Luis Enrique Martinelli escuchó las razones de su extradición

El Ministerio Público de Guatemala enumeró las pruebas que sustentan la solicitud de extradición de Luis Enrique Martinelli Linares, cuya entrega es requerida por Estados Unidos, donde es acusado por diferentes cargos relacionados con el blanqueo de capitales.

En una audiencia que se celebró la tarde de este lunes en el Tribunal Quinto de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Guatemala, el Ministerio Público listó los cargos que se le endilgan a Martinelli Linares (en total, cinco) y las sanciones que podría enfrentar, según la acusación que reposa en la Corte de Distrito Este de Nueva York.

De ese modo, Luis Enrique queda formalmente notificado del proceso de extradición. No obstante, su entrega queda de momento en suspenso, hasta que se decida una recusación que la defensa presentó (por segunda vez) contra los jueces del Tribunal Quinto.

En la audiencia de este lunes, el Ministerio Público también presentó una declaración jurada (affidavit) con fecha del 27 de junio de 2020, firmada por el agente especial del Federal Bureau of Investigation (FBI) de Estados Unidos, Michael Lewandowski, que precisa que en la evidencia obtenida contra Luis Enrique y su hermano Ricardo Alberto Martinelli Linares (también capturado en Guatemala y solicitado en extradición), hay declaración de testigos, registros bancarios, documentos de propiedad de sociedades y correos electrónicos, entre otros.

Lewandowski declaró que el FBI se reunió varias veces y en persona con los dos acusado. Se desconoce cuándo se llevaron a cabo esas reuniones y quién más participó en ellas.

Igualmente, se facilitó la orden de aprehensión -también con fecha del 27 de junio de 2020- emitida contra Luis Enrique, firmada por el juez federal Robert Levy, de la Corte del Distrito Este de Nueva York.

El Ministerio Público también aportó documentación de Gisela Vargas Suárez, de la oficina de Asuntos Jurídicos y Tratados del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, que señala que Luis Enrique no se encuentra registrado como agente diplomático. Se adjunta una carta del Parlamento Centroamericano (Parlacen) que indica que no ha sido juramentado para ningún cargo dentro de dicho organismo regional.

En la audiencia también se expuso a los jueces del Tribunal Quinto que Luis Enrique ingresó a Guatemala el 30 de junio de 2020, siete días antes de su captura (el 6 de julio) en el aeropuerto La Aurora de la capital guatemalteca, cuando intentaba abordar un avión privado a Panamá, junto a su hermano. Desde entonces, ambos están detenidos en la base militar Mariscal Zavala, a la espera de ser extraditados.

El Ministerio Público llevó 27 fotografías de los objetos personales incautados a Luis Enrique, al momento de su detención. Uno de los fiscales presentes en la audiencia informó que la devolución de los objetos puede ser solicitada a través de un memorial, para que sean entregados el abogado del acusado.

Este lunes se conoció que César Calderón, abogado del expresidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, se sumó al equipo que defiende a Luis Enrique.

Calderón solicitó al Tribunal Quinto que ordene que el Ministerio de Relaciones Exteriores exija una “urgente ampliación y aclaración” a Estados Unidos, para poder continuar con el proceso de extradición.

Insistió que el Estado guatemalteco debe garantizar “el derecho a la defensa y el debido proceso” de Martinelli Linares, el cual -insistió- tiene inmunidad como diputado suplente del Parlacen.

Al respecto, el Ministerio Público replicó que nunca se cumplió con el requisito indispensable de la juramentación, como lo dictan la ley orgánica del Parlacen. Este hecho ha sido reconocido públicamente por el Parlacen. Por tanto, “es evidente que no gozan de ningún privilegio ni inmunidad diplomática”.

El Ministerio Público cerró su intervención en la audiencia señalando al Tribunal Quinto que la solicitud cumplen con todos los requisitos contemplados en el tratado de extradición pactado entre Estados Unidos y Guatemala; que ninguno de los cargos tiene naturaleza política; que las conductas se encuentran tipificadas en ambos países; que la presunta comisión de estos delitos no ha prescrito; que Luis Enrique no es requerido en los tribunales locales, y que en todo momento, el acusado ha sido asistido por sus abogados.

“No se obstaculiza su entrega al Estado requiriente”, remarcaron los fiscales, presentes en la audiencia.

Con esta intervención se puso fin a la audiencia.

La decisión de los jueces no se conocerá hasta que se resuelva una recusación contra el Tribunal Quinto, presentada el pasado viernes por Denis Cuesy, quien hasta ahora había encabezado la defensa. Es la segunda acción que, en ese sentido, presenta Cuesy contra el Tribunal Quinto. En enero pasado, la Sala Primera de la Corte de Apelaciones de Guatemala ya negó la recusación y advirtió que el referido tribunal es competente para conocer la extradición.

Cuesy también ha recusado a los jueces del Tribunal Tercero de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, donde se dirime la extradición de Ricardo Alberto.

Los dos hijos del expresidente Ricardo Martinelli Berrocal son solicitados en extradición para que respondan por una acusación presentada en la Corte del Distrito Este de Nueva York, por tres cargos: uno por presuntamente conspirar para lavar dinero, y dos más, por ocultar información sobre el blanqueo de capitales. Luis Enrique enfrenta dos cargos adicionales, por el supuesto uso de dinero obtenido a través del lavado de activos.

Tomado de La Prensa