Imputan a presidente argentino por violar cuarentena con fiesta en Olivos

Mientras aquí en Panamá a los servidores públicos que fueron sorprendidos violando las restricciones sanitarias por la pandemia, le dan base por bola o las investigaciones van a parar al baúl de los recuerdos, en Argentina una rumba en la casa presidencial, tiene contra las cuerdas al mandatario de este país.

Este jueves se conoció que el fiscal Ramiro González imputó al mandatario argentino, Alberto Fernández, por violar la cuarentena al celebrar la fiesta de cumpleaños de la primera dama Fabiola Yáñez en la residencia presidencial de Olivos en julio de 2020.

El Presidente se reunió con otras 11 personas el 14 de julio del año pasado, sin cumplir con el distanciamiento social ni utilizar mascarillas, violando el decreto emitido por él mismo que prohibía los encuentros sociales para evitar los contagios de coronavirus.

El decreto establecía que aquellos que no cumplieran con la prohibición de circular debían ser investigados en función de lo que dice el artículo 205 del Código Penal, que señala que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”. 

Las fotografías de la fiesta se revelaron hace dos semanas, estallando un escándalo en la Argentina, a pocas semanas de las elecciones primarias del 12 de septiembre, previas a los comicios legislativos de noviembre.

Esto se da en momentos en que el gobernante argentino propuso donar la mitad de su sueldo durante cuatro meses al Instituto Malbrán. Según se explicó en un breve comunicado, la oferta es para “la reparación del daño potencial que se hubiere causado” con la fiesta.

El sueldo de Alberto Fernández es de $315.259 por lo que la donación alcanzaría los 630.518 pesos. En el Gobierno explicaron que es la mitad del salario porque “necesita pagar sus gastos corrientes”.