#EDITORIAL ¿Inseguridad: reactivos o proactivos?

Las últimas administraciones gubernamentales están FRACASANDO en su lucha contra la delincuencia o por lo menos ha si lo demuestran las cifras de homicidios y de hechos violentos que están causando el aumento de la “percepción” de inseguridad.

En la pasada administración se promovió el programa Barrios Seguros, con la intención de reducir la tasa de homicidios, pero culminó cinco meses antes de finalizar el periodo gubernamental. ¿Cuánto le costó esto al contribuyente? ¿Se dieron verdaderos resultados positivos?

A pesar de ello, el mayor foco de incidencia delictiva o violencia fue y sigue siendo en estos momentos la provincia de Colón. Lo que nos indica que de nada sirvió o poco ayudó ese programa, a tal punto que las autoridades tenían “recelo” hasta de hablar de las situaciones violentas que se registraban. ¿Esto ha cambiado? Quizás sí, porque los protagonistas son otros. A diferencia de antes, los funcionarios de HOY aseguran en voz alta que toda esta violencia desatada y que tiene sumergida a la provincia de Colón en un clima de inseguridad, se debe al crimen organizado “NARCOTRÁFICO Y PELEAS ENTRE PANDILLAS”. A este panorama hay que añadirle la CORRUPCIÓN de algunas “fichas” que laboran en los estamentos.

Por lo que urge dejar de ser reactivo, para ser más proactivo. Decimos esto, porque en menos de una semana se han registrado 3 doble ejecuciones en Colón.

Otra circunstancia que llama la atención son los grandes decomisos en las costas panameña que se están dando actualmente, pero NO hay desmantelamiento de grupos organizados, es decir, los verdaderos dueños de los cargamentos.

Es importante mencionar que Colón, Veraguas, Chiriquí, Azuero y Bocas del Toro, siguen siendo las rutas de los grupos de narcotraficantes que operan desde Colombia, Centroamérica y en México.

A esto le sumamos la pandemia que ha acaparado la atención de todos y los llamados a “dirigir” o recomendar las estrategias en materia de seguridad no han cumplido a cabalidad con su rol, ya que la violencia estuvo a la orden del día, porque el Crimen Organizado estuvo activado y con saldo durante la cuarentena y después de la cuarentena, la cosa ha estado peor.

¿Qué se ha hecho legalmente? Quizás se requiera de leyes más “fuertes” o ejemplares para combatir el Crimen Organizado y la Corrupción, pero antes de seguir, debemos preguntarnos: ¿Cuántas leyes han aprobado los diputados o ha propuesto el Ejecutivo? ¿Será por eso que Panamá no sale de las listas grises y de otros colores?

Lo cierto es que mientras los HD y el GOB se ponen de acuerdo para trabajar en contra de la delincuencia, la inseguridad sigue aumentando en las calles del país y, sobre todo, de Colón.