¡Metió las 4! La ‘vice’ de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo que la oposición pide sanciones en su contra porque “no son ellos los que están robando” dinero del Estado

La vocera y vicepresidenta del gobierno Rosario Murillo confesó en su contra sin darse cuenta luego de participar en el acto de celebración del 41 aniversario de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua. Murillo ofreció declaraciones a sus medios de comunicación y luego de descalificar a sacerdotes y opositores, emitió unas palabras que dejan muy mal vista a su administración.

La vocera parecía ansiosa y molesta. Horas antes ella, su hijo Juan Carlos Ortega y otros seis funcionarios de su gobierno habían sido sancionados por Suiza. Murillo lamentó que se promuevan este tipo de acciones contra sus allegados ya que según ella «no existen» las sanciones individuales, sino que estas afectan a todo el país.

Pero la parte más controversial siguió después cuando acusó a los opositores de solicitar estas sanciones internacionales «porque no son ellos los que están malgastando, robando, arrebatando los bienes del Estado nicaragüense y los patrimonios de los nicaragüenses».

Murillo cerró las declaraciones con unas palabras no menos escandalosas. «Solamente ellos pueden (robar), porque son los hijos del diablo ellos también», afirmó.

La vicemandataria ha sido sancionada por Estados Unidos, La Unión Europea, Canadá y Suiza siento la funcionaria con más restricciones de viaje y negocios en el extranjero.

Murillo dice que trajeron la democracia a Nicaragua

Rosario Murillo dijo sentir orgullo de sus instituciones porque «surgieron de una revolución que acabó con una dictadura criminal», en alusión a la dinastía de Anastasio Somoza, a quien según varios críticos la gestión Ortega ha superado desde  2018.

Aseguró que «la revolución trajo la democracia» al país, a pesar que durante su primer mandato, luego de la caída de Somoza, Daniel Ortega restringió las libertades públicas, censuró a la prensa independiente y apresó a sus adversarios, lo mismo que sucede ahora cuando además derogó la prohibición de la reelección presidencial continua establecida en la Constitución Política y va por su cuarto período consecutivo, mientras ella siendo su esposa es vicepresidenta y varios de sus hijos fungen como asesores estatales.

«¡Cuántos nicaragüenses dieron la vida por ese triunfo!», dijo Murillo, que también obvió mencionar que muchos exguerrilleros sandinistas que arriesgaron su vida en esa guerra y que incluso rescataron de prisión a su esposo, Daniel Ortega, fueron apresados hace dos meses y tienen años denunciando al Frente Sandinista de haber traicionado los principios que motivaron esa lucha armada.

Tomado de https://nicaraguainvestiga.com/