Popular exorcista estadounidense asegura que los demonios hostigan a sus víctimas usando sus teléfonos

Luchar contra fuerzas demoníacas es parte del día a día del monseñor Stephen Rossetti, quien ha advertido todas las dificultades que representa en la actualidad realizar un exorcismo.

Hace unos días, Rossetti observaba al hombre que tenía delante; sus ojos azules se volvían amarillos y sus pupilas cambiaron de tamaño. Según el clérigo, se parecía a una serpiente.

El hombre, de 70 años, le comentó a la prensa que durante los últimos meses, han crecido exponencialmente los exorcismos en los Estados Unidos. “Esto empeora mucho antes de mejorar”, dijo.

Rossetti alega que ha visto a los demonios en acción. Puertas golpeando, televisores encendiéndose y apagándose de repente, perros aullando y víctimas que hablan idiomas que nunca aprendieron.

“Hay cosas asombrosas que suceden que no son humanamente posibles”, dijo.

Este hombre es también fundador del St. Michael Center para la Renovación Espiritual, organización sin fines de lucro que supervisa sesiones de exorcismo en Washington. Aclara que, hasta los momentos, no ha visto a ningún ser humano levitar, como en las películas de terror.

Una vez, cuenta, “me estaban moviendo el dedo [de la mujer poseída] y sacudiendo [su] cabeza”, recordó. “Había estado ordenando a los demonios que se fueran y la respuesta fue bastante clara: ‘¡No!’ “

Al observar esto, el monseñor hizo contacto visual y comenzó a lanzar sus plegarias: “He aquí la cruz del Señor: huyan, potencias hostiles”.

“En un exorcismo, los demonios se ven envueltos en una santa tortura que creemos es peor que los fuegos del infierno”, escribe Rossetti. “Estaban retorciéndose de dolor”.

En ocasiones, los demonios le causan angustia física. Recuerda en su libro un caso en el que inició las oraciones para liberar a una persona de una posesión demoníaca, y comenzó a temblar.

“Mi estómago sintió náuseas instantáneamente, y la sensación de malestar se extendió rápidamente a mi cabeza y al resto de mi cuerpo”, recordó el monseñor sobre el ataque del demonio sobre él. “Todo mi ser se sintió espiritualmente golpeado durante toda la sesión”.

Luego, una joven se le acercó después que una cruz al revés apareció quemada en su hombro. “Los textos eran una típica diatriba demoníaca. Ella nos pertenece”.

“Por cierto, varios exorcistas han tenido la misma experiencia, recibiendo mensajes de texto de demonios, ¿y por qué no?” Dijo Rossetti. “En el pasado se metieron con la electrónica: televisores y luces que se apagaban y se encendían por sí mismos. Ahora se meten con los teléfonos móviles “.

“Cuando era niña, el padre la dedicó a Satanás”, dijo Rossetti. “Si alguien es lo suficientemente pervertido como para unirse a un culto satánico para empezar, entonces no es exagerado imaginarlo ofreciendo a sus hijos a su ‘dios'”.

Cuando estaba creciendo, encontró su camino hacia la fe católica en busca de consuelo. A los demonios, al parecer, eso no les gustó demasiado.

“Y la reclamaron quemando esa cruz en su hombro. Entonces comenzó la batalla espiritual”.

Rossetti fue nombrado exorcista diocesano por el obispo de Washington. Él asegura que la mismísima Virgen María lo escogió para el trabajo.

“Los demonios odian la estola y me siguen diciendo que me la quite, lo que no hago”, dijo Rossetti. 

Con información de The New York Post

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .