Al menos 41 presos muertos por un incendio en una prisión de Indonesia

Unos 41 presos han muerto y otros 39 resultaron heridos a raíz de un incendio en uno de los módulos de la masificada prisión Tangerang, a las afueras de Yakarta, informan este miércoles fuentes oficiales.

Los responsables de la prisión indicaron en un comunicado que el fuego se inició de madrugada y supuestamente a raíz de un cortocircuito en el Bloque C del recinto penitenciario, designado para los reos con delitos de drogas y donde en el momento del incidente se encontraban al menos 122 personas.

Tras algo más de una hora y media luchando contra las llamas, los bomberos y equipos de emergencia lograron extinguir el incendio, según la misma fuente.

Durante una rueda de prensa, Rika Aprianti, la portavoz del departamento de correccionales del Ministerio de Justicia, confirmó el número de muertos y heridos, varios de ellos de gravedad, y reveló además que se ha abierto una investigación sobre el incendio.

El ministro indonesio de Justicia y Derechos Humanos, Yasonna Laoly, inspeccionó el penal esta mañana tras el suceso, donde expresó sus condolencias a las familias de los fallecidos y apremió a trabajar en estrategias para prevenir un incidente similar.

El ministro apuntó que uno de los fallecidos se encontraba preso por terrorismo y otro por asesinato, mientras que la mayoría eran condenados por delitos de drogas. Además entre las víctimas mortales se encuentran dos extranjeros, un sudafricano y un portugués.

Conforme a los últimos datos oficiales publicados por el Gobierno, más de 2.000 presos se encuentran recluidos en la prisión de Tangerang, una población de reclusos que excede en más del 245 % la capacidad máxima de 600 reos en el recinto.

Intoxicación en Medellín

La Secretaría de Salud de Medellín informó que ocurrió una intoxicación masiva en la cárcel de mujeres El Pedregal, en Medellín. Cerca de 620 internas presentaron problemas de salud, al parecer, por ingerir comida en estado de descomposición.

Fueron intoxicadas con alimentos que llegaron vencidos o que llegaron al mal estado al pabellón. Ello ocasionó que muchas de las privadas de la libertad generaran vómitos y diarreas”, expresó Eugenia Clavijo, directora de la Fundación Celdas con Dignidad.

Rita Almanza, líder de Epidemiología Secretaría de Salud de Medellín, manifestó que el personal del centro carcelario avisó sobre el problema el pasado domingo 5 de septiembre. En el lugar fueron evaluadas 1.170 personas y aseguró que entre otros de los síntomas presentados por las reclusas estaban dolores de cabeza y abdominales.

A finales de abril de este año, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) expresó su preocupación por las precarias condiciones de salubridad en las que los alimentos son entregados a los reclusos del país, teniendo en cuenta los sucesos que se habían presentado en diversos departamentos.

Tomado de EFE