Médicos y enfermeros criticaron a los CDC de EEUU por recomendar no usar tapaboca una vez vacunado contra COVID-19

Tras pasar la segunda ola de COVID-19, que llegó a picos de más de 3000 muertos por día, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos publicaron el 13 de mayo su guía actualizada contra esta enfermedad, en la que recomienda a la gente no usar barbijos o máscaras al aire libre, o si ya están vacunados, en otro paso calibrado en el camino de vuelta a la normalidad.

Durante la mayor parte del año pasado, los CDC habían aconsejado a los estadounidenses que usaran mascarillas al aire libre si se encontraban a menos de dos metros de distancia.

El cambio se produce cuando más de la mitad de los adultos estadounidenses se han vacunado al menos una vez contra el coronavirus, y más de un tercio ya recibió la segunda dosis o la dosis única de la vacuna de Johnson & JohnsonLa guía de los CDC dice que, vacunados o no, las personas no tienen que llevar máscaras al aire libre cuando caminen, anden en bicicleta o corran solos o con miembros de su hogarTambién pueden ir sin máscara en pequeñas reuniones al aire libre con personas totalmente vacunadas.

Si bien muchos ciudadanos recibieron con alegría y alivio la nueva recomendación más relajada de los CDC para personas completamente vacunadas, el tema de no uso de barbijos o mascarillas tiene a la comunidad médica dividida sobre si fue la decisión correcta o algo apresurado, dado que el virus no desapareció y aún se registran contagios y muertos en el país.

El sindicato Enfermeras Nacionales Unidas (National Nurses United, en inglés) criticó las recomendaciones de los CDC que establecen que las personas totalmente vacunadas contra la Covid-19, dejen de usar cubrebocas.

Jean Ross, dirigente del sindicato de enfermeras, señaló que esa recomendación genera confusión entre el público, además de poner en riesgo a los trabajadores de salud que se encuentran en la primera línea de la lucha contra el coronavirus. “Las enfermeras aún no están fuera de peligro y todavía hay personas que siguen muriendo día con día a causa de COVID-19. La confusión en la población estadounidense aumentó debido a que el gobierno cambió en diferentes ocasiones las directrices sobre el uso del cubrebocas. Ahora mismo tenemos preguntas de nuestros pacientes, de nuestras familias, de sus familias, de sus amigos. Llevamos mucho tiempo intentando restablecer la confianza de la gente sobre lo que es correcto y lo que no lo es”, explicó Ross.

Pero la directora de los CDC defendió la decisión de facilitar el no del uso de cubrebocas para las personas completamente vacunadas, y enfatizó que el aumento de la presión política no tuvo nada que ver con el cambio abrupto en las pautas.

“Estoy entregando la ciencia como la ciencia se entrega a las revistas médicas. Y evolucionó “, dijo Rochelle Walensky, en FOX News Sunday. Para fundamentar sus palabras, Walensky enumeró tres grandes estudios realizados sobre qué tan bien funcionan las vacunas COVID-19 contra el virus original y sus variantes, los cuales ayudaron a actualizar la nueva guía que incluye la relajación en el uso de mascarillas.

En una reciente encuesta realizada por WebMD / Medscape a 660 médicos estadounidensesel 57% dijo que los CDC se apresuraron a aliviar las restricciones de forma prematura. Otros profesionales sanitarios adoptaron una posición similar: el 63% de las 1.330 enfermeras consultadas estuvieron de acuerdo en que el cambio del uso del barbijo / máscara llegó demasiado pronto.

El CDC comunicó que los vacunados contra COVID-19 ya no están obligados a usar máscaras o distanciarse físicamente, independientemente de la ubicación o el tamaño de la reunión. Hay algunas excepciones, incluido el transporte público, los hospitales, los refugios para personas sin hogar y las prisiones.

Babak Javid, médico-científico de la Universidad de California en San Francisco, dijo que la nueva orientación de los CDC es sensata: “En la gran mayoría de los escenarios al aire libre, el riesgo de transmisión es bajo. Javid se ha mostrado a favor de los requisitos de uso de mascarillas en exteriores porque cree que aumentan el uso de mascarillas en interiores, pero dijo que los estadounidenses pueden entender los riesgos relativos y tomar buenas decisiones. Y añadió: “Lo fundamental es asegurarse de que la gente lleve máscaras en el interior” cuando esté en espacios públicos. Estoy deseando que haya una vida sin máscaras”.

“El momento es oportuno porque ahora tenemos bastantes datos sobre los escenarios en los que se produce la transmisión”, dijo Mercedes Carnethon, profesora y vicepresidenta de medicina preventiva de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern de Chicago. Además, dijo, “las libertades adicionales pueden servir de motivación” para que la gente se vacune.

Pero muchos otros médicos y expertos en salud pública dicen que las tasas de vacunación aún no son lo suficientemente altas.

Los CDC no deberían haber eliminado las restricciones sin requerir prueba de vacunación”, tuiteó Carlos del Rio, un experto en enfermedades infecciosas y decano asociado ejecutivo de la Facultad de Medicina de la Universidad Emory en Atlanta. “Podrían haber dicho: todavía es apropiado continuar enmascarando en lugares donde se mezclan personas no vacunadas y vacunadas, como las tiendas de comestibles”.

El epidemiólogo y economista de la salud Eric Feigl-Ding, PhD, también manifestó una desaprobación similar: “No estoy satisfecho en absoluto: en un cambio radical con respecto a los consejos anteriores, los CDC dijeron que estar completamente vacunado puede dejar de usar máscaras o mantener la distancia social en la mayoría de los entornos interiores y exteriores, independientemente del tamaño, independientemente de los demás. Demasiado pronto”.

Otros siguen preocupados por las comunidades más vulnerables que luchan contra los problemas de acceso y que aún están desprotegidas. “Si los Estados Unidos tuvieran las tasas de vacunación de las comunidades negras (alrededor del 27%), no creo que los CDC hubieran cambiado las pautas de enmascaramiento”tuiteó la pediatra Rhea Boyd. “Debemos cambiar las pautas cuando sea razonable y seguro para las poblaciones más vulnerables, no para las menos”.

Los profesionales no médicos también están divididos sobre el tema. De los 2140 lectores de WebMD, el 49% dijo que los cambios llegaron demasiado pronto y el 51% dijo que seguirían usando máscaras en todos los espacios públicos interiores. Un total del 19% dijo que no usaría máscaras en público, coincidentemente el mismo porcentaje de encuestados que no expresaron interés en recibir una vacuna COVID-19.

National Nurses United, el sindicato más grande de enfermeras registradas en los Estados Unidos, emitió un comunicado diciendo que el cambio pone en peligro a las personas, especialmente a los trabajadores de primera línea. “Esta nueva guía de los CDC no se basa en la ciencia, no protege la salud pública y amenaza la vida de pacientes, enfermeras y otros trabajadores de primera línea en todo el país”, explicó Bonnie Castillo, enfermera titulada y directora ejecutiva del sindicato.

Y concluyó: “Ahora no es el momento de relajar las medidas de protección, y estamos indignados de que los CDC hayan hecho precisamente eso mientras todavía estamos en medio de la pandemia más mortífera en un siglo”.

Tomado de Infobae