Bancos rechazan extender la moratoria más allá de julio #Panamá

El sistema bancario panameño no puede permitir una nueva ley de moratoria, así lo afirmó Aimeé Sentmat de Grimaldo, presidenta de la Junta Directiva de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP).

De acuerdo con Sentmat de Grimaldo, continuar con una moratoria el crédito que todo el país necesita para recuperarse no va estar disponible.

El monto total de saldos modificados asciende a 23 mil 058 millones de dólares, detalló el regente de los bancos en Panamá.

“Los clientes deben acercarse a los bancos y explicar su situación para buscar una reestructuración de su compromiso. Los bancos estamos para acompañar y es nuestro propósito a los clientes, pero es necesario que se aproximen a los bancos y expliquen su situación”, señaló.

La realidad con la que está contando el sistema bancario hoy es que muchos de los clientes y mayormente de la banca de persona (hipoteca, tarjeta de crédito y préstamos de auto) no se está acercando a los bancos a realizar un arreglo.

Expresó que las grandes calificadoras (Moody´s, Fitch y Stand & Poor’s) están analizando la existencia de esta moratoria, porque le da incertidumbre al sistema y restringe el crédito.

“La moratoria lo que ha hecho es generar incertidumbre y es el amigo perfecto para que el ivel de riesgo aumente y por ende todo lo referente a calificación se ponga en el nivel de observación o rebaja como le paso a Panamá”, señaló.

Aseguró que los bancos no le interesan quedarse con una casa o carro, pero los clientes deben acercarse a la entidad financiera y exponer su caso.’

Resaltó que la rebaja de la calificación debe preocuparles a todos los ciudadanos porque podrían aumentar las tasas de los créditos.

“Cuando uno le rebaja la calificación el dinero se hace más costoso y Panamá ha tenido una ventaja competitiva como país y es que ha sido uno del país con acceso a fondos y con tasas muy competitivas”, manifestó.

Según cifras de la Superintendencia de Bancos al 26 de febrero de 2021, un 30% de los panameños ya hecho un arreglo con sus bancos y quedan 702 mil personas que aún reciben un alivio financiero, de los cuales 674 mil 484, es decir el 96% corresponde a clientes de préstamos personales, de vivienda, auto y tarjetas, mientras que 27 mil 479, es decir el 4% son clientes corporativos grandes, medianos y pequeños con préstamos en construcción, hoteles, comercios que fueron beneficiados con la modificación de sus préstamos.

El monto total de saldos modificados asciende a 23 mil 058 millones de dólares, detalló el regente de los bancos en Panamá.

Mientras que, de acuerdo a cifras de la Asociación Bancaria de Panamá, desde los primeros meses de la crisis, más de 997 mil clientes habían acordado con sus bancos modificar sus préstamos, resaltando el compromiso de la banca panameña con panameños, sus familias y sus negocios.

Carlos Berguido, presidente Ejecutivo de la ABP, dijo que una rebaja en la calificación de riesgo pone en dificulta las finanzas públicas y la capacidad de resolver los problemas socioeconómicos.

Para el expresidente del Colegio Nacional de Economistas, Olmedo Estrada, dijo que si el concepto de prórroga puede traer dificultades a nivel de calificación de riesgo se debe buscar otros conceptos para que los panameños no pierdan sus casas.

“El cliente tienen que hacer el acercamiento al banco para llegar a un entendimiento y encontrar una solución”, señaló.

Hay una realidad y es que más del 60% de las personas que tienen contrato suspendido no han podido regresar a sus puestos, razón por la cual se debe buscar una solución para ellos, agregó.

Los banqueros dejaron claro que los bancos no han recibido dinero del Estado para subsidio, pero si señalaron que el Gobierno estableció un fondo de liquidez de 500 millones de dólares para lo que no cuenten con una liquidez. Pero si un banco utiliza ese fondo debe pagarlo con intereses.

Por su parte, Carlos Troescht, expresidente Federación Latinoamericana de Bancos, indicó que Panamá tradicionalmente en promedio ha tenido $5 mil millones en inversión, es decir que el 60% de la inversión de América Central está en Panamá, lo cual es importante para mantener las plazas de trabajo.

“Eso solo se puede mantener si se mantiene la seguridad jurídica. A nivel de América Latina Panamá ha hecho la diferencia por el Canal de Panamá, el sistema logístico de transporte y el sistema bancario”, expresó.

Tomado del Panamá América