¡Frenazo! Tras polémica, compra de cadena de frío se suspende

Así concluye este acto público urgente, convocado en diciembre de 2020, que sufrió cambios, como la forma de adjudicarse, tiempo de entrega y una notable flexibilización de requisitos, como la reducción de la experiencia en refrigeración de vacunas.

Foto ilustrativa

Según una nota publicada en Panamá Compra, ya no es urgente la compra porque se tiene información reciente de que la vacuna de Pfizer/BioNTech ya no requiere temperaturas extremas y que puede conservarse en un refrigerador farmacéutico tradicional.

El último informe técnico de esta compra favorecía al Consorcio Bajo Cero, que no tenía forma de sustentar su experiencia en importaciones de refrigeración o contratos en manejo de cadena de frío y que encareció su oferta.

Esta compra pendiente de adjudicación rondó los $6 millones y fue cuestionada por expertos en salud pública por considerarla innecesaria, a lo que se sumaron reclamos de los proponentes.

Suspenden compra de cadena de frío Covid-19

La polémica compra urgente de equipos de la cadena de frío para la vacuna de la Covid-19 fue suspendida, según una nota firmada por el coordinador de la cadena de frío, Iván Medina, con copia a Itzel Hewitt, coordinadora del Programa Ampliado de Inmunización, en panamacompra.gob.pa.

Se debe a que la vacuna de Pfizer, la única que requería un nivel extremo de refrigeración —de menos de 70 grados centígrados— puede ser almacenada ahora en congeladores de uso farmacéutico.

“La última información recién publicada […] implica que la vacuna se puede conservar a temperaturas de congelación de las cadenas de frío normales (-15°C) durante un tiempo lo suficientemente largo como para poder despacharse y aplicarse dentro del marco de la logística de vacunación rigurosamente diseñada”, dice el comunicado.

Por ello, la compra deja de ser “urgente”. Esta nueva información implica que se puede conservar por varias semanas en congeladores normales y que ya no es requerida la ultracongelación.

Sin embargo, se procederá a la compra en una licitación normal, y no de urgencia porque se requiere el equipo que permitirá el almacenamiento hasta por seis meses.

Y es que así también lo advirtieron a La Prensa especialistas en salud pública, incluso, antes de la cuarta y última convocatoria hecha este mes.

Expertos de salud pública y empresarios indicaron que la compra estaba sobredimensionada y que, además, la convocatoria de la licitación fue tardía, al igual que lo sería la entrega del equipo.

Con la capacidad instalada en el país basta para recibir los pequeños envíos de vacunas de Pfizer. Este medio pidió, desde enero pasado, unas diez veces, explicaciones sobre esta compra, pero el Ministerio de Salud no respondió.

Las reglas de esta compra, cuya convocatoria fue el 16 de diciembre de 2020, cambiaron, y el posible ganador, según el informe técnico, nunca había importado refrigerador alguno, según datos públicos.

El monto de esta compra, que se dividió en dos grupos, estaba por el orden de entre $2.7 millones y $6 millones. Solo se adjudicaron bienes por 615 mil: termos, refrigeradores y máquinas para fabricar hielo, entre otros.

Tomado de La Prensa