Kim Kardashian, obligada a renunciar a una estatua romana de contrabando

El Gobierno de Estados Unidos ha ordenado a Kim Kardashian West que renuncie a una antigua estatua romana que, según las autoridades, fue “saqueada, contrabandeada y exportada ilegalmente desde Italia”. Según fuentes, Kim Kardashian estaba en proceso de adquirir a estatua. 

La estatua fue detenida en la frontera de Estados Unidos en 2016 después de que una empresa de logística que trabajaba para Kardashian intentara importarla con la documentación equivocada. 

Los nuevos documentos legales, de los que informó por primera vez en Twitter el periodista de los tribunales federales Robert Snell, han concluido que la obra fue “saqueada, contrabandeada y exportada ilegalmente”, y las autoridades italianas han solicitado su repatriación, informó Artnet news.

La obra de arte, que data del siglo I o II d.C., tuvo un largo y tortuoso viaje antes de llegar a la influencer. Según reportó The Independent, al parecer, pasó de una herencia inglesa a una casa de subastas alemana, a una galería de París y finalmente a otra de Bélgica, que vendió la estatua a la Sra. Kardashian West en 2016. Las autoridades no sugieren que ella estuviera al tanto de los orígenes de la estatua.

Según las normas de la UNESCO, los objetos de importancia histórica o cultural encontrados después de 1970 no pueden ser exportados de sus países de origen sin un permiso especial. Según el diario británico, el Gobierno italiano aseguró que nadie informó del hallazgo de la estatua ni solicitó una licencia antes de que la estatua, Fragmento de Atenea Samaria de Mirón, saliera del país.

Irregularidades en la historia de la procedencia de la obra

La escultura llegó como parte de un cargamento de 5,5 toneladas que contenía 40 antigüedades, muebles modernos y objetos decorativos, valorados en 745.882 dólares.

La escultura se importaba con arreglo a una lista arancelaria estadounidense para “antigüedades de más de 100 años”, en contraposición a material arqueológico. El examen posterior reveló irregularidades en la historia de la procedencia de la obra.

Una vez levantadas las sospechas, el Ministerio de Patrimonio Cultural de Italia envió en 2018 a un arqueólogo para examinar la obra, que concluyó que fue “saqueada, contrabandeada y exportada ilegalmente desde Italia.” El país ha pedido la repatriación de la obra.

El escándalo de la escultura llega cuando Kardashian está enredada en otro importante asunto legal. En febrero, la influencer solicitó el divorcio de su marido durante siete años, el rapero Kanye West, al tiempo que pedía la custodia legal y física conjunta de sus cuatro hijos pequeños.

Tomado de Los Angeles Times, The Independent, Artnet News