Presidente ecuatoriano pidió a sus funcionarios evitar el despilfarro: “Hay que ser austeros, gastar menos y producir más”

El presidente del Ecuador, Guillermo Lasso, cambió a tres de sus funcionarios. El evento se celebró el último martes en el Salón Amarillo de la sede del gobierno ecuatoriano. Allí Lasso designó a las nuevas cabezas de la Secretaría General de la Presidencia, la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) y del Centro de Inteligencia Estratégica (CIES).

Ralph Steven Suástegui, que ocupaba el cargo de secretario general de la Presidencia fue designado como gerente general de la CNT. En reemplazo de éste en la Secretaría General de la Presidencia fue nombrado José YunesGalo Robalino será el titular del CIES.

Sobre José Yunes, el presidente Lasso destacó que se trata de “una persona con amplia trayectoria en el sector privado que ha trabajado en la Fundación Ecuador Libre, tanque de pensamiento de los planes de gobierno presentados por CREO en 2013, 2017 y 2021”. En cuanto a Ralph Suásteguiel mandatario recalcó su “excelente labor” en la Secretaría General de la Presidencia por lo que se vuelve el perfil adecuado para llevar las riendas de CNT. Finalmente, Lasso dijo que la designación de Galo Robalino fortalecerá al CIES en su propósito de brindar un servicio de inteligencia al Estado ecuatoriano, específicamente en asuntos de seguridad de la nación.

Durante la designación de las nuevas autoridades, Guillermo Lasso fue enfático en que deberán cumplir con el Código de Ética que decretó para las autoridades del Ejecutivo, que impide el uso indebido de los recursos públicos o el nombramiento de familiares de los funcionarios dentro de cargos públicos. Lasso les pidió a los nuevos funcionarios ser austeros para luchar contra el despilfarro.

“Felicito a los nuevos funcionarios. La tarea no es sencilla, tenemos que luchar contra la corrupción, ser eficientes, luchar contra el despilfarro, gastando menos, produciendo más, con servicios de calidad con menos recursos, recursos que les pertenecen a los 17 millones de ecuatorianos”, dijo Lasso. Al mismo tiempo, agregó que durante los últimos 14 años el país ha vivido la cultura del despilfarro: “Todavía veo secuelas por aquí de gente que no se ubica y cree que tiene el derecho a utilizar los recursos de los ciudadanos para lo personal”, recalcó el Presidente.

Los cien primeros días de Lasso

Entre las primeras acciones de Guillermo Lasso estuvo la expedición del Código de Ética para los funcionarios del Ejecutivo ecuatoriano. Este código establece las normas de comportamiento ético gubernamental para todo el personal de la Función Ejecutiva.

Además de las prohibiciones para que los familiares de los funcionarios ocupen cargos públicos y del mandato del uso adecuado de los recursos del Estado, otra de las prohibiciones del Código indica que no se podrá “promocionar el retrato o la imagen personal del presidente o las autoridades en las oficinas públicas”. Durante los 10 años del gobierno de Rafael Correa, por ejemplo, todas las oficinas públicas tenían un retrato del expresidente.

La expedición de ese Código fue uno de los cambios clave que Lasso hizo en sus primeros días como presidente y que mostraban su deseo de separarse del correísmo.

Durante sus tres primeros meses en el mandato, Lasso ha sido contundente en pedir a sus funcionarios que se administre de forma adecuada, austera y transparente los recursos del Estado. En su propia ceremonia de asunción se observó una muestra de lo anterior. En el evento se gastó diez veces menos de lo que costaron las ceremonias de asunción de los expresidentes que precedieron a Lasso, Rafael Correa y Lenín Moreno.

En los 100 primeros días de su mandato, Guillermo Lasso ha destacado el cumplimiento del plan de vacunación anticovid. Además, las acciones para la reactivación económica, las relaciones internacionales abiertas, las reformas legales y el retorno a clases han sido los ejes clave.

A pesar de cumplir su primer trimestre con buena aceptación ciudadana, según las encuestas. A Lasso aún le quedan aún cuatro años para gobernar y, entre sus retos, está el poco poder legislativo que tiene en la Asamblea Nacional lo que detendría el paso de reformas importantes que le permitan cumplir con su plan de gobierno.

Tomado de Infobae