Peleas callejeras, cruces con la Policía y multitudes sin tapabocas: así se vivió la previa de la final de la Champions League

A medida que se acerca la final de la Champions League, los fanáticos provenientes de Inglaterra comenzaron a llenar poco a poco las calles de Oporto para darle color y alegría a la previa de la gran definición de la élite del fútbol europeo. Pero los fanáticos británicos, conocidos como hooligans, no suelen tomarse las horas previas con tranquilidad y hubo varias peleas entre seguidores del Chelsea y del Manchester City que tuvieron que ser detenidas por la Policía local.

Por segunda noche consecutiva, la paz no reinó en los bares y las fuerzas de seguridad tuvieron que intervenir. Las vergonzosas escenas tuvieron como protagonistas a pequeños grupos que bebían fuera de los bares. Los aficionados de los Blues y los Citizens fueron fotografiados intercambiando golpes y patadas en las calles del barrio ribereño de la ciudad portuguesa. Por medidas de seguridad, en los locales les entregaban vasos de plástico y evitaron servir botellas de vidrio, pero no fue suficiente para contener su comportamiento agresivo.

Cuando terminó una de las peleas se pudo ver una línea de policías sosteniendo escudos antidisturbios intentando separar a los fanáticos rivales. Según los informes de medios ingleses, dos aficionados resultaron heridos tras enfrentamientos cerca de la estación de tren de Sao Bento. Lamentablemente, los conflictos no terminaron ahí y continuaron por la noche.

Los hinchas también estuvieron involucrados en enfrentamientos aislados con el personal de seguridad ya que muchos no estaban al tanto del toque de queda que inicia a partir de las 22:30 horas. “Algunas personas querían una bebida más y la Policía estaba decidida a trasladar a la gente a sus hoteles”, dijo un testigo le dijo al diario The Sun.

Los hooligans en Oporto ya se habían enfrentado el jueves y un fanático terminó ingresado en el hospital, según los informes policiales. Se espera que todavía lleguen miles de seguidores más de ambos clubes a lo largo del día en vuelos fletados especiales que llevarán a los aficionados a Oporto. Cada avión que llegue desde Inglaterra traerá cientos de hinchas que quieren ver el partido más importante del fútbol europeo.

Según explicó la Superintendenta de la Policía Metropolitana de Oporto, los dos clubes bajaron línea a los fanáticos para que respeten el distanciamiento social y el uso constante de tapabocas, algo que a juzgar por las imágenes que se conocieron no se respetó demasiado. Además, desde el 17 de mayo los hinchas están habilitados a ingresar a Portugal con un PCR negativo antes de realizar el viaje y, en lo posible, no quedarse en el país por más de 24 horas una vez finalizado el encuentro.

No es la primera vez que los fanáticos del fútbol inglés han chocado contra la policía antidisturbios del Oporto: luego de la UEFA Nations League en el verano de 2019, estallaron combates entre los fanáticos de la selección nacional y los locales. Los hechos violentos se iniciaron a partir de un botellazo que impactó en el rostro de un fanático británico y la reacción de los simpatizantes ocasionó el caos generalizado, lo que concluyó con varios enfrentamientos con la policía.

Tomado de Infobae