirir un cuarto frío de ultrabajas temperaturas de 160 metros cúbicos o sistema modular de capacidad equivalente; cuatro congeladores de ultrabajas temperaturas de 18 metros cúbicos; cuatro cuartos fríos de temperatura media, y 15 congeladores especiales que deben entregarse en 80 días, es decir, que teóricamente serían recibidos a mediados de mayo, si el tiempo corriera desde el próximo lunes.

Esta compra complementa la adjudicación de otros 9 reglones, el pasado 23 de enero, por $615 mil. Esta licitación empezó como una sola compra global a una por producto. Sobre la marcha, se cambiaron condiciones del pliego de cargos.

Entre los cambios más relevantes, se flexibilizó la experiencia en ventas de equipos de cadena de frío para vacunas, que pasó de entre 8 y 10 años, a solo 5 años. Además, se exigieron certificaciones internacionales y de la Organización Mundial de la Salud para los equipos.

Competidores

La competencia por las ventas mayores estuvo entre Trasa Thermo King de Panamá –constituida en 1992 y liderada por Kathleen Pierce de Mcgrath– y el Consorcio Bajo Cero, compuesto por la empresa X-Line Group Corp. y una persona natural: Fernando Pereira Della Constanza.

Trasa Thermo King se dedica, desde 1995, a distribuir equipos de refrigeración, según su aviso de operación, y ha importado productos de este tipo.

X-Line Group se constituyó en 2014 y la preside la abogada Karina Rodríguez. La empresa se dedica a la consultoría.

También distribuye insumos para la salud desde junio de 2015, según su aviso de operación. Pero sus importaciones son parques infantiles, caucho y sillas, entre otros productos. Nada de productos de refrigeración.

El otro integrante del Consorcio Bajo Cero –Pereira Della Constanza– es un consultor de logística, pero es el que aporta al consorcio la experiencia en cadenas de frío, según la propuesta. En los registros de la Autoridad Nacional de Aduanas no consta importación alguna de equipos de refrigeración en los últimos tres años a nombre de Pereira ni de ninguna de las empresas en las que figura como directivo.

Pereira aportó tres cartas de referencias de empresas que indican que certifican la venta de dispositivos médicos hace cinco años y otras dos de asesoría en logística de cadenas de frío de vacunas desde 2011.

En su red profesional de LinkedIn, indica ser el gerente general de una empresa dedicada a la farmacéutica y distribución de servicios en cadena de frío.

El informe técnico de Panamá Compra indica que X-Line Group, que presentó su oferta bajo el citado Consorcio Bajo Cero, cumple con los requisitos para vender el congelador de 160 metros cúbicos, por $1.1 millones. En tanto, Trasa Thermo King ofertó el suyo en $1.5 millones, pero, según la Mesa Técnica, no subsanó un asunto concerniente al tamaño requerido.

X-Line, precisamente, no cumplía con el pliego de cargos de la licitación en lo referente a los ocho años de experiencia en refrigeración, considerando que su aviso de operación data de 2015.

A su vez, no fue hasta la presentación de ofertas del 2 de febrero cuando presentó su propuesta a través del citado consorcio, creado ese mismo día, según su acuerdo notariado.

Esta empresa ya había ofertado el congelador de ultrabaja temperatura en diciembre pasado. Su precio era de $749 mil, pero el 2 de febrero pasado, el mismo equipo pasó a costar $1.1 millones. La Prensa intentó saber la razón de ello, para lo cual le envió un correo que no respondieron.

Reclamos

En tanto, sobre la adjudicación de cuatro congeladores de ultrabaja temperatura de 18 metros cúbicos, el informe indica que ambos proponentes –X-Line y Trasa Thermo King– cumplen los requisitos, pero que X-Line hizo la oferta más económica: $955 mil.

Sobre los 4 cuartos fríos de temperatura media y los 15 congeladores especiales, estos renglones se declararon desiertos porque, según la comisión evaluadora, no cumplen con las condiciones.

Por la venta de estos equipos, compitieron Compañía Climatizadora, Reserma, Promed, Inversiones Botanical, así como X-Line Group Corporation.

Esta compra ha tenido reclamos, como el más reciente, de Trasa Thermo King, que en una nota del pasado 15 de febrero asegura que se viola el principio de legalidad, pues la Mesa declaró apto para concursar a Bajo Cero, pese a que alega que uno de sus integrantes no cumple con la certificación de paz y salvo del Ministerio de Economía y Finanzas ni de la Caja de Seguro Social.

Otro asunto importante es que pide que a la hora de decidir la adjudicación consideren que la certificación de monitoreo de temperatura de la Organización Mundial de la Salud que aportó el Consorcio Bajo Cero es de una empresa a la que ellos no representan y con la que no han tenido contacto alguno, según correos adjuntados por Trasa Thermo King y la propia empresa que daría este servicio.

Expertos en salud pública y empresarios catalogan el conjunto de estas compras como sobredimensionada en tiempo y cantidad, ya que la única vacuna contra la Covid-19 que requiere un nivel al ultrabajas temperaturas es la de Pfizer/BioNTech, a la que Panamá le ha comprado 3 millones de vacunas, pero llegarán y se distribuirá paulatinamente, anunció la canciller Eryka Mouynes.

La próxima semana llegarán 77 mil 200 dosis, que se suman a los dos primeros envíos, por un total de 80 mil 700 dosis.

El Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud prestó dos neveras de 19 pies para almacenar las vacunas y hay otras dos en caso de ser necesitadas. A estas se suman otras dos neveras de 15 pies cúbicos de la Universidad de Panamá, mientras que el Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología de Panamá ofreció otra de 650 litros. Capacidad mucho más que suficiente para recibir las vacunas de Pfizer/BioNTech.

Infructuosamente, La Prensa intentó más de una decena de veces obtener respuestas del Minsa sobre la necesidad de una compra tan grande. Tras las preguntas de este medio, Panamá Compra publicó que es para ampliar la capacidad del programa de inmunización, y no exclusivamente para la vacuna de la Covid-19.

La Prensa preguntó al Minsa, desde principios de enero, por qué el acto público no se hizo antes –cuando estuvo negociando y analizando las vacunalmacenaras que adquiriría el país, en noviembre pasado– así como la razón por la cual se redujo a la mitad del tiempo el requisito de experiencia en manejo de cadena de frío y vacunas. No hubo respuestas.

Vacunas Covid-19: contratos secretos

Los contratos para la compra de las vacunas son secretos. La Prensa le solicitó al Minsa –apelando a la Ley de Transparencia– copia de los contratos entre el Estado y las empresas Pfizer, AstraZeneca, Johnson &Johnson y lo referente a la iniciativa de compra a través de Covax, así como copia de las cartas de compromiso del Estado.

Sin embargo, pese a que el plazo para responder venció el pasado 7 de febrero, la jefatura de Comunicación del Minsa ignoró, sistemáticamente, cada solicitud de información de este medio.

Incluso, La Prensa intentó entregar la solicitud de información de forma digital, pero la jefatura de Comunicación evitó acusar recibo, pese a múltiples intentos e insistencias de este medio. Por ello, la solicitud fechada el 30 de diciembre pasado fue recibida, físicamente, en las instalaciones del Minsa, el pasado 7 de enero.

Referente a este asunto, el abogado Ernesto Cedeño interpuso un recurso de habeas data ante la Corte, debido a que solicitó información a la Contraloría del contrato de vacunas con Pfizer, pero no recibió respuesta.

Tomado de La Prensa