Desde el “Chapo” hasta sus sicarios: la ostentosa colección de autos del Cártel de Sinaloa

Existen de todos los precios y en distintos modelos. La fascinación de los miembros del Cártel de Sinaloa por los autos de lujo, les ha tentado a hacerse de cientos de flotillas. Basta transitar por Culiacán (Sinaloa), cuna del narco por excelencia, para toparse con los vehículos.

Son unidades deseadas por los coleccionistas debido a su rareza y significado. Las historias en Sinaloa cuentan que desde los fundadores como Joaquín el Chapo Guzmán, hasta los gatilleros como José Aréchiga, el Chino Ántrax, tienen fascinación por los automotores.

La fascinación de los miembros del Cártel de Sinaloa por los autos de lujo, les ha tentado a hacerse de cientos de flotillas.

En 1990, cuando el Cártel de Sinaloa se encontraba en la cúspide del narcotráfico, el capo mexicano Joaquín Guzmán Loera compró uno de los 106 autos modelo McLaren F1 que se fabricaron en el mundo. El auto era tan exclusivo que no existen fotografías.

Según se ha relatado, el auto salido de una compañía británica quedó inutilizable, debido a que el Chapo perdió las llaves. Una versión indica que la firma inglesa se negó a enviar una copia debido a la dudosa procedencia del auto. Otra, en cambio asegura que el Chapo se negó a pagar la reposición que costaba poco más de USD 300 mil. Hasta hoy se desconoce el paradero del auto.

Los “juguetes” de los Chapitos

En agosto de 2016, cuando el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) secuestró a el Rey de la Cocaína y a su hermano Jesús Alfredo en el restaurante La Leche, de Puerto Vallarta (Jalisco), en el estacionamiento del sitio, la policía encontró cinco autos de lujo propiedad de los herederos del Cártel de Sinaloa, todos eran en color blanco.

De acuerdo con una reseña de la cadena Univision, uno de los vehículos era una Honda CRV 2015, con placas de Sinaloa, que Jesús Alfredo Guzmán presuntamente usaba en sus establos. La camioneta tiene un motor de 4 cilindros y 2.4 litros de inyección directa que desarrolla 185 caballos de fuerza y 181 lbs-pie de torque. Su precio, al 2019, es de entre USD 25,000 dólares a 34,000.

Otro de los vehículos era un Cadillac Escalade modelo 2016, con un precio en el mercado de entre USD 75,000 a 93,000, según la versión escogida y el equipamiento.

Uno de los vehículos que más impresionó fue una Range Rover 2016, que puede alcanzar un costo de hasta USD 190,000, propiedad de Jesús Alfredo y con registro falsificado.

“Detalles en su carrocería nos hacen suponer que se trata de la sofisticada variante SV Autobiography”, señaló la cadena estadounidense.

“Además de detalles visuales al exterior en dos tonos y de su exclusivo diseño interior, Land Rover Ranger Rover SV Autobiography dispone de un motor V8 capaz de desarrollar 550 caballos de fuerza”, detalla.

Emma Coronel: lujosos paseos

Emma Coronel, la última mujer de Joaquín el Chapo Guzmán, insiste que tiene una vida normal; sin embargo, sus redes sociales exhiben un catálogo de lujos.

Antes de ser encarcelada en una prisión de Estados Unidos, la ex reina de belleza, nacida en Santa Clara, hizo público su estilo de vida, y su debilidad por los autos de lujo. Lamborghinis y ferraris, son parte del puñado de imágenes disponibles en la cuenta de Instagram @_emmacoronel_ que la esposa de Joaquín el Chapo Guzmán usa sin recato alguno para presumir de una vida de excesos y ostentación.

En la cuenta de la también llamada Kardashian de Sinaloa pueden encontrase autoretratos, fotografías de joyas y viajes que obedecen a la necesidad de transmitir poder.

Las imágenes de la última esposa del Chapo han impactado a la sociedad mexicana, quienes especulan que Emma disfrutaba del botín generado durante los treinta años que su esposo se dedicó a forjar frente al Cártel de Sinaloa.

Tomado de Infobae