La Iglesia Católica alemana bendice parejas del mismo sexo desafiando al Vaticano

Los poderosos progresistas católicos de Alemania están desafiando abiertamente el reciente pronunciamiento de la Santa Sede de que los sacerdotes no pueden bendecir las uniones entre personas del mismo sexo.

Esta semana están ofreciendo bendiciones a parejas homosexuales en unas 100 iglesias de todo el país.

El padre jesuita Jan Korditschke impartirá bendiciones a parejas del mismo sexo en la glesia de Canisius en Berlín, Alemania.

Las bendiciones en los servicios religiosos abiertos son la última reacción de los católicos alemanes contra un documento publicado en marzo por la oficina de ortodoxia del Vaticano.

La “Congregación para la Doctrina de la Fe” dijo que el clero católico no puede bendecir las uniones del mismo sexo porque Dios “no bendice ni puede bendecir el pecado”.

El documento agradó a los conservadores y desalentó a los defensores de los católicos LGBTQ de todo el mundo. Pero la respuesta ha sido particularmente aguda en Alemania, donde la iglesia alemana ha estado a la vanguardia de la apertura de la discusión sobre temas candentes como la enseñanza de la iglesia sobre la homosexualidad como parte de un proceso formal de debate y reforma.

Las decenas de servicios eclesiásticos que celebran la bendición de las uniones homosexuales son la última escalada de las tensiones entre conservadores y progresistas que ya han provocado la alarma, principalmente de la derecha, de que una parte de la iglesia alemana podría estar abocada al cisma.

Alemania no es ajena a los cismas: Hace 500 años, Martín Lutero inició aquí la Reforma.

El Papa Francisco, que ha defendido una estructura eclesiástica más descentralizada, ya ha recordado a la jerarquía alemana que debe permanecer en comunión con Roma durante su proceso de reforma, conocido como “camino sinodal.”

En Berlín, el reverendo Jan Korditschke, un jesuita que trabaja para la diócesis preparando a los adultos para el bautismo y ayuda en la congregación de San Canisius, dirigirá las bendiciones para las parejas de homosexuales en un culto el 16 de mayo.

“Estoy convencido de que la orientación homosexual no es mala, ni el amor homosexual es un pecado”, dijo Korditschke a The Associated Press en una entrevista. “Quiero celebrar el amor de los homosexuales con estas bendiciones porque el amor de los homosexuales es algo bueno”.

El joven de 44 años dijo que es importante que los homosexuales puedan mostrarse dentro de la Iglesia católica y ganar más visibilidad a largo plazo. Dijo que no temía las posibles repercusiones de los altos cargos eclesiásticos o del Vaticano.

“Respaldo lo que hago, aunque me resulta doloroso no poder hacerlo en sintonía con la cúpula eclesiástica”, dijo Korditschke, añadiendo que “la homofobia de mi iglesia me enfada y me avergüenza”.

El jefe de la Conferencia Episcopal Alemana criticó el mes pasado la iniciativa popular de bendición de homosexuales, que se llama “Liebe Gewinnt” o “El amor gana”.

El obispo de Limburgo, Georg Baetzing, dijo que las bendiciones “no son adecuadas como instrumento de manifestaciones políticas eclesiásticas o acciones políticas”.

El amor gana

Sin embargo, la poderosa organización laica de Alemania, el Comité Central de los Católicos Alemanes, o ZdK, que ha estado abogando por las bendiciones gay desde 2015, se posicionó una vez más a favor de ellas. Calificó de “poco útil” el polémico documento de Roma y expresó explícitamente su apoyo a “Love Wins”.

“Son celebraciones de culto en las que las personas expresan a Dios lo que les mueve”, dijo a la agencia AP Birgit Mock, portavoz de asuntos familiares de la ZdK.

“El hecho de que pidan la bendición de Dios y le den las gracias por todo lo bueno que hay en sus vidas -también por las relaciones vividas con respeto mutuo y llenas de amor- está profundamente basado en el Evangelio”, dijo Mock, añadiendo que ella misma tenía previsto asistir el lunes a un servicio religioso con bendiciones para homosexuales en la ciudad occidental de Hamm en el que rezaría por “el éxito del camino sinodal en el que, como iglesia, reconocemos la sexualidad como una fuerza positiva.”

La ZdK lleva más de un año participando en las reuniones del “camino sinodal” con la Conferencia Episcopal Alemana. Está previsto que concluyan en otoño. En las reuniones se habla de permitir que los sacerdotes se casen, de la ordenación de mujeres y de una comprensión diferente de la sexualidad, entre otras reformas. El proceso se inició como parte de la respuesta a las revelaciones de abusos sexuales por parte del clero.

“En Alemania estamos luchando con mucha seriedad y con intensos discursos teológicos por el camino correcto”, añadió Mock. “Las cosas no pueden seguir como hasta ahora: esto es lo que nos mostraron los crímenes y el encubrimiento de los abusos sexuales”.

“Necesitamos cambios sistémicos, también en lo que respecta a una reevaluación de la moral eclesiástica de la sexualidad”, dijo Mock.

Tomado de euronews.com