Pese a críticas, inició el festival de carne de perro en Yulin #China

A pesar de las críticas de diferentes organizaciones y activistas, este lunes 21 de junio inició el Festival de Yulin, un evento en el que sus habitantes comen carne de perro por 10 días.

Además de ser una práctica relacionada con la propagación de enfermedades como la rabia, el comercio de carne de perro es sinónimo de maltrato animal; los perros son apilados en camiones sin agua o comida, muchos mueren asfixiados, por enfermedades o deshidratación.

Cabe recordar que, tras el auge del coronavirus, el Ministerio de Agricultura chino catologó a los perros como animales de compañía, y no de consumo. “Hoy en día, los perros tienen otros usos, reflejados en las funciones de animal de compañía, de ayuda policial en rescates y búsqueda o de acompañar y guiar a los invidentes, y tienen una relación más cercana con los seres humanos”, dijo el gobierno chino en 2020.

Algunas cifras sobre el comercio de carne de perro, de acuerdo con la Humane Society International (HSI):

  • Treinta millones de perros al año mueren en Asia por el comercio de carne.
  • Se estima que 10 millones de perros al año mueren por esta misma razón en China.
  • La mayoría de las personas en ese país no comen perro. De hecho, esta carne la cosume menos del 20 % de la población.
  • Una encuesta de 2017 reveló que incluso en Yulin, la mayoría de las personas (72 %) no comen regularmente de esta carne a pesar de los esfuerzos de los comerciantes para promoverla.

“Con tantos millones de perros y gatos víctimas del comercio de la carne, es fácil perder de vista el hecho de que la mayoría de las personas en China no comen perros y gatos, y que durante años ha habido un enorme apoyo público allí para poner fin a la crueldad”, dijo Peter Li, especialista en políticas de China de HSI en abril de 2020.

La ciudad de Zhuhai, en la provincia de Guangdong, se convirtió en la segunda ciudad de China, después de Shenzhen, en prohibir el consumo de carne de perro, gato y de vida silvestre.

“Esta no es solo una buena noticia para la protección de los animales, es una muy buena noticia para la salud pública porque el comercio de carne de perro representa un riesgo significativo para la salud humana, relacionado con la propagación de la triquinelosis, el cólera y la rabia”, explicó Li, quien agregó que “la rabia se ha encontrado en perros comercializados para consumo humano en China, Vietnam e Indonesia, y se propaga fácilmente ya que miles de perros se apiñan en camiones de sacrificio y cruzan las fronteras provinciales hacia mercados y mataderos“.

Rescatan a 68 perros

Un grupo de activistas interceptó un camión al sur de China que se dirigía a un matadero, y que transportaba 68 perros en jaulas de alambre oxidadas, informó el South China Morning Post. Según HSI, los perros fueron interceptados en las afueras de la ciudad de Yulin. “Muchos están hambrientos, deshidratados y con una necesidad desesperada de tratamiento veterinario”, informó la organización.

“Si se les niega la comida, el agua y la comodidad, los que están apilados en la parte inferior del camión se empapan de orina y heces, mientras que los que están en el medio pueden morir asfixiados. Otros mueren de enfermedad, deshidratación o insolación mucho antes de llegar a su destino; los que sobrevivan al viaje serán golpeados hasta la muerte y devorados”, se lee en un comunicado emitido por HSI.

Peter Li dijo que los 68 perros ahora están a salvo, pero otros miles en Yulin, y millones en toda China, no tendrán tanta suerte. “Mediante el robo de perros, el transporte ilegal transprovincial y la matanza inhumana, el comercio no solo somete a los animales al sufrimiento, sino que también pone en riesgo la salud pública con el potencial de propagación de la rabia y otras enfermedades”, dijo Li al South China Morning Post.

Tomado de El Espectador