Condenan a red que armaba matrimonios falsos entre cubanas e italianos

Conseguir una tarjeta verde para emigrar a Estados Unidos es el sueño de mucho y algo difícil de conseguir.

Así que, Yamira Sánchez aceleró el proceso al negociar matrimonios entre hombres italianos y mujeres nacidas en Cuba que viven en el sur de Florida como ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes, según investigadores federales.

Las autoridades federales desarticularon una red creada por Yamira Sánchez que se dedicada al fraude migratorio armando matrimonios falsos para lograr un ajuste de status migratorio. Los cabecillas de la organización fueron condenados, en agosto, entre cinco a 10 años de prisión, según documentos judiciales obtenidos por El Nuevo Herald.

Sánchez de 47 años, de Miami era dueña de Immigration Consultant e Immigration Corp., una empresa del sur de la Florida que ofrecía solicitudes de inmigración y otros servicios, según la acusación del tribunal federal de distrito de Miami.

Sin embargo, algunos de sus servicios eran ilegales, según el comunicado de prensa de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos. El negocio está registrado únicamente bajo Sánchez y todavía está activo, según muestran los registros.

Sánchez también se encargaba de preparar los documentos migratorios falsificados, notarizar los permisos matrimoniales y de esa manera los solicitantes quedaban preparados para las entrevistas con funcionarios del Servicio de Inmigración de Estados Unidos.

Bajo la Ley de Ajuste Cubano, los hombres recibieron beneficios migratorios acelerados al casarse con mujeres que habían nacido en Cuba. En la mayoría de los casos, los hombres recibieron el estatus de residencia legal inmediata, lo que les permitiría trabajar en los Estados Unidos.

Sánchez, se encargó de reclutar a Yaneisi Osorio Rodríguez, quien a su vez captó a Emily Pérez, Jaileen Domínguez, Elizabeth Penalver, Loi Torriente para formar falsos y fraudulentos matrimonios con hombres extranjeros a cambio de $4,000 precisan los documentos.

Sánchez, de 47 años, de Miami, ahora enfrenta cargos de conspiración para cometer fraude matrimonial y cinco cargos de alentar ilegalmente a un extranjero a residir en los Estados Unidos. Si es declarada culpable, enfrenta hasta 10 años de prisión y una multa de hasta $250,000.

También están imputados en el supuesto plan los italianos Gennaro di Tommaso, de 32 años; Massimillano di Napoli, 47 años; Fernando Sivo, 25; Alessio Sarno, 31; y Vincenzo Lopopolo, 34; enfrentando cargos de conspiración y fraude matrimonial. Enfrentan hasta cinco años de prisión y una multa de hasta 250.000 dólares.

Además, cinco de las esposas fueron acusadas: Yaneisi Osorio Rodríguez, de 35 años; Emily Pérez, 30; Jaileen Domínguez, 23; Elizabeth Penalver, 29 años; y Loi Torriente, 29; con conspiración, fraude matrimonial y un cargo cada uno de alentar ilegalmente a un extranjero a residir en los Estados Unidos. Si son declaradas culpables, enfrentan hasta 10 años de prisión y una multa de hasta $ 250,000.

Tomado de Antilavado de dienro / El Nuevo Herald