Los médicos de cuidados intensivos en Alemania pidieron al Gobierno un cierre nacional para contener la tercera ola de coronavirus

Los médicos de las unidades de cuidados intensivos de Alemania han alertado este sábado de que la única forma de contener la tercera ola de coronavirus que está asolando el país es con un cierre nacional durante dos semanas.

El jefe de la Asociación Interdisciplinaria de Medicina de Cuidados Intensivos y Emergencia, Christian Karagiannidis, recomendó una mezcla de “confinamiento duro, vacunas y pruebas” para intentar aliviar la presión de las unidades, y pidió a los políticos que se olviden de cualquier medida de reapertura a corto plazo, en declaraciones al diario Rheinischen Post.

Los médicos de cuidados intensivos en Alemania pidieron al Gobierno un cierre nacional para contener la tercera ola de coronavirus.

En las últimas 24 horas, Alemania registró 20.472 nuevos contagios y 157 muertes relacionadas con la enfermedad de COVID-19, informó el Instituto Robert Koch de virología (RKI).

La incidencia semanal de la pandemia de coronavirus alcanzó los 124,9 casos por 100.000 habitantes, el nivel más alto desde el 19 de enero, según el RKI. El viernes había sido de 119,1 y hace dos semanas de 76,1 por 100.00 habitantes.

La incidencia semanal y el número de contagios, tras las restricciones aprobadas en diciembre, tuvieron una fase con tendencia a la baja hasta mediados de febrero.

Después la tendencia se revirtió, atribuida por expertos a la presencia de variantes más contagiosas del virus, especialmente la británica.

Al respecto, la canciller del país, Angela Merkel, alertó el pasado jueves de la “nueva pandemia” del coronavirus por la extensión de las mutaciones, especialmente la británica, a la que calificó de “más agresiva e infecciosa” pero confió en que con la vacunación se puede ver “la luz al final del túnel”.

“Nos ha ganado la mano”, dijo Merkel en el Bundestag (Parlamento) en alusión a la extensión de la variante británica del SARS-CoV-2.

Sin embargo, la canciller confió en que tanto la extensión de las vacunas como el refuerzo y extensión de los test para localizar cómo y dónde se propaga la enfermedad de COVID-19 contribuirán a que Alemania y la Unión Europea superen la pandemia.

“Estamos en la tercera ola”, señaló Merkel, quien dijo ante los diputados que entiende las preocupaciones de los ciudadanos, llamados a cumplir con estrictas medidas de restricción de la vida pública.

Desde el comienzo de la pandemia se han registrado 2.755.225 contagios confirmados en Alemania. Se estima que 2.477.500 personas han superado la enfermedad mientras que 75.780 han muerto por causas relacionadas con ella.

Diferencias en la estrategia para contener la pandemia de COVID-19

La confusión sobre la estrategia de contención del coronavirus de Berlín ha sembrado la discordia entre los ministros principales de los 16 estados federados de Alemania, algunos de los cuales se niegan a aceptar un plan para volver a un bloqueo más duro en áreas donde la tasa de infección sigue siendo comparativamente baja.

Sin embargo, una encuesta reciente ha revelado que una gran parte de los alemanes está a favor de endurecer las medidas en lugar de aflojarlas. Según una encuesta de la emisora ZDFel 36% quiere endurecer las medidas mientras que el 31% prefiere mantener las restricciones actuales.

Solo una cuarta parte de los encuestados se ha declarado a favor de una relajación de las medidas.

Tomado de EFE y Europa Press