Muestras de poder del CJNG en México suben de nivel

Recientes fotos tomadas en un altamente disputado municipio de Michoacán muestran a presuntos miembros del CJNG exhibiendo nuevamente su poder de fuego y, por primera vez, sus rostros. 

La agencia mexicana de fotoperiodismo Cuartoscuro publicó el 1 de julio fotos inéditas de unos ocho presuntos miembros del Cartel del Jalisco Nueva Generación (CJNG) portando armas de alto calibre y exhibiendo vehículos blindados en una carretera del municipio de Aguililla, en el estado occidental de Michoacán. 

A diferencia de otras ocasiones en las que se han difundido imágenes del grupo, los individuos ahora fueron fotografiados con sus caras descubiertas y con una alta calidad de imagen.

En sus chalecos antibalas y en los vehículos se pueden leer las siglas del nombre de la organización –CJNG– así como “Fuerzas Especiales Mencho” y “Delta”, en referencia a los brazos armados que operan en la zona para desterrar a grupos locales.

Aguililla es actualmente el centro del conflicto del CJNG en la región de Tierra Caliente con una organización de grupos locales llamada Carteles Unidos. El CJNG ha intentado apoderarse del territorio, el cual es estratégico por los corredores utilizados para el tráfico de drogas sintéticas.

Las disputas entre ambas organizaciones han resultado en varios tiroteos en la vía pública y desde hace tres meses se han bloqueado las carreteras para impedir el movimiento de las autoridades y los pobladores. La semana pasada, residentes de Aguililla se enfrentaron contra miembros del Ejército para exigirles que respondan al problema.

Análisis de InSight Crime

Su aparición en fotografías con los rostros descubiertos no parece ser un acto descuidado de los miembros del CJNG. Es solo el episodio más reciente en donde el grupo exhibe de manera explícita su poder y su desafío al Estado, el cual no ha podido detener su avance.

El que esto haya ocurrido en Aguililla –el territorio mexicano en donde el CJNG posiblemente enfrenta mayor resistencia– también es un movimiento calculado. El grupo buscaría una respuesta por parte de sus rivales, sean estos las autoridades o Carteles Unidos.  

Este tipo de jugadas se han vuelto cada vez más comunes. El año pasado, por ejemplo, se difundieron al menos dos videos que causaron revuelo en redes sociales y medios, y que se interpretaron como amenazas directas a los rivales del CJNG y al Estado.

Uno de ellos, publicado en julio de 2020, muestra a unos 80 hombres con la cara cubierta, vestidos con equipo militar, posando con armas pesadas y vehículos blindados, supuestamente en un zona entre Michoacán y Jalisco. El secretario de Defensa, Luis Crescencio Sandoval, aseguró en ese entonces que estos sujetos eran parte de un grupo “élite” del CJNG y sus videos eran amenazas contra el Cartel Santa Rosa de Lima (CRSL), su principal rival en el estado de Guanajuato.

El segundo video apareció en septiembre de 2020, y fue presuntamente grabado en el estado de Zacatecas, donde supuestos integrantes del CJNG, también fuertemente armados, amenazan a Ismael Zambada, alias “El Mayo”, uno de los líderes del Cartel de Sinaloa y con quien el CJNG se pelea ese estado. Un reciente enfrentamiento entre ambos grupos dejó 35 muertos.

“[Estos videos] tienen todos los elementos para mandar un mensaje muy claro: estamos armados y no tenemos miedo”, dijo a InSight Crime Karina García Reyes, profesora especializada en el estudio de la violencia criminal de la Universidad de Bristol, Inglaterra.

Los ataques directos a las autoridades también han sido parte del manual del CJNG, que desde el año pasado parecen haber subido de nivel. En diciembre de 2020, por ejemplo, una célula del CJNG presuntamente asesinó  al exgobernador del estado de Jalisco, Aristóteles Sandoval. En junio de ese año, sicarios asociados al grupo atentaron contra Omar García Harfuch, jefe de la policía de la Ciudad de México, en una de las vías más importantes de la capital mexicana.

“[El atentado contra García Harfuch] fue un mensaje muy claro a las autoridades de: ‘estamos armados hasta los dientes y tenemos con qué enfrentar al gobierno. Tan es así que vamos por esta persona que es realmente de alto perfil”, dijo García Reyes.

Finalmente, el CJNG también se ha encargado de continuar alimentando su retórica de terror. Según un monitoreo de InSight Crime, el grupo ha colocado este año más de 60 narcomantas en diversos estados del país, la mayoría con mensajes amenazantes hacia sus enemigos o las autoridades. 

Tomado de Tomás Michael  / https://es.insightcrime.org/