Los talibanes tomaron el control de una nueva capital de provincia en Afganistán: ya suman 18

Los talibanes elevaron este sábado a 18 las capitales de provincia capturadas en algo más de una semana en Afganistán, después de que en las últimas horas cayera Sharana, capital de la provincia suroriental de Paktika.

“Los funcionarios han evacuado la casa del gobernador y el cuartel general de la Policía y los talibanes han entrado en la ciudad”, dijo a la agencia de noticias Efe el diputado por la provincia de Paktika en la Cámara Baja del Parlamento nacional, Khalid Asad.

Sharana fue entregada pacíficamente y sin “disparar una bala”, afirmó Asad, ya que los funcionarios del Gobierno y las fuerzas de seguridad evacuaron la ciudad tras alcanzar un acuerdo con los talibanes por mediación de líderes tribales de la zona.

Sharana fue la última en caer en manos de los insurgentes. Las autoridades locales dijeron que fue entregada pacíficamente y sin “disparar una bala”.

Los talibanes reivindicaron también la captura de la capital.

“Los muyahidines del Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) entraron en la ciudad de Sharana en Paktika. Todos los puestos de control defensivos de la ciudad fueron conquistados”, reveló en Twitter el principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid.

La caída de Sharana se produce en el contexto del imparable avance talibán, que tras el inicio el pasado mayo de la fase final de la retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán han incrementando su ofensiva en el país.

En los últimos tres meses y medio, los insurgentes se han hecho con el control de 140 centros de distrito, 18 capitales de provincia y casi diez cruces fronterizos, la mayor conquista territorial en dos décadas de guerra.

Mientras tanto las fuerzas de seguridad mantienen combates con los talibanes en cinco de las 34 provincias afganas, en los que al menos 172 insurgentes murieron y otros 107 resultaron heridos, según el último parte emitido por el Ministerio de Defensa afgano.

El Reino Unido advirtió que Afganistán va camino a una guerra civil

Al igual que Estados Unidos, el Reino Unido anunció que enviará tropas a Kabul para ayudar a evacuar a sus diplomáticos, soldados y ciudadanos y a los miles de afganos que han trabajado con ellos, ante el avance de los talibanes hacia la capital.

El gobierno de Boris Johnson informó que enviará 600 soldados, y el secretario de Defensa, Ben Wallace, aseguró que el país estaba trasladando su embajada desde las afueras de la Zona Verde a un lugar potencialmente más seguro y más cerca del centro de la capital, según el medio británico The Guardian.

Además, el funcionario advirtió que Afganistán “va camino a una guerra civil”, y recordó la historia del país, que fue durante muchos años un territorio sin organización estatal, “liderado por caudillos militares, diferentes provincias y tribus, y terminas, si no eres muy cuidadoso, en una guerra civil”.

Unos 200 diplomáticos y soldados británicos están siendo evacuados, pero no se han dado a conocer las cifras exactas. Reino Unido espera evacuar también a alrededor de 4.000 afganos. Mientras que otros gobiernos occidentales también están acelerando los planes de evacuación del personal de sus embajadas en medio del temor por el avance de los talibanes en Afganistán.

Por su parte, Estados Unidos anunció que enviaría tres batallones (unos 3.000 soldados) al aeropuerto internacional de Kabul en las próximas 24 a 48 horas. El portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby, dijo que los refuerzos ayudarían a la “reducción segura y ordenada” de los ciudadanos estadounidenses y afganos que trabajaban con los norteamericanos y que, en consecuencia, habían recibido visados especiales de inmigrantes.

Tomado de EFE