Una investigación del Gobierno de EEUU determinó que la hipótesis del laboratorio es tan creíble como la del origen natural del COVID-19

Funcionarios del Gobierno de Joe Biden que supervisan un informe de inteligencia sobre los orígenes del coronavirus afirman que la teoría de que el virus escapó accidentalmente de un laboratorio en Wuhan es tan creíble como la que dice que el virus surgió en la naturaleza. Se trata de un cambio significativo en relación a lo que se creía un año atrás, cuando los demócratas restaron importancia públicamente a la llamada teoría de las fuga de laboratorio.

Sin embargo, en el marco de un esfuerzo del presidente Biden por encontrar respuestas en torno al origen de la pandemia, la comunidad de inteligencia permanece firmemente dividida sobre si el virus se filtró del laboratorio de Wuhan o saltó naturalmente de animales a humanos en la naturaleza.

De acuerdo con un informe detallado de CNN publicado el viernes, aún hay poca evidencia que pueda mover la aguja en uno u otro sentido. Pero el hecho de que funcionarios importantes del gobierno de Biden estén considerando seriamente la teoría de las fuga del laboratorio es digno de mención y surge en medio de una creciente apertura a la idea.

Así,aunque la mayoría de los científicos que estudian los coronavirus y que han investigado los orígenes de la pandemia dicen que la evidencia respalda la idea del origen natural, esto no excluye la posibilidad de que el virus sea el resultado de una fuga accidental del Instituto de Virología de Wuhan, donde se estaba llevando a cabo una investigación sobre el coronavirus en murciélagos.

El jueves, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que había sido “prematuro” descartar la posibilidad de que una fuga de laboratorio hubiera generado la pandemia e instó a China a proporcionar “información directa sobre cuál era la situación de estos laboratorios, antes y al comienzo de la pandemia“.

También el jueves, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China emitió un comunicado en el que afirmaba que “desde el comienzo de la epidemia, China ha adoptado una actitud científica, profesional, seria y responsable para rastrear los orígenes del virus”.

A medida que más funcionarios estadounidenses consideran que es creíble la teoría de la fuga del laboratorio, el tono hacia Pekín también se ha vuelto más firme. Días después de que Biden anunciara la reanudación de la investigación, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo a los periodistas que la administración había estado presionando a los funcionarios chinos a través de canales diplomáticos para que permitieran a los investigadores internacionales el acceso total a los datos que China recopiló en los primeros días del brote.

Por su parte, los científicos que encontraron pruebas genéticas sólidas de que el virus proviene de un animal dicen que también han demandado el acceso a lo que China sabe sobre los inicios de la pandemia, diciendo que no pueden defender su caso sin acceso a muestras tempranas.

A medida que avanza la investigación, la Casa Blanca ha subido el tono a sus pedidos públicos hacia China. El asesor de seguridad nacional Jake Sullivan advirtió a Pekín de las posibles consecuencias el mes pasado, y le dijo a Fox News que China enfrentará “aislamiento en la comunidad internacional” si no coopera con las investigaciones en el futuro. Ese mismo día le dijo a CNN que “si resulta que China se niega a cumplir con sus obligaciones internacionales, tendremos que considerar cómo responderemos”.

Una fuente de CNN familiarizada con la revisión que se está llevando adelante actualmente dijo que varios altos funcionarios de la administración, incluido Sullivan, ven la teoría de la fuga accidental de un laboratorio igual de probable que la teoría de los orígenes naturales. Las agencias de inteligencia que eran escépticas de la teoría de las fugas de laboratorio hace un año, como la CIA, ahora también la ven como una línea de investigación creíble, dijo esta persona.

“Ha habido un cambio en su punto de vista”, agregó la fuente de CNN.

Pero los funcionarios enfatizaron que no se han llegado a conclusiones aún, y Sullivan ha sido muy cauteloso al reservar su juicio hasta que se complete la revisión.

Un memorando clave

Si bien muchos funcionarios tienen sus propias opiniones sobre el probable origen de la pandemia, algunos consideran que la teoría de la fuga de laboratorio es más creíble que otros. Sin embargo, personas cercanas a la investigación, aseguran que ninguna opinión está impulsando el ritmo o la dirección de la revisión general.

Los funcionarios estadounidenses dicen que el director de la CIA Bill Burns, la directora de Inteligencia Nacional Avril Haines y otros altos miembros de inteligencia norteamericana están recibiendo informes periódicos sobre el progreso.

Un memorando distribuido a la comunidad de inteligencia el 11 de junio, por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, encargó a los funcionarios obtener más datos sobre las teorías de fugas de animales y de laboratorio. El texto, obtenido exclusivamente por CNN, señala “necesidades claves de inteligencia” que podrían ayudar a determinar el origen del virus.

El memorando pedía un examen más detenido de varios temas, incluidos cualquier “detección del virus en animales salvajes o domésticos”, la “amplitud de las actividades de vida silvestre regionales y chinas de alto riesgo”, cualquier virus que “pudiera servir como columna vertebral para fines de ingeniería genética”.

El documento también pidió al servicio de inteligencia estudiar la “amplitud de las acciones chinas que pueden haber inhibido las investigaciones de la Organización Mundial de la Salud o de otros orígenes”

La división en la investigación

Los servicios de inteligencia también ha estado consultando con expertos externos y examinando información sin procesar que puede haberse pasado por alto. Eso incluye la información que el Departamento de Estado había recopilado en la administración Trump. También han analizado más información de fuentes abiertas, como estudios revisados por sus pares en China, dijo una fuente con conocimiento del tema.

Sin embargo, personas vinculadas con el avance de la revisión, dijeron que la comunidad de inteligencia en su conjunto todavía se encuentra en el mismo lugar que estaba cuando Biden ordenó su investigación a fines de mayo: dos agencias evalúan con una confianza baja a moderada que el virus se originó naturalmente, mientras se valora con la misma tibia confianza que se escapó de un laboratorio.

En una entrevista con CNN, Bill Evanina, el principal funcionario de contrainteligencia del presidente Donald Trump, dijo que al principio la comunidad de inteligencia no priorizó la determinación de los orígenes de COVID-19 de la forma en que lo ha hecho ahora con la revisión ordenada por Biden

“La identificación de los orígenes de la pandemia probablemente no se elevó a un nivel de armas de destrucción masiva, o la identificación de los planes e intenciones de los líderes extranjeros”, dijo Evanina.

La persona familiarizada con la investigación dijo que probablemente no habrá una respuesta definitiva sobre los orígenes de COVID-19 al final de la revisión de 90 días; en cambio, cualquier evaluación final probablemente expondrá ambas teorías y evaluará sus pros y contras. La fuente dijo que la relación con China es demasiado delicada para respaldar una teoría sobre otra sin pruebas contundentes, que no existen en este momento.

“Como he escuchado a los analistas, realmente veo por qué perciben estas dos teorías como en competencia entre sí, y por qué es muy difícil para ellos evaluar una sobre la otra”, dijo Avril Haines, directora de inteligencia nacional en una entrevista realizada a finales de junio.

Cuando se le preguntó directamente si tenía la sensación de qué posibilidad competitiva era más plausible, respondió: “No lo sé”.

La teoría de la fuga

Durante la mayor parte de 2020, los defensores de la teoría de las fugas de laboratorio tuvieron que luchar contra los señalamientos de que estaban siendo xenófobos o racistas, en parte gracias a la retórica anti-china del entonces presidente Trump, quien abrazó la teoría. Una investigación lanzada el otoño pasado por el Departamento de Estado de Trump, que buscaba investigar si el programa de armas biológicas de China podría haber tenido un papel más importante en el origen de la pandemia en Wuhan, se cerró al principio de la administración Biden.

Una carta abierta publicada en febrero de 2020 en Lancet, una influyente revista científica, también marcó el tono temprano al declarar que el virus tiene un origen natural.

Pero la teoría de las fugas de laboratorio ha ganado más espacio en los últimos meses, especialmente después de que la comunidad de inteligencia norteamericana informó haber encontrado evidencia de que los investigadores del Instituto de Virología de Wuhan se enfermaron gravemente con un virus misterioso en noviembre de 2019. Sin embargo, no está claro si contrajeron COVID-19 y no ha surgido más evidencia para corroborar ese informe.

También se hizo pública la existencia de otro informe clasificado emitido el año pasado por investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, que concluyó que era posible que Covid-19 se hubiera filtrado de un laboratorio en Wuhan.

Otro fenómeno que se ha observado en el avance de esta revisión son los cambios de opinión. Una encuesta de POLITICO-Harvard realizada a principios del mes de julio reveló que el 52% de los adultos estadounidenses ahora creen que COVID-19 se filtró de un laboratorio, frente al 29% en marzo de 2020.

Siguen buscando pruebas

Por ahora, dicen las fuentes, ambas teorías carecen de evidencia definitiva y los funcionarios dicen que es posible que nunca se sepa la verdad.

“Esperamos encontrar una pistola humeante, pero puede que no suceda”, dijo la directora de inteligencia nacional durante su entrevista

En el pasado, las pandemias surgieron de la transmisión natural a través de los animales, conocida como transmisión zoonótica. A menudo se necesitan meses o años para descubrir el huésped por el que pasó el virus cuando se adaptó para infectar a los humanos. En algunos casos, como en el caso del ébola, nunca se ha identificado la fuente natural original.

Se necesitaron años para encontrar la evidencia de que un animal llamado algalia fue la fuente del brote de Gripe Aviar de 2003-2004. A pesar de las pruebas de miles de animales, aún no se ha encontrado el anfitrión del SARS-CoV-2, pero los científicos dicen que China no les da el acceso que necesitan para encontrar la fuente.

Pero tampoco existe una prueba irrefutable para la teoría de las fugas de laboratorio, según múltiples fuentes.

Aún así, el reconocimiento renovado de la teoría de las fugas de laboratorio, junto con un feroz interés político en el gobierno estadounidense, ha generado una serie de investigaciones en el Congreso. Según los defensores, esto ha permitido el desarrollo nuevas pruebas.

Michael McCaul, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y principal republicano en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, planea publicar un informe sobre los orígenes de COVID-19 a fines de este mes. El reporte contiene una narrativa de la teoría de las fugas de laboratorio y hace una declaración muy contundente, según un asistente del Congreso.

“Creo que hemos encontrado la respuesta a la pregunta”, proclamó McCaul en una audiencia reciente del Partido Republicano sobre los orígenes de la pandemia.

Tomado de Infobae

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .