Sin explicación sensata la ruptura del orden de vacunación en #Panamá

El Ministerio de Salud (Minsa) ha ignorado de manera reiterada varias peticiones de la Procuraduría de la Administración sobre al menos dos denuncias de alteración del orden de la vacunación contra la Covid-19.

El procurador de la Administración, Rigoberto González Montenegro, reiteró el pasado 11 de junio su petición de un informe explicativo sobre una denuncia en la que se plantea que, para favorecer a un grupo de docentes, “se ha hecho una ruptura del orden de vacunación previamente establecido, en detrimento de los enfermos crónicos”.

González Montenegro recuerda que la primera solicitud se hizo hace dos meses, el 23 de abril de 2021. En esa nota, dirigida al titular del Minsa, Luis Francisco Sucre, se detallaba que su despacho, que tiene la obligación de vigilar la conducta oficial de los servidores públicos encargados del proceso de vacunación contra la Covid-19, investigaba administrativamente este tema a petición del abogado Ernesto Cedeño.

Sin embargo, no recibió respuesta, pese a llamadas a la institución y a una prórroga de 10 días hábiles que se otorgaron el 10 de mayo pasado. Esas notas fueron recibidas por Asesoría Legal del Minsa, pero hasta ahora no ha habido respuesta.

Además, el Despacho Superior del Minsa recibió el 3 de junio de 2021, la misma solicitud. En esta, sin embargo, se adicionó otra petición: que se incluyera una explicación sobre una denuncia de alteración del proceso de vacunación. Esta vez en la Asamblea Nacional. Tampoco hubo respuesta.

Desde un principio, el Gobierno dijo que el proceso de vacunación sería “continuo, seguro, transparente y eficaz”, y que los primeros inmunizados serían los trabajadores de salud y los adultos mayores encamados. Pero el lunes 29 de marzo, el Minsa anunció que la jornada de vacunación de 25 mil pacientes crónicos del circuito 8-6, que comenzaría el lunes 5 de abril, fue suspendida por la Operación PanaVac-19, cuya secretaria ejecutiva es la ministra consejera, Eyra Ruiz. En su lugar, se decidió vacunar a los docentes, para que regresaran a dictar clases presencialmente.

Posteriormente, el viernes 21 de mayo, se conoció que funcionarios de la Asamblea Nacional, entre ellos algunos diputados, fueron inmunizados en una jornada de vacunación a puertas cerradas. Pese a que el equipo de seguridad impidió ese día el acceso a la prensa alegando que en el Palacio Justo Arosemena había una “fumigación”, varios diputados reconocieron haberse vacunado.

Ante el hecho, el ministro Sucre prometió investigar, ya que, según dijo, el Minsa no había autorizado esta jornada. Aún se desconoce en qué terminó esta investigación, pero el 28 de mayo, durante una gira por Penonomé, Ruiz aceptó que fue Panavac-19, la instancia que ella dirige, la que autorizó 505 dosis de vacunas a la Asamblea, a petición de los diputados.

Consultado por este medio, González Montenegro señaló que todos los funcionarios, de manera responsable, deben esperar su turno para vacunarse. “Nosotros somos los que tenemos que dar el ejemplo, porque después no podemos reclamarle al ciudadano que cumpla con lo que nosotros no cumplimos”, dijo.

Además, insistió en que las autoridades deben facilitar las investigaciones.

La Prensa pidió una respuesta al Minsa sobre esta mora en atender al procurador, pero al cierre de la edición no habían contestado.

Tomado de La Prensa