Tragedia en Israel: Al menos 44 muertos y cientos heridos en una estampida durante celebración de Lag BaOmer

Al menos 44 personas murieron y unas 150 resultaron heridas en la madrugada del viernes en una estampida en una fiesta religiosa celebrada en el Monte Merón en el norte de Israel, a la que asistieron decenas de miles de judíos ultraortodoxos.

El hecho fue calificado como una de las tragedias civiles más letales en la historia del país.

La estampida comenzó cuando un gran número de personas que trataban de salir del lugar se agolparon en un pasaje estrecho, similar a un túnel, según testigos e imágenes de video.

La gente comenzó a caer una encima de la otra cerca del final del pasillo, mientras bajaban por unas resbaladizas escaleras de metal, añadieron los testigos.

El primer ministro Benjamin Netanyahu se refirió a la tragedia en el Monte Meron como “un gran desastre”. “Todos estamos orando por la curación de los heridos. Quiero fortalecer las fuerzas de rescate que operan allí”, añadió.

En los videos podía verse a un gran número de personas, en su mayoría hombres ultraortodoxos vestidos de negro, apretados en el túnel. El diario Haaretz citó a testigos que denunciaban que las barricadas policiales habían impedido que la gente saliese rápido.

La estampida ocurrió durante las celebraciones del Lag BaOmer en el Monte Merón, la primera gran celebración religiosa que se lleva a cabo de manera legal desde que Israel retiró casi todas las restricciones contra la pandemia de coronavirus.

El país ha registrado un fuerte descenso de los contagios gracias al éxito de su campaña de vacunación.

El Lag Ba’omer congrega cada año a decenas de miles de personas, en su mayoría judíos ultraortodoxos, para honrar al rabino Shimon Bar Yochai, un sabio y místico del siglo II que está enterrado allí. Las multitudes suelen encender hogueras, rezar y bailar como parte de las celebraciones. Según estimaciones de los medios, este año habrían acudido unas 100.000 personas.

Tras el incidente, fotografías mostraron filas de cuerpos envueltos sobre el piso, con docenas de ambulancias cerca.

Eli Beer, director del servicio de rescatistas de Hatzalah, se manifestó horrorizado por lo ocurrido y aseguró que se trata del “peor desastre de la historia” del país.

El número de fallecidos igualó a los causados por un incendio forestal en 2010, que se cree que es la peor tragedia civil en la historia del país.

Zaki Heller, portavoz del servicio nacional de emergencias, el Magen David Adom, señaló que 150 personas habían sido hospitalizadas, seis de ellas en estado crítico.

Tomado de Agencia AJN