“No tuve más remedio que escapar”: trabajadores chinos denuncian explotación laboral en la iniciativa de la “Nueva Ruta de la Seda”

Durante meses, Ding estuvo encerrado en un dormitorio para trabajadores de 170 pies cuadrados cerca de una planta de fundición perteneciente a China pero ubicada en Konawe, Indonesia, donde había sido asignado para llevar a cabo uno de los proyectos de la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” de su país.

El hombre de 40 años, oriundo de la provincia de Henan y que solo dio su apellido por temor a represalias, dijo que las puertas estaban vigiladas por un guardia. Cuando el coronavirus devastó a los integrantes de su dormitorio en noviembre, desarrolló una fiebre de 38,8 C° (102 °F). Pese a ello, no le permitieron irse.

Los trabajadores hablaron bajo el anonimato, pues temen represalias. Photographer: Brent Lewin/Bloomberg

Finalmente, a principios de este año, Ding logró forzar las barras de plástico de una ventana trasera y huyó en una motocicleta conducida por un amigo. “Fue como si me hubiera ido al infierno”, dijo. “No tuve más remedio que escapar”.

La iniciativa “La Franja y la Ruta” de China, que tiene como objetivo conectar Asia, África, Oriente Medio y Europa a través de puertos, puentes, redes 5G y otra infraestructura financiados por China, se está llevando a cabo con el trabajo de personas como Ding, que según investigadores enfrentan una explotación que se ha visto exacerbada durante la pandemia.

Entrevistas con defensores de los derechos laborales y una docena de trabajadores chinos empleados por empresas estatales y subcontratistas reflejan un patrón de abuso que amenaza con socavar la ambiciosa apuesta de China de valerse del proyecto para lograr influencia diplomática y económica, una misión estrechamente vinculada al legado del líder Xi Jinping. Muchos de los entrevistados hablaron bajo condición de anonimato total o parcial por temor a represalias.

China Labor Watch, una ONG con sede en Nueva York, sostiene en un nuevo informe que los trabajadores chinos en el extranjero son víctimas de trata de personas y trabajo forzoso. Los trabajadores describieron haber sido retenidos contra su voluntad, obligados a trabajar mientras estaban infectados con el coronavirus y engañados para que trabajaran ilegalmente. Sus pasaportes fueron confiscados, dijeron, y la mayoría pasó meses sin recibir paga. Algunos dijeron que los golpearon por protestar por las condiciones o los obligaron a someterse a un “adiestramiento mental”.

“Toda la iniciativa de la Franja y la Ruta se construye en base a trabajos forzosos”, dijo Li Qiang, director de China Labor Watch, cuyo informe se basó en entrevistas con trabajadores en seis países. “Las autoridades chinas quieren los proyectos para obtener beneficios políticos y necesitan utilizar a estos trabajadores”.

El Ministerio de Comercio de China no respondió a preguntas enviadas el lunes sobre afirmaciones de los trabajadores de que se les prohibió regresar a sus casas, se les obligó a seguir trabajando, se les sometió a exceso de trabajo, se les detuvo en las instalaciones de la empresa y se les negó el pasaporte.

En respuesta a las preguntas enviadas, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que no podía responder de inmediato a las acusaciones y necesitaba más tiempo para verificar la información.

El parque industrial en donde Ding permaneció detenido, un complejo de procesamiento de metales rodeado de aldeas, es un proyecto clave de la “Franja y la Ruta” que muestra la “calidad de las empresas financiadas por China”, según el Ministerio de Comercio de China.

El parque industrial de Delong, construido en fases por el subcontratista chino Jiangsu Delong Nickel Industry y las empresas estatales China First Heavy Industries Group y Xiamen Xiangyu Group, donó arroz y fideos instantáneos a las aldeas cercanas durante la pandemia, dijo el ministerio en un artículo publicado en su sitio web en mayo de 2020, elogiando el “coraje de la empresa para asumir responsabilidades sociales”. Los proyectos de acero inoxidable en el parque fueron encargados por una subsidiaria de la estatal China Metallurgical Group Corporation (MCC), según un comunicado en su sitio web en enero.

Al igual que sucede con el auge económico de China, estos proyectos dependen de hombres como Ding, que provienen de zonas rurales pobres y están dispuestos a trabajar por salarios modestos. Una importante cantidad se ha ido al extranjero a medida que la industria de la construcción de China se ha desacelerado; según datos oficiales, alrededor de 1 millón de trabajadores chinos estaban en el extranjero en 2019, una cifra que, según los investigadores, probablemente fue mucho mayor dada la cantidad de trabajadores que viajan al extranjero a través de canales informales.

Los abusos contra los trabajadores no solo son potencialmente vergonzosos para la iniciativa de política exterior característica de Xi, sino posiblemente una violación del derecho internacional. Li dijo que los 11 indicadores de trabajo forzoso enumerados por la Organización Internacional del Trabajo, desde la servidumbre por deudas hasta el exceso de horas extraordinarias y las condiciones abusivas, estaban presentes en los lugares de trabajo chinos que describieron los entrevistados.

Los trabajadores que hablaron con China Labor Watch aseguraron haber tenido que cumplir jornadas de 12 horas en condiciones peligrosas con poca protección. Un trabajador quedó paralizado tras ser golpeado por un martillo. En Indonesia, un trabajador murió aplastado por un camión. Otro dijo que perdió la vista de un ojo después de una lesión en el trabajo.

Muchos dijeron que sus empleadores no obtuvieron visas de trabajo formales, lo que convirtió a los trabajadores en migrantes ilegales. Otros describieron haber sido comprados y revendidos por corredores y subcontratistas, transacciones sobre las que tenían poco control.

“Los abusos están en todas partes”, dijo Li. “La ventaja competitiva que China está exportando es su escasa consideración por los derechos humanos”.

La pandemia ha empeorado las cosas. Las empresas que luchan por mantener los proyectos en marcha obligaron a los trabajadores a seguir trabajando al retener sus salarios, dijeron los trabajadores. A medida que se dispararon los precios de los limitados vuelos de regreso a China, los empleadores se negaron a pagar los viajes a casa prometidos. Si los trabajadores no podían pagar los costos adicionales de hasta varios miles de dólares, no podían regresar.

Cuando uno de los compañeros de trabajo de Ding en Indonesia contrajo el virus el año pasado, fue puesto en aislamiento sin atención médica, dijeron trabajadores del parque industrial. Posteriormente, sus colegas lo encontraron muerto. Ding fue contratado por Jiangsu Delong Nickel y asignado para trabajar en PT Obsidian Stainless Steel (OSS), una empresa conjunta entre Jiangsu Delong Nickel y el grupo estatal Xiamen Xiangyu.

Los trabajadores dijeron que estaban desesperados por irse de Delong. Un empleado chino dijo que los guardias de seguridad locales lo golpearon y lo esposaron después de discutir con un gerente para que le permitiera regresar a China.

Una declaración en enero en el sitio web de MCC dijo que ningún trabajador había regresado a China el año pasado y que los trabajadores “reconocieron plenamente las necesidades de control durante la pandemia” y continuarían “luchando en el frente”. MCC, Jiangsu Delong Nickel y OSS no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Como muchos atraídos por la promesa de un trabajo que contribuya a una causa nacional, Deng Zukun se mostraba optimista antes de llegar a Argelia.

El hombre de 53 años, proveniente de la provincia de Hubei, había pedido dinero prestado para poder pagar un “depósito de seguridad” de USD 1,500 a un corredor de empleo para conseguir un puesto a través de un subcontratista chino que trabajaba en proyectos de la “Franja y la Ruta”, incluidas mezquitas y edificios residenciales. Antes de comenzar, en 2018, había visto segmentos de noticias sobre los proyectos, detallando el trato preferencial que recibían los empleados, así como los buenos salarios.

“Cuando llegué, no era así”, dijo Deng. Su jefe le quitó el pasaporte. La paga fue menor a la prometida y no le dieron una visa de trabajo, dijo.

Deng quería irse, pero no podía pagar la multa de hasta USD 4,650, que equivalía a medio salario de un año. Su contrato terminó en octubre, pero no ha podido regresar a casa y se está quedando sin dinero.

“Nos engañaron … y terminamos convirtiéndonos en inmigrantes ilegales”, dijo. “No les importa si los trabajadores viven o mueren”.

Los trabajadores chinos en el extranjero a menudo se ven atrapados en una compleja cadena de intermediarios, subcontratistas y empleadores en China y en el extranjero.

“Estos trabajadores caen en las grietas de las leyes laborales nacionales. Cuando están en el extranjero, están prácticamente en un limbo legal”, dijo Ching Kwan Lee, sociólogo de la universidad estadounidense UCLA.

Los reguladores chinos han intentado frenar la explotación a través de un sistema de agencias registradas por el gobierno. En 2017, el Ministerio de Comercio comenzó a tomar medidas enérgicas contra los corredores no registrados. Pero los abusos persisten ya que los intermediarios y los empleadores incumplen las reglas.

“Creo que el gobierno chino está avergonzado por los casos de abuso a sus trabajadores en el extranjero”, dijo Aaron Halegua, un abogado que representa a los trabajadores de la construcción chinos en una demanda por trabajo forzoso presentada ante Tribunal de Distrito estadounidense a favor de las Islas Marianas del Norte y contra el casino Pacífico Imperial en Saipan y dos de sus contratistas chinos.

“Los abusos significativos de los trabajadores extranjeros aún persisten incluso después del lanzamiento” de la iniciativa de la “Franja y la Ruta”, dijo.

Es poco probable que los trabajadores como Deng busquen ayuda legal debido a las barreras del idioma y al temor a ser deportados o tener que pagar multas si se les descubre trabajando ilegalmente. Muchos no tienen otra alternativa que recurrir a los intermediarios laborales, muchos de ellos no registrados, que reclutan trabajadores con falsas promesas.

Para Niu Zepeng, de 40 años, que estaba construyendo apartamentos en la provincia de Souk Ahras en Argelia, el programa también ha sido una decepción. Atrapado allí y adeudado más de un año de salario, dijo, ha tenido que pedir prestado dinero. “Estamos abandonados aquí”, dijo Niu.

La importancia política de la “Franja y la Ruta” se suma a la presión para que estos proyectos se lleven a cabo sin problemas. Li, de China Labor Watch, dijo que a muchos de los trabajadores entrevistados por el grupo de derechos humanos les preocupaba dañar la imagen del país y meterse en problemas. “Muchos dicen cosas como ‘No avergüences a China’”, dijo.

En Indonesia, Ding dijo que un gerente le dijo que podría ser “desaparecido” si continuaba quejándose. Un periodista ciudadano chino que escribía sobre los problemas que enfrentan los trabajadores en el extranjero dijo que la policía se puso en contacto con su familia y le advirtió que debía detenerse.

Los trabajadores atrapados en el extranjero dijeron que se están acercando a la desesperanza. En abril, después de que un ciudadano chino fuera encontrado muerto en un aparente suicidio en Yakarta, Indonesia, casi 100 trabajadores varados pidieron ayuda a la embajada china. “Realmente nos enfrentamos al colapso y no tenemos salida”, escribieron.

Ding, quien dijo que su empleador le quitó el pasaporte cuando llegó en 2019, todavía está varado en Indonesia. Está decidido a buscar otro trabajo. Ha pasado más de un año desde que pudo enviar dinero a su esposa y sus dos hijos.

Recuerda una vez que no pudo comprarle una muñeca a su hija, momento que contribuyó a su decisión de buscar trabajo en el extranjero. “Como padre, me sentí como un fracaso”, dijo Ding. “Quiero tener una vida mejor”.

Tomado de Infobae/ THE WASHINGTON POST