Científicos probaron que el animal más memorioso es un pariente del pulpo

Los mamíferos que envejecen, especialmente los humanos, pierden gradualmente su capacidad para recordar eventos específicos. Para averiguar si lo mismo ocurre con los moluscos, un grupo de invertebrados que incluye almejas, caracoles y pulpos, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, enseñaron a seis sepias (Sepia officinalis) que un bocadillo de mariscos en sus tanques cambia de ubicación dependiendo de la hora del día. La vieja sepia aprendió a asociar la hora y el lugar tan bien como lo hicieron seis jóvenes.

Los resultados, publicados en la revista Proceedings of the Royal Society B, son la primera evidencia de un animal cuya memoria de eventos específicos no se deteriora con la edad.

Investigadores de la Universidad de Cambridge, el Laboratorio de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts, y la Universidad de Caen, realizaron pruebas de memoria en las 24 sepias. La mitad de ellos tenían entre 10 y 12 meses de edad, no eran aún del todo adultos, y la otra mitad tenía una edad avanzada de 22 a 24 meses, lo que equivale a los 90 años de los humanos.

“Las sepias demostraron poder recordar lo que comieron, dónde y cuándo, y usar esto para guiar sus decisiones de alimentación en el futuro. Lo sorprendente es que no pierden esta capacidad con la edad, a pesar de mostrar otros signos de envejecimiento como pérdida de la función muscular y el apetito”, dijo la Alexandra Schnell del Departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge, primera autora del artículo.

La función de olvidar

A medida que los seres humanos envejecen, pierden gradualmente la capacidad de recordar experiencias que sucedieron en momentos y lugares particulares, por ejemplo, lo cenado el martes anterior. Esto se denomina memoria episódica y se cree que su declive se debe al deterioro de una parte del cerebro llamada hipocampo.

Las sepias no tienen hipocampo y su estructura cerebral es enormemente diferente a la de los humanos. El lóbulo vertical del cerebro de la sepia está asociado con el aprendizaje y la memoria. Esto no se deteriora hasta los últimos dos o tres días de vida del animal, lo que, según los investigadores, podría explicar por qué la memoria episódica no se ve afectada por la edad en la sepia.

Para realizar el experimento, primero se entrenó a las sepias para que se acercaran a un lugar específico en su tanque marcado con una bandera en blanco y negro. Luego, fueron capacitados para aprender que dos alimentos que comen comúnmente estaban disponibles en lugares específicos marcados con banderas y después de ciertos retrasos específicos. En un lugar, se ondeó la bandera y se proporcionó un trozo de langostino, su alimento menos preferido. Los camarones, que les gustan más, se ofrecieron en un lugar diferente donde también se ondeó otra bandera, pero solo cada tres horas. Esto se repitió durante cuatro semanas.

Luego, las sepias recordaron qué alimentos estarían disponibles, dónde y cuándo los probaron. Para asegurarse de que no acabaran de aprender un patrón, los dos lugares de alimentación eran únicos cada día. Todas las sepias, independientemente de la edad, observaron qué alimento apareció por primera vez en cada bandera y lo usaron para determinar qué lugar de alimentación era el mejor en cada ondeo de bandera posterior. Esto sugiere que la memoria de tipo episódico no disminuye con la edad en la sepia, a diferencia de lo que ocurre en los humanos.

“Las sepias viejas eran tan buenas como las más jóvenes en la tarea de memoria; de hecho, a muchas de las más viejas les fue mejor en la fase de prueba. Creemos que esta capacidad podría ayudar a las sepias en la naturaleza a recordar con quién se aparearon, para que no vuelvan a tener la misma pareja “, explicó Schnell.

Las sepias solo se reproducen al final de su vida. Al recordar con quién se aparearon, dónde y hace cuánto tiempo, los investigadores creen que esto ayuda a la sepia a difundir ampliamente sus genes al aparearse con tantas parejas como sea posible.

Las sepias tienen una esperanza de vida corta, la mayoría vive hasta alrededor de los dos años, lo que las convierte en un buen sujeto para probar si la memoria disminuye con la edad. Dado que es imposible verificarlo si los animales están recordando cosas conscientemente, los autores utilizaron el término memoria episódica para referirse a la capacidad de la sepia para recordar qué, dónde y cuándo sucedieron cosas específicas.

Aún no está claro qué características únicas de la anatomía y fisiología del cerebro de la sepia conducen a este fenómeno.

Tomado de Infobae