Las 4 versiones de un ‘préstamo’ de funcionarios #Panamá

El Ministerio de Gobierno cedió a la junta comunal Victoriano Lorenzo (en San Miguelito) cinco funcionarios. Pero este medio no los pudo localizar cuando preguntó por ellos.

Aparecieron cuando La Prensa se presentó a las oficinas donde fueron asignados.

Asimismo, cuatro funcionarias, una de ellas, ministra, dieron distintas versiones sobre estos traslados y sus nuevas funciones.

‘Préstamo’ de funcionarios, versiones contradictorias

De julio de 2019 a esta fecha, la Gobernación de Panamá ha pasado por las manos de Sheyla Grajales –representante del corregimiento Victoriano Lorenzo (San Miguelito)–, quien ocupó el cargo de julio de 2019 a febrero de 2020; Judy Meana, vicealcaldesa capitalina, de abril de 2020 a febrero de 2021; y ahora Carla García, exsubdirectora de la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf).

Las gobernaciones están subordinadas al Ministerio de Gobierno (Mingob), que es el que paga el salario de su personal. Pero, como se verá en este caso, también cubre el salario de servidores de, al menos, una junta comunal.

Se trata de cinco funcionarios que, aunque su salario lo paga el Mingob, por conducto de la Gobernación de Panamá, ya no laboran allí. De hecho, fueron trasladados a la junta comunal Victoriano Lorenzo, donde la exgobernadora y exministra de Gobierno Sheyla Grajales es su representante.

Según la planilla del Mingob, los aludidos funcionarios ganan salarios superiores a los que devengan otros servidores de la mencionada junta comunal, incluso, con ingresos iguales al de un representante.

La decisión del traslado de los funcionarios la tomó Grajales cuando ocupó el cargo de gobernadora, y la autorizó la actual titular del Mingob, Janaina Tewaney.

La Prensa llamó tres veces a la Gobernación para consultar sobre la posición de estos funcionarios, pero informaron que ellos ya no laboraban allí, que había que buscarlos en la junta comunal Victoriano Lorenzo. Pero las llamadas a ese lugar para entrevistarlos fueron infructuosas, pues nadie respondía. En consecuencia, este medio visitó sus oficinas en Victoriano Lorenzo.

‘Yo no soy botella’

Las oficinas de la junta comunal –el feudo de Grajales desde 2014– se alojan en un edificio de dos pisos sin estacionamientos para los usuarios y vigiladas por funcionarios que observan atentamente. La Prensa preguntó por los cinco funcionarios asignados, desde antes de la pandemia, a esta junta comunal. Una oficinista localizó a una de ellas.

Charlene Marichal es asistente ejecutiva 1, según la planilla del Mingob. En la junta comunal se desempeña como secretaria de Grajales. Fue ella la que atendió a La Prensa.

Nerviosa, invitó a este medio pasar a una oficina. Tras escuchar los cuestionamientos, la funcionaria defendió su posición. En su caso −dijo− “todo es legal”. “Yo no tengo ningún problema. Estoy trabajando. Fui trasladada por un apoyo a la junta comunal, pero, para más detalles, me gustaría que hablara con la honorable [Grajales], pero ves que aquí estoy, en mi puesto. No soy botella y no estoy en mi casa”, subrayó.

Dijo desconocer por qué sigue en la planilla del Mingob. “No sabría decirte cómo se maneja y por qué no se ha hecho el traslado. Ese tipo de consultas es con la honorable”, respondió.

Marichal confirmó que estaba al tanto de los cuestionamientos de La Prensa a la Gobernación. Y desde este momento, dejó el singular para pasar al plural. “Cuando usted llamó a la Gobernación, no le explicaron que estábamos en calidad de préstamo. Esto es algo formal. No es que yo me vengo para acá, tengo papeles y todo. Usted sabe que se ha cambiado tres veces de gobernador. Con la segunda, [Judy Meana] todavía yo estaba allí. Meana me conoce, pero la tercera [Carla García], en mi vida he visto a la señora. Ella llevó personal nuevo”, explicó.

Marichal enfatizó repetidamente que cumple con su horario de oficina y que eso lo podría corroborar cualquiera. Al concluir la entrevista, La Prensa preguntó por las otras cuatro personas que, apareciendo en la planilla del Mingob, trabajan para esa junta comunal. La recepcionista –previa consulta con Marichal– respondió que ellos laboraban allí, pero que todos estaban en asignaciones fuera de la oficina.

Llama Grajales

Una hora después de abandonar las oficinas de la junta comunal, Grajales se comunicó con La Prensa. Consultada sobre la posibilidad de una entrevista, Grajales accedió. Al llegar a su oficina en la junta comunal, el ambiente ya no era el mismo. Las secretarias no disimularon su disgusto por la presencia de La Prensa. Grajales, a su vez, estaba a la defensiva.

“Janaina [Tewaney, actual ministra de Gobierno] me asignó ese personal a la junta comunal: secretaria, abogada para temas legales, personal de relaciones públicas, respondió Grajales a las preguntas de La Prensa.

“Son cinco personas que tengo de la planilla del Ministerio de Gobierno. Es permitido. Nosotros averiguamos y sí se puede trasladar de un ministerio a una junta comunal. Ellos laboran aquí desde el 5 de agosto de 2019. Es un préstamo interinstitucional, hasta cuando ella lo solicite. Si me llama hoy, que necesita el personal, con mucho gusto estará a su disposición”, aseguró Grajales.

Consultada sobre los salarios de ese personal y por qué entre ellos hay quienes ganan lo mismo que un representante, Grajales respondió: “El máximo salario de un colaborador de junta comunal depende. Aquí van de $600, $1,000, $1,100; ¡Nadie puede cobrar más que yo!”.

La Prensa insistió: “¿Cómo se ve, entre los colaboradores de la planilla de la junta comunal, que funcionarios bajo otra planilla ganen mucho más que ellos?”. Grajales dijo que “el salario de mi secretaria está bajo el Ministerio de Gobierno. Eso no lo decido yo. Allí no me meto”.

“Ellos [los 5 funcionarios] vienen conmigo desde que estaba en la Gobernación. Aquí en la junta comunal tampoco puedo nombrar a tantas personas porque no hay tanto salario. Si la ministra pudo asignarme a estas personas, bienvenidas sean”.

Sobre la posición bajo la que fueron nombrados en la Gobernación de Panamá versus lo que hacen en la junta comunal, Grajales respondió que “si a ellos los requieren, tienen que ir a sus puestos de trabajo. Si lo requiere Carla [García]… con mucho gusto pasan a la Gobernación. No sabía sobre los cupos. Nadie me ha comunicado nada. Cuando yo entré a Gobernación no había casi nada de personal. La gobernadora actual, Carla, no me ha comentado nada y puede disponer de esos puestos”.

La salida

El equipo de La Prensa fue vigilado desde que llegó a las oficinas de la junta comunal Victoriano Lorenzo. En el despacho superior se pudo observar una pantalla que recibía la señal de cámaras de video. Al consultar a Grajales sobre ello, dijo que se utilizan para controlar el buen desarrollo del Programa Panamá Solidario.

Minutos antes de concluir la entrevista, Grajales hizo pasar a su despacho a las cinco personas “prestadas” por el Mingob. Permanecieron en una mesa detrás del equipo de La Prensa hasta que este salió de la oficina, escoltado por la propia Grajales.

‘No fui consultada’

Judy Meana, la exgobernadora y vicealcaldesa del distrito de Panamá, señaló a La Prensa que, al momento de hacerse cargo de la Gobernación de Panamá, el personal en cuestión ya no estaba, y que algunos habían solicitado el traslado.

“De las cinco personas que mencionas, solo dos estaban en sus puestos, pero ya le habían solicitado el traslado, a préstamo, a la junta comunal de Grajales”, indicó. “Nosotros tuvimos que poner orden y formalidad, ya que los traslados no tenían sustentación”. Añadió que “la decisión [del traslado] ya estaba tomada, y en la Gobernación no había personal. Hubo que nombrar funcionarios con partidas y posiciones de otras instituciones”.

García, otra versión

La actual gobernadora de la provincia de Panamá, Carla García, no quiso atender a La Prensa. En un mensaje, dijo: “Coordinemos con mi jefa de comunicaciones. No estoy en la oficina. Estamos en vacunación 8-10 y 8-8. Pero con gusto lo vemos…”.

García se refería a Glenda Amaya, quien repitió la excusa. García —dijo— estaba ocupada por la vacunación. “La jornada de vacunación requiere de reuniones en diferentes lugares y no es ideal para atender medios”, indicó.

Las preguntas las quería por correo. Luego de cuatro días de espera, Amaya envió las respuestas, preparadas por García. Dijo que tenía conocimiento de los cinco funcionarios trasladados a Victoriano Lorenzo. Sin embargo, dijo que “cuando llegué a la Gobernación, el préstamo de personal era una decisión tomada…”.

Aseguró que esos funcionarios “prestados” realizan trabajos de trazabilidad en la mencionada junta comunal. No obstante, esa versión choca con la de Sheyla Grajales, quien aseguró a La Prensa que ese personal se desempeña como secretaria, abogada y personal de relaciones públicas. Nada mencionó sobre labores de trazabilidad.

García terminó diciendo que el reporte de asistencia de estos cinco funcionarios los maneja la oficina de recursos humanos del Mingob.

Cuarta versión

Las contradicciones no terminaron. La ministra de Gobierno Tewaney señaló a La Prensa que fue la Gobernación de Panamá, cuando estuvo bajo el mando de Judy Meana, la que –a solicitud de Grajales– tramitó el “préstamo” de los funcionarios, cosa que, como se vio en líneas anteriores, Meana niega, al menos, parcialmente.

Y esta misma afirmación de la ministra también choca con la versión de Grajales, quien dijo –tal como se puede leer en párrafos anteriores– que “Janaina [Tewaney] me asignó ese personal a la junta comunal” y no Meana.

“Al momento de la solicitud, no teníamos conocimiento de que el personal enviado al corregimiento Victoriano Lorenzo era requerido; la Gobernación [Carla García] no ha solicitado, hasta el momento, el retorno y por ende, entendemos que la representante [Grajales] necesita aún el apoyo de estos funcionarios. De lo contrario, hubiésemos hecho el retorno”, dijo la ministra.

Pero eso no coincide con lo que Grajales afirmó. En vez de ello, la representante dijo que si se requiere de regreso a estos funcionarios “prestados”, “tienen que ir a sus puestos de trabajo. Si lo requiere Carla [García]… con mucho gusto pasan a la Gobernación… La gobernadora actual, Carla […] puede disponer de esos puestos”.

Tewaney señaló que, “a medida que regresemos a la normalidad, estaremos solicitando, por medio de la Gobernación, el retorno de este personal. Tal y como lo hemos acordado con otras instituciones”.

Funcionarios prestados

Según Tewaney, los préstamos de funcionarios están contemplados en el Manual de Procedimiento de Carrera Administrativa, para realizar funciones relacionadas con objetivos institucionales. En este caso, presuntamente para realizar la trazabilidad en casos de la pandemia.

La ministra reveló que hay unos 50 funcionarios de otras instituciones prestados al Mingob y, a su vez, 12 del Mingob, a otras instituciones, como los cinco asignados a la junta comunal Victoriano Lorenzo.

Según la resolución No. 017, del 30 de noviembre de 1998, “por la cual se dictan procedimientos Técnicos para el Trámite de acciones de Recursos Humanos del Manual de Procedimiento de Carrera Administrativa”, el “préstamo” se encuentra en el punto de Movilidad Laboral. “Se entenderá por préstamo la designación o reubicación de un servidor público, ya sea de carrera administrativa o no, en otra institución, para realizar funciones relacionadas con los objetivos institucionales, de manera temporal y que no exceda el período presupuestario”.

Sobre los objetivos de los que habla este artículo, cabe recordar que Meana dijo que “los traslados no tenían sustentación”. Y sobre el tiempo del “préstamo”, que no debe exceder el periodo presupuestario, tampoco se cumplió, pues la propia Grajales afirmó que los cinco funcionarios están con ella en la junta comunal desde agosto de 2019, es decir, por más dos periodos presupuestarios.

Tomado de La Prensa