El futuro incierto de la ‘U’ de Panamá

La disyuntiva que deben afrontar los estudiantes, administrativos y profesores

Entre la reelección o…


Cuando ingresé a la Universidad de Panamá en 1987, momentos en que el país era asediado por la dictadura Militar que presidía el “man” Manuel Antonio Noriega, personaje de facciones indescifrables pero si de mirada aterradora hacia los que se oponían a su régimen, risueño con aquellos que le aplaudían sus amenazas y burlas.

Hoy, a 31 años de la instauración de la democracia, imperfecta para muchos, pero la más confiable para otros, vemos  como personajes que se valen de un sufragio popular llegan a ocupar posiciones y luego se forran de una coraza e imitan esas dictaduras que tanto daño le hacen no solo a la sociedad.

Que triste ver lo que sucede en la Universidad de Panamá, conocida como la casa de Octavio Méndez Pereira.

Se habla de nombramientos para obtener votos, de amenazas, familias ocupando altos cargos, casos en el Tribunal de Cuentas, presupuestos no ejecutados, promesas incumplidas como no valerse de un puesto para hacer campañas y hasta estudiantes e agronomía sin terrenos para una óptima formación académica.

Cómo se puede digerir que docentes y catedráticos apoyan la reelección de un rector que criticó acremente a su predecesor que se mantuvo por 5 quinquenios, a ellos les dejó esto. “La reelección indefinida es monárquica” José “pepe” Mujica.

Entonces de qué sirvió pelear en las calles si ahora vemos cómo los dirigentes de muchos gremios han hecho de su silla un feudo, que decir de los diputados u otras instancias donde sus máximos exponentes son inamovibles.

Lejos está quedando competir para estos puestos  en iguales condiciones ya que los que se hacen del poder van cambiando las reglas del juego para su conveniencia y amasar  riquezas creando dinastías y hasta imperios.

Escrito por Didacio Camargo