Toque de queda y un año de silencio de la Corte #Panamá

Tras un año del establecimiento del toque de queda con motivo de la pandemia de Covid-19, las autoridades reportan que 114 mil 979 personas han sido llevadas ante jueces de paz por infringir la medida que impide la circulación a los ciudadanos a determinadas horas del día. Aumentan las voces para que se elimine o se flexibilicen estas órdenes dictadas por el Ejecutivo.

Dicha restricción, originalmente contenida en el Decreto Ejecutivo 490 del 17 de marzo de 2020, ha sido duramente cuestionada a lo largo del último año e, incluso, ha sido demandada en varias oportunidades ante la Corte Suprema de Justicia, por considerarse “violatoria de las garantías fundamentales”.

El pasado jueves, la directora general de Salud, Nadja Porcell, dijo que “evalúan” una propuesta presentada por la Asociación de Restaurantes y Afines de Panamá (Arap), para hacer un “ajuste” al toque de queda.

Actualmente el toque de queda rige de 10:00 p.m. a 4:00 a.m. No obstante, a lo largo del último año ha tenido múltiples variantes. Incluso, hubo momentos en que la restricción empezaba a las 5:00 p.m.

Todo esto ha perjudicado a grandes sectores de la economía, particularmente a los restaurantes, cuyos dirigentes ahora piden que la medida sea a partir de la medianoche.

Para Jaime Raúl Molina, quien presentó ante la Corte Suprema un amparo de garantías contra el Decreto Ejecutivo 490, firmado por el presidente Laurentino Cortizo y la entonces ministra de Salud, Rosario Turner, esta restricción se debe eliminar totalmente. “Es inconstitucional. No pueden seguir manteniéndonos en esto, todas las restricciones tienen que levantarse”, planteó. La demanda de Molina no fue admitida, pues la Corte alegó que no se había anexado la copia del decreto demandado. Este argumento, a juicio de Molina, fue “pueril”.

La Corte, sin embargo, sí admitió una demanda similar de José Alberto Álvarez y Rubén Elías Rodríguez.

Giulia De Santics, quien también presentó una demanda de inconstitucionalidad contra el toque de queda, consideró que estas restricciones son “arbitrarias”, ya que la suspensión de las garantías constitucionales debe cumplir con criterios objetivos, que incluyan fecha de inicio y fin.

Otros abogados que han atacado el toque de queda por vía de amparo o con demandas de inconstitucionalidad son Víctor Baker, Ricardo Soto, José Carrera y Eric Barrios.

Los ciudadanos que la Policía Nacional detiene violando el toque de queda son llevados a jueces de paz, los cuales pueden ordenar trabajo comunitario o imponer multas que van de $50 a mil dólares. No obstante, el detenido puede solicitar una reconsideración de la sanción. Las autoridades no han precisado aún los montos que ha recibido el erario público por este tipo de infracción.

Tomado de La Prensa