Por las nuevas variantes de COVID-19, expertos temen que volvamos al casillero inicial de la pandemia

Los avances en los planes de vacunación, y los buenos resultados que vienen demostrando, no han sido aun suficientes para despejar las dudas de varios especialistas, quienes están pronunciado su temor. Incluso algunos virólogos fueron más allá y ensayaron la idea de que “el año próximo podamos volver a la casilla de salida con una variante del virus más resistente”.

“Marzo y abril estarán bajo tensión, y los próximos dos meses serán difíciles de vivir”, advirtió el profesor Arnault Fontanet, miembro del Consejo Científico de Francia. Desde Alemania, el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, instó a sus conciudadanos a ser cautelosos, en medio del aumento en el número de infecciones por coronavirus, mientras las escuelas se preparan para reabrir en el país. Un desarrollo atribuido a la rápida propagación de la variante británica de la enfermedad, considerada más contagiosa.

Los especialistas hablan de un fortalecimiento de la pandemia para los próximos meses si los planes de vacunación no son lo suficientemente veloces.

Es una sensación que inquieta y que resurge cuando está por comenzar el mes de marzo y los resultados de la vacunación y eficacia de las “ampollas anticovid” en Estados Unidos, Israel y Reino Unido, parecen reflejar que estamos transitando el inicio del final de la pandemia. En todos los casos los epidemiólogos se preguntan los efectos de las variantes sobre el futuro del SARS-CoV-2.

Cambio de tendencia

Francia es un ejemplo del cambio de dirección del virus. Tres semanas después de la sorpresiva decisión del presidente Emmanuel Macron de no reconfigurar el país, el gobierno vuelve a estar presionado ante el resurgimiento de los contagios, en especial en los Alpes Marítimos, Moselle y el Norte. Después de mostrar optimismo, el ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, que llegó a predecir hace semanas que Francia “nunca se reconfinaría”, ahora está aceptando modelos de cuarentenas para los fines de semana como las decretadas hace horas.

Para Jean-Stéphane Dhersin, subdirector científico del Instituto Nacional de Ciencias Matemáticas de Francia y responsable de la plataforma de modelado MODCOV19, “con las diferentes variantes que circulan en la región, nos enfrentamos a una serie de epidemias”. Por tanto, los resultados generales no pueden dar una indicación satisfactoria de la dinámica real. El problema es que, debido a la falta de secuenciación, no hay forma de monitorear con precisión todas estas epidemias”, le dijo al diario francés Le Figaro.

La Comisión Europea ha hecho una advertencia a todos los países miembros, en virtud del imposible descifrado del futuro de la pandemia. El informe del organismo le reclamó a los socios que aceleren el análisis las secuencias genómicas, según la institución en niveles insuficientes para saber la progresión y el destino de la pandemia. Los datos de la Comisión señalan que España estaba secuenciando y publicando apenas el 0,078% de los casos, un porcentaje mayor que el de Alemania (0,061%), pero muy inferior al de Dinamarca (15%). Para el organismo la información genética del coronavirus debería estar secuenciada al menos el 5% de los casos de covid y, preferiblemente, en el 10%.

De variantes a hospitalizaciones

Las proyecciones de los epidemiólogos se basan en datos, los cuales condicionan sus métodos “predictivos”. Philippe Amouyel, jefe del Departamento de Epidemiología y Unidad de Salud Pública del Institut Pasteur de Lille, explicó: “Hacemos proyecciones. Se ajustan diariamente y solo son válidos si todas las variables permanecen iguales. Simplemente predicen lo que pasará si no hacemos nada”. El no tener demasiada información sobre los cambios del Sars-Cov-2 limita conocer su comportamiento.

Esta carencia también permite escenarios alarmistas. Si bien los datos son pocos, las primeras conclusiones describen que las variantes producen una mayor propagación. Los datos del Institut Pasteur de Lille analizaron escenarios a partir de cifras de una “encuesta flash”, que mide la progresión exponencial de los virus mutantes (del 3,3% de las pruebas al 14% en aproximadamente un mes). También observan mejor lo que ocurre en el exterior, entre los ingleses, los daneses, los portugueses. A partir de estas observaciones, las conclusiones indican que a partir de las variantes el número de hospitalizaciones semanales podría llegar a ser muy elevado entre las semanas 8 y 10 o a principios de marzo.

Jean-Stéphane Dhersin sostiene desde el Instituto Nacional de Ciencias Matemáticas de Francia que la explosión aún no se ha producido, incluso en los departamentos franceses donde las variantes superan seguramente el 50% de las contaminaciones. La variante inglesa se consideró 1,5 veces más contagiosa que la cepa histórica, pero “es posible que este coeficiente estuviera sobreestimado.

Otro trabajo del equipo del laboratorio de enfermedades infecciosas de Montpellier habla de una sobrecontagiosidad alrededor del 36% (es decir, un coeficiente de 1,36). La situación sigue siendo extremadamente tensa a nivel hospitalario, este incremento, aunque menor que los primeros cálculos, podría provocar una sobrecarga del sistema a finales de marzo. La tendencia a la vista de lo sucedido sigue siendo pesimista.

¿Con las vacunas será suficiente?

La respuesta está en la eficacia de las vacunas y en la velocidad de administración, esto último algo que por ahora pueden ostentar Israel, Reino Unido y Estados Unidos. En el caso de Francia, y al ritmo actual, las dosis actuales no evitarán, sin restricciones adicionales, un salto en las hospitalizaciones a un nivel por encima del pico de la primera ola, estima un estudio del Institut Pasteur.

Este repunte de las hospitalizaciones, que ha descendido levemente desde principios de febrero, está vinculado a la progresión de la variante de origen británico del coronavirus, estimada un 50% más contagiosa que la cepa histórica. Debería representar la mayoría (56%) de los casos nuevos a partir del 1 de marzo y casi todos (91%) un mes después, según los modelos de los investigadores.

Alemania vive una situación similar. Esto provocó que la canciller Angela Merkel quiera asegurarse que 10 millones de personas puedan ser vacunadas contra el virus corona en una semana. “La campaña de vacunación ahora se acelerará cada vez más”, dijo en una entrevista con el “Frankfurter Allgemeine Zeitung”.

“Actualmente estamos hablando de cómo es logísticamente posible inocular de 7,5 a 9,5 millones de dosis en una semana”. En Alemania, ya se han realizado más de cinco millones de vacunaciones, y casi dos millones de personas ya cuentan con la protección total de la segunda dosis. Este apuro, junto a un cribado masivo propuesto, buscan esquivar las proyecciones, quizás alarmistas, pero que indican que otra ola de covid-19 es altamente probable.

Tomado de Infobae