El caso sobre la mafia al sur de Florida de extracción ilícita de oro en selva colombiana

Dos emigrados que viven en el sur de Florida, uno un desarrollador inmobiliario y el otro un quiropráctico de carreras de Ferrari, están vinculados a una operación de extracción de oro ilícita en una de las biosferas más singulares y diversas del mundo.

Se discute su grado de participación en la operación colombiana por valor de millones, pero su extraña saga involucra ingredientes inmemoriales de la “fiebre del oro”: acusaciones de codicia, traición y usurpación.

El residente de Miami Hassan Jalali Bidgoli y su socio comercial Amir Mohit-Kermani, ambos emigrados iraníes y, respectivamente, el desarrollador y el quiropráctico, se encontraban entre las 13 personas nombradas en una orden de detención de 2018 que buscaba interrogarlos sobre la minería ilegal en la remota región colombiana del Chocó. El caso general está en curso.

La selva verde que hay en la esquina occidental de Colombia que limita con Panamá es única, dicen los científicos, porque una cuarta parte de las aves de la región no se encuentran en ningún otro lugar del planeta.

Durante siglos, los lugareños han utilizado cacerolas en forma de cuenco llamadas “bateas” para tamizar las hebras de oro que ponen comida en la mesa. En los últimos años esto ha dado paso a operaciones ilegales con barcazas de dragado – apodadas “dragones” – que desarraigan el modo de vida, destruyen franjas de naturaleza, contaminan el agua potable con mercurio y niegan el sustento de los lugareños.

Global Finance Integrity, un grupo sin fines de lucro que analiza los flujos de dinero ilícito, estima que Colombia exportó alrededor de $ 1,75 mil millones en oro en 2019. Utilizando imágenes satelitales, el grupo estimó que el 66% de esa producción era ilegal, sin títulos de propiedad y / o regulatorios. permisos Chocó encabezó todos los departamentos o estados de Colombia.

La orden de detención de 2018 fue parte de un expediente más amplio, donde las autoridades dijeron que “las actividades mineras fueron iniciadas en Colombia” por los dos hombres de Miami. Sugirió que estaban al frente de lo que se convirtió en una operación ilícita.

La investigación conjunta arroja luz sobre las operaciones auríferas en una zona remota de Colombia, conocida por su herencia afrocolombiana pero plagada hoy por los restos de grupos guerrilleros que operan como organizaciones criminales. El oro y el platino extraídos se han convertido en otra fuente de ingresos ilícitos para ellos.

“Estas mafias están involucradas en diferentes áreas: cocaína y también minería ilegal. Y para nosotros está claro que tantos minerales, que son muy caros en el mercado internacional … esta gente está aprovechando esta oportunidad con precios muy altos en el mercado internacional ”, dijo Marta Lucía Ramírez, canciller de Colombia , en una entrevista

Mauricio Cabrera, coordinador de política minera de la oficina de Colombia del Fondo Mundial para la Naturaleza, confirmó que la industria minera ilegal del Chocó está controlada por “grupos mafiosos” que a su vez realizan pagos de protección a los grupos armados locales que controlan el área.

Por eso fue notable que los nombres de Jalali y Mohit-Kermani aparecieran en el mismo orden de captura que cinco personas que desde entonces han sido condenadas por minería ilegal y daño ambiental en Chocó.

La operación ilícita en cuestión se extendió de junio de 2013 a diciembre de 2018, dijeron los fiscales colombianos. Según el sistema legal de Colombia, se emite una orden de detención o captura para llevar a alguien para interrogarlo. Si un juez considera que es un riesgo o podría huir, se puede ordenar su detención mientras se formulan los cargos.

En el momento en que se emitió la orden en 2018, Jalali y Mohit-Kermani no habían estado en Colombia durante dos y cinco años respectivamente, insistieron los abogados de los dos hombres de Miami.

Pero los hombres de Miami fueron objeto de un llamado Blue Notice de la agencia policial internacional Interpol, que los ubicó en Miami. Se emite un Aviso Azul cuando se busca a alguien para interrogarlo, pero no significa necesariamente que las personas sean sospechosas, aunque también puede significar eso.

¿INVERSORES ACCIDENTALES?

Jalali y Mohit-Kermani no tienen antecedentes penales en los Estados Unidos y ambos parecen exitosos en sus respectivos campos.

Los registros públicos vinculan a Jalali, de 54 años, con numerosas propiedades caras, incluido un hotel en Miami Beach y una casa en las islas venecianas. Renovó una elegante mansión de Miami Beach recientemente comprada por $ 7.75 millones por el escolta de Miami Heat, Victor Oladipo.

Jalali figura en más de tres docenas de empresas registradas en la División de Corporaciones de Florida durante las últimas dos décadas, y aparece en documentos corporativos en los paraísos fiscales de las Bahamas y Panamá. Varias empresas de Florida y al menos tres en Colombia usaron el nombre Tala, que significa oro en farsi, el idioma que se habla en Irán.

Mohit-Kermani, quien cumplió 50 años este mes, es un quiropráctico con licencia de Florida con afición por los Ferrari, incluso compitiendo para Ferrari de Fort Lauderdale en una docena de carreras de Florida desde 2017.

Un abogado de Miami de la pareja negó que sus clientes tuvieran alguna participación en la minería ilegal y cuestionó las cuentas de los medios colombianos. Ofreció una narrativa en la que un préstamo bien intencionado a un compañero de negocios en Miami que identificó como Juan Carlos Marulanda provocó problemas en cascada.

Al ser contactada en busca de una respuesta, Marulanda dijo que no había un préstamo, sino una inversión de $ 100,000 en lo que iba a ser la expansión de las operaciones mineras existentes de un socio en Colombia. Marulanda y ese socio, el colombiano Josecarlo Souffront Mozzicato, respondieron por separado cuando se les preguntó si sacaron un préstamo que huyeron de la nación andina después de sentirse amenazados por un grupo de cobranza de deudas fuertemente armado.

Hay poca documentación de todo esto. Todos los involucrados afirman que ya no tienen documentos de hace una década, o que no los proporcionarían a través de abogados. Los hombres de Miami, dijo su abogado, nunca contrataron a “nadie para cobrar la deuda del préstamo” y “niegan cualquier acusación de que estuvieran involucrados de alguna manera en una actividad criminal”.

Pero este comienzo enredado finalmente condujo a una lucrativa operación minera que luego se declaró ilícita en Colombia.

Jalali y Mohit-Kermani se negaron a ser entrevistados directamente. Su abogado estadounidense enfatizó que ya no estaban involucrados en ninguna operación cuando las autoridades ambientales colombianas citaron las operaciones en cuestión por atrocidades ambientales.

“Mis clientes se enteraron por primera vez de la investigación colombiana en 2019, cuando la prensa colombiana publicó un artículo de portada falsa y difamatorio con sus respectivas fotografías, acusándolos de, entre otras cosas, sacar oro de Colombia de contrabando, lavar 50 millones de dólares. Inmediatamente contrataron un abogado colombiano ”, explicó David Nuñez, su abogado de Coral Gables,

En realidad, los problemas comenzaron en junio de 2017 cuando la policía local, los soldados y el personal del regulador ambiental Codechocó localizaron tres dragas en funcionamiento ilegalmente en Chocó. La orden de detención o captura se emitió el 5 de diciembre de 2018 para 13 personas investigadas como parte de una organización minera criminal, incluidos Jalali y Mohit-Kermani. Codechocó identificó la minería ilícita en Río Quito ya en 2013.

Cinco sospechosos fueron capturados en diciembre de 2018, incluido Moisés Ortiz Martínez, un familiar por matrimonio de Jalali, que está casado con un colombiano. Los cinco sospechosos fueron condenados en 2019 por varios delitos, incluida la contaminación ambiental y la minería ilícita, y condenados a cuatro años de prisión, pero ninguno cumplió condena .

Jalali y Mohit-Kermani fueron inicialmente representados en Colombia por el abogado Diego Cadena, quien ha generado críticas en su país por defender a varios narcotraficantes colombianos extraditados a Estados Unidos. Desde entonces, Cadena ha estado bajo arresto domiciliario este año por presuntamente sobornar a testigos en nombre del ex presidente Álvaro Uribe, a quien el año pasado le pusieron su nombre en una calle en Miami.

¿PRÉSTAMO O INVERSIÓN?

En respuestas escritas a preguntas sobre cómo se involucraron en la minería , Núñez explicó que sus clientes Jalali y Mohit-Kermani en 2010 hicieron un préstamo – monto no especificado – a un hombre al que identificó como Marulanda.

Jalali, contratista general y desarrollador, había trabajado en varios proyectos en el sur de Florida con Marulanda, quien era un subcontratista de mampostería de bloques, dijo Núñez.

Nuñez no proporcionó una copia de ningún documento de préstamo ni discutió los términos o el monto. (Proporcionó una fotocopia del pasaporte de Mohit-Kermani para demostrar que no había viajado a Colombia en los últimos años).

Marulanda les dijo a los hombres de Miami que tenía la intención de comprar oro en Colombia e importarlo a Estados Unidos para venderlo, dijo Núñez.

“Señores. A Jalali Bidgoli y Mohit-Kemani (sic) se les aseguró que se obtendrían todas las licencias adecuadas y que se cumplirían todas las leyes y regulaciones aplicables ”, escribió Nuñez. “No obstante, no fueron inversionistas en la exportación prevista y posterior venta del oro. Simplemente prestaron fondos y esperaban el reembolso “.

El abogado dijo que Marulanda nunca importó oro y que seis meses después del préstamo, Marulanda les dijo que, en cambio, usó el dinero para comprar equipos en Colombia para extraer oro. Esto fue sin su conocimiento, insistió Nuñez, y se les dijo a la pareja que el préstamo se pagaría en unos meses.

Después de otros seis meses, dijo Núñez, Marulanda no tenía los fondos para reembolsarlos y, en cambio, les ofreció transferirles su participación del 50% en el equipo de minería y que podrían trabajar con su socio, que tenía experiencia en minería.

Aceptaron esta oferta como pago del préstamo, dijo Núñez, y su socio les aseguró a los dos hombres que obtendría todas las licencias y permisos necesarios para operar el equipo minero.

El asociado, a quien los abogados de Miami y Colombia no identificaron pero dijeron que era dueño del otro 50% del negocio de Marulanda, luego se ofreció a ser comprado y los hombres de Miami se convirtieron en dueños de pleno derecho del equipo de dragado, dijo Núñez. El único dinero que enviaron a sus socios en Colombia fue para ese equipo, dijo.

Marulanda respondió que la inversión de $ 100,000 de Jalali y Mohit-Kermani se destinó a una expansión minera de oro planificada con él y Souffront, quienes también invirtieron sus propios ahorros personales Souffront tenía experiencia en minería y tenía una operación de compra de oro ya establecida en Chocó para vender a minoristas del sur de Florida.

ESTADO DEL SOL

Marulanda, Jalali y Mohit-Kermani también aparecen juntos en los documentos de una empresa constituida en Florida llamada Gold Coast Minerals LLC. Se registró en agosto de 2010 , año en que se realizó el préstamo o inversión. El último informe anual de la empresa presentado ante la División de Corporaciones fue en abril de 2011.

Llegado al extranjero donde dijo que huyó después de ser amenazado, Souffront sorprendido ofreció una versión de los eventos en gran parte paralelos a los de Marulanda: que Jalali y Mohit-Kermani proporcionaron capital para expandir sus operaciones existentes.

Souffront repitió la respuesta de Marulanda de que los hombres de Miami usaron Souffront para aprender a manejar y luego trataron de sacarlo de sus negocios de oro existentes.

En respuesta a la afirmación del abogado de los hombres de Miami de que hizo un mal uso de su dinero, Marulanda dijo que sintió que los hombres de Miami lo persiguieron en Colombia en septiembre de 2011 cuando la inversión se agrió y no pudieron localizar a Souffront. Marulanda dijo que no ha hablado con los hombres de Miami desde finales de 2011 después de que vendió dos vehículos en un intento por pagar parte de su inversión y huyó del país.

Los abogados de los hombres de Miami se negaron a nombrar al socio de Marulanda que renunció a la otra mitad del negocio, pero según la descripción de los hechos, Souffront creía que eran él y un socio brasileño. Souffront alegó que los cobradores de deudas se acercaron a él y acordó “transferir” sus operaciones, dijo, a cambio de unos 50 millones de pesos en dos cheques colombianos, o unos 28.400 dólares en ese momento.

Souffront dijo que huyó de Colombia en octubre de 2011, pero no antes de haber presentado una denuncia ante una fiscalía local en Medellín. Souffront, quien es abogado de formación, dijo que ya no tenía una copia de la presentación contra Jalali y Mohit-Kermani, pero agregó que nunca fue interrogado y recibió una notificación en 2013 de que el caso estaba cerrado.

Un ex asociado reacio y temeroso de Souffront y los hombres de Miami, hablando bajo condición de anonimato, apoyó de forma independiente la historia de Souffront de que se vio obligado a negociar y despojado de su negocio.

PARAÍSO PERDIDO

Documentos legales en Colombia muestran que Jalali y Mohit-Kermani establecieron dos empresas en el país en marzo y diciembre de 2011: Talbras SAS, para extraer metales preciosos, y Comercializadora Internacional CI Tala Internacional Trading SAS, para venderlos. Los documentos judiciales colombianos citan a estas empresas varias veces al identificar a Jalali y Mohit-Kermani en la investigación más amplia.

Talbras fue finalmente dirigida por Ortiz, el pariente de la esposa de Jalali. Esta última empresa, dijo el abogado Núñez, fue creada para comprar y exportar oro, pero luego de retrasos en las licencias se usó para importar gránulos de resina para fabricar productos similares a Tupperware y posteriormente cerró.

La siguiente huella regulatoria apareció en abril de 2013, cuando se creó otra empresa colombiana, Vencol Mineral SAS, y se puso a trabajar en la búsqueda de oro.

La versión en disputa de un préstamo vencido se convierte en parte de la investigación colombiana más amplia aquí. El equipo en el que los abogados de los hombres de Miami dijeron que cayeron se estaba utilizando ahora en el municipio de Río Quito en Chocó . Los documentos de Vencol incluyen a Ortiz, pariente de Jalali, como representante legal y presidente de la empresa.

Meses después, los rumores de minería sin licencia en un área protegida habían llegado a la agencia ambiental regional Codechocó. El ingeniero ambiental Erbin Rodrigo Velásquez Mosquera fue enviado a investigar en junio de 2013 y nuevamente en 2014.

“Llegamos en bote y el primer impacto que vimos fue que habían desviado el cauce”, dijo a Cuestión Pública. “Ya no era el lecho natural del río, lo reorientaron … Lo secaron [y] lo inundaron a su conveniencia”.

Atrás quedaron los árboles que bordeaban las orillas del río Quito, cuyo escudo de armas de la ciudad muestra un minero rústico bajo las palabras “Honestidad y orden”. En su lugar, dijo Velásquez, había montones de sedimentos dragados del río. Las manchas de petróleo ensuciaron las aguas que alguna vez fueron claras del río.

Ortiz se declaró culpable, fue condenado en Colombia en 2019 por delitos ambientales en Chocó y sentenciado a cuatro años de prisión y una multa de casi 12 mil millones de pesos, unos $ 3,52 millones. El mismo día, sin embargo, se le conmutó el castigo por una sentencia condicional y una multa reducida. Una solicitud de registros en Colombia por parte de los socios informantes mostró que casi cuatro años después no se había pagado la multa reducida de Ortiz de aproximadamente $ 146,000. Su confesión también permanece sellada, y su abogado colombiano se negó a comentar cuando los periodistas lo contactaron.

Los documentos judiciales colombianos hacen referencia a una declaración de impuestos de 2016 de los directores de Vencol, incluidos Jalali y Ortiz. Eso sugeriría que los fiscales creían que una empresa que usaba equipos propiedad de los hombres de Miami estaba extrayendo minerales un año antes de la acción del gobierno. Los documentos también muestran que en agosto de 2018, los fiscales colombianos estaban analizando el historial de viajes de los hombres de Miami.

Los abogados de los hombres de Miami sostienen que los dos no jugaron ningún papel en ninguna operación.

“La empresa fue una pérdida total. Además, no tenían conocimiento del uso de su equipo por parte del Sr. Ortiz para ninguna actividad minera de oro no autorizada / ilegal ”, dijo Núñez. “Una revisión del caso colombiano contra el Sr. Ortiz muestra que aceptó la responsabilidad total por la actividad minera ilegal… y que mis clientes no estuvieron involucrados en la misma”.

Pero Angela Salazar, abogada contratada por sus empresas colombianas, insiste en lo contrario. Fue asesora legal de Talbras, algo reconocido por Núñez, aunque dijo que Ortiz la despidió por robar a la empresa. Ella niega la acusación y ha estado involucrada en un litigio con los hombres de Miami.

Los hombres de Miami “sabían que los operativos eran ilegales porque les dijimos muchas veces que estaban incurriendo en muchas infracciones”, dijo Salazar a Cuestión Pública.

Su abogado de Miami respondió: “Sra. La cuenta de Salazar es completamente inexacta. Nada de eso es cierto. Mis clientes NUNCA se dedicaron a la actividad minera en Colombia, nunca exportaron oro de Colombia y no se han beneficiado de ninguna actividad minera o venta de oro dentro de sus fronteras ”.

Los documentos de la corte colombiana dijeron que para 2016 la amplia operación de minería ilícita se había convertido en un negocio minero de extremo a extremo que no solo extraía oro y platino de la selva tropical, sino que lo fundía y lo vendía en el extranjero.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y Codechocó confirmaron en cartas de febrero a Cuestión Pública, la organización noticiosa, que las empresas involucradas en la operación nunca recibieron licencias para extraer metales preciosos.

Los documentos judiciales no establecen cuántas ganancias obtuvo la operación, pero en un artículo del diario colombiano El Tiempo, que fue criticado con vehemencia por los abogados de los hombres de Miami, un oficial de policía no identificado estimó que la red movió $ 50 millones en metales preciosos por el años.

MIRANDO A COLOMBIA

El poder judicial y los reguladores de Colombia están en el centro de atención. El ranking mundial anual de países de la Organización Mundial de la Justicia en su Índice de Estado de Derecho clasificó al poder judicial de Colombia en el puesto 77 entre 128 países que encuesta. Dijo que el sistema de justicia penal de Colombia estaba a la zaga de los vecinos en cuanto a la adjudicación oportuna y adecuada de los casos y tenía investigaciones ineficaces.

Después de nombrar a los hombres de Miami en la orden de detención en 2018, los fiscales colombianos parecen no haber presentado cargos contra ellos, aunque podrían estar sellados.

Los fiscales no cerraron el caso, lo que significa que Jalali y Mohit-Kermani no figuran actualmente como buscados, pero tampoco están completamente a salvo.

Al otro lado de los Andes, la minería de oro ha alimentado los conflictos guerrilleros, el tráfico de drogas y, más recientemente, ha apuntalado a un gobierno venezolano cada vez más aislado que enfrenta sanciones globales.

Una serie premiada del Miami Herald en 2018 sobre el comercio ilícito llamada Dirty Gold, Clean Cash , ahora tema de un libro , destacó cómo Miami es un destino de materiales preciosos extraídos ilícitamente y genera miles de millones de dólares para los narcotraficantes.

“Estamos al tanto de estos informes y estamos monitoreando la situación”, dijo un portavoz del Departamento de Estado sobre el proceso judicial en curso en Chocó, confirmando que el caso está en el radar de los diplomáticos que hacen cumplir un acuerdo bilateral para combatir la minería ilícita.

Tomado de Antilavadodedinero / Miamiherald