Uruguay extendió hasta el 9 de abril la suspensión de las clases presenciales “en todos los niveles” de la educación

El gobierno del presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, anunció este martes la prórroga hasta el 9 de abril de la suspensión de clases presenciales en centros educativos públicos y privados por el preocupante aumento de casos de COVID-19 en la nación y en la región.

“En virtud de la situación sanitaria que atraviesa el país, el Ministerio de Educación y Cultura, la Administración Nacional de Educación Pública y el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay, en consulta con el Ministerio de Salud Pública y en el marco de lo dispuesto por los artículos 3 y 4 del Decreto N°90/2021, de 23 de marzo de 2021, comunican que la suspensión de la presencialidad, en todos los niveles, de los centros educativos públicos y privados de todo el país, incluyendo los Centros de Atención a la Infancia y la Familia (CAIF), centros juveniles y clubes de niños, así como los centros privados de primera infancia, se prolonga hasta el viernes 9 de abril de 2021”, señaló el comunicado oficial divulgado en redes sociales y por la prensa local.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, durante una conferencia de prensa el 23 de marzo de 2021 en Montevideo (EFE/ Raúl Martínez)

Lacalle Pou había ordenado el 17 de marzo la suspensión de la obligatoriedad de todas las clases presenciales. Y una semana después ordenó que todas las escuelas vuelvan a operar de manera virtual como parte de la estrategia para mitigar el avance del COVID-19 en el país y que esa metodología debía regir en un principio hasta el 4 de abril.

Por otro lado, Uruguay superó este martes los 600.000 inoculados contra la enfermedad del COVID-19, lo que representa un 17% de la población, la inmensa mayoría de estos con la primera dosis de la vacuna china CoronaVac o la estadounidense Pfizer y un pequeño grupo ya con la segunda del laboratorio asiático Sinovac.

La web Our World in Data muestra la cantidad de vacunas suministradas en cada país por cada 100 personas. Allí con 0,88, el país suramericano se encuentra segundo por detrás de Emiratos Árabes Unidos (1,1) y por delante de Chile (0,86), Estados Unidos (0,82) y el Reino Unido (0,81).

Hasta el momento, Uruguay adquirió 3,8 millones de dosis de Sinovac y Pfizer, de las que 1.900.000 ya están en el país. Además, se inscribió en la plataforma Covax, bajo el paraguas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por la que seguramente en mayo llegarán unas 450.000 dosis de AstraZeneca. Posteriormente, el Gobierno concretó la adquisición de 1,25 millones de dosis más del laboratorio chino, cuya llegada está prevista en mayo.

Uruguay inició su plan de vacunación con CoronaVac el 1 de marzo cuando estableció grupos prioritarios (docentes, policías, militares y trabajadores del Instituto del Niño y el Adolescente), si bien ante la menor demanda de lo previsto las dosis sobrantes se destinaron a la frontera con Brasil y a la población carcelaria. Además, se abrió la vacunación para el resto de población entre 18 y 70 años, en cuya franja está el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, quien recibió este lunes la primera dosis de CoronaVac.

El 12 de marzo comenzó la inoculación al personal sanitario con Pfizer, vacuna que también se administra en las residencias de mayores y personas de más de 80 años.

Desde que comenzó la pandemia, el 13 de marzo de 2020, Uruguay acumula 99.584 positivos (19.246 personas cursando actualmente la enfermedad, de las que 306 están internadas en cuidados intensivos) y 928 muertes.

Tomado de EFE