Exjefe de la comisión de elecciones del PRD es el nuevo fiscal electoral suplente

Luis Alfonso Guerra, quien ejerció la presidencia de la Comisión Nacional de Elecciones del Partido Revolucionario Democrático (PRD) en 2016 y fue alcalde de La Chorrera entre 2004 y 2009, se convirtió en el nuevo fiscal electoral suplente.

Guerra será la mano derecha de su excopartidario y actual fiscal, Dilio Arcia, quien ocupa el cargo desde 2019.

El abogado, designado por el Ejecutivo, omitió estos cargos en la hoja de vida que presentó a la Asamblea Nacional, que lo ratificó el pasado miércoles sin detallar la cantidad de votos para ello.

En su currículum, Guerra solo plasmó que fue miembro de la firma Guerra & Guerra, que trabajó en la Asamblea durante el quinquenio pasado y que, desde 2019, actuaba como director de asesoría en el Ministerio de Comercio e Industria. Además, destacó su participación en algunos seminarios, entre ellos, de protección al consumidor.

Sin experiencia

La designación de Guerra fue objetada por el diputado independiente Gabriel Silva, quien destacó que el abogado no cuenta con la experiencia profesional ni académica sobre derecho electoral, lo que, a su juicio, “es preocupante”.

“Cuando veo esta hoja de vida, de una sola página, no [se] menciona absolutamente nada de estos principios que son esenciales y necesarios para un fiscal electoral suplente, pues es una figura que ayuda al país a que tengamos una verdadera democracia firme, transparente, en la que no se roben los votos [y] que gane quien tenga que ganar …”, dijo el diputado independiente.

Mientras tanto, el diputado de Cambio Democrático Hernán Delgado indicó que tiene una opinión buena sobre el jurista y que nunca se le han cuestionado sus principios éticos y morales.

Pocos fueron los diputados que se pronunciaron sobre la designación de Guerra. La mayoría de los oficialistas se enfiló a elogiar la designación de Virgilio Sousa como director del Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano, también aprobada ese día.

Este medio llamó a Guerra para saber su opinión, pero no respondió.

Tomado de La Prensa