¿Subsidio electoral vs fiscalización?

Han pasado más de 4 días desde que se conoció la renuncia del director y subdirector del Departamento de Fiscalización del Tribunal Electoral, por no cumplir supuestamente con su trabajo de fiscalizar el subsidio electoral en varios partidos. Hay que tener claro que no es una noticia cualquiera.

Lo triste es que esto se da en una institución que se considera el pilar de la democracia en Panamá. Con esto que ha sucedido nos obliga a preguntarnos si se debe seguir usando el dinero que aportan con tanto sacrificios y privaciones los panameños y panameñas.

Muchos estiman que debe haber una investigación.  ¿Quizás sí… pero, lastimosamente es un tema administrativo? ¿Se ha dicho oficialmente en qué ‘conflicto de interés’ cayeron en esos partidos?

Esto nos lleva a preguntarnos si los GOB han tenido la voluntad de fortalecer las leyes para que se castigue de manera ejemplar a todos aquellos que tengan la intención o haga mal uso de los dineros de los contribuyentes.

Esto no solo se da en Panamá, el mal uso de los dineros de los contribuyentes, es una triste realidad que se ha dado y sigue dándose en muchas naciones, por ejemplo, en el 2013, la Asociación de Contribuyentes de Alemania, denunció 100 casos en los que el dinero de los impuestos se gastó en proyectos fallidos. ¿Llegaremos algún día a tener una entidad que fiscalice de verdad?

Ante esto, estamos obligados a recordar aquellas palabras del expresidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, quien indicó que… “El contribuyente es una persona que trabaja para el Gobierno, pero sin haber hecho las oposiciones a funcionario”.

Pero mientras los ‘servidores públicos’ no tengan claro que se debe respetar y vigilar su uso correctamente como un buen padre de familia cuida a su hijo, y que, al ‘pecar’ por acción u omisión, hay una sanción, las cosas no cambiarán… y que de seguro, en el futuro, seguiremos viendo renuncias y devoluciones de dineros que han salido de los bolsillos de los humildes panameños y panameños que pagan sus impuestos, porque habrían sido usados de manera incorrecta para pagar un alquiler donde el arrendador y el arrendatario tiene un vínculo más que comercial o político.

La amarga experiencia de los desgreños registrados durante la dictadura militar y de los GOB en la ‘era democrática’, nos obliga como país y sociedad, solicitar que los controles de fiscalización de los dineros que aportan los contribuyentes sean más riguroso y transparente, a fin de que se usen correctamente y tener una lupa ante los intentos o la ‘infiltración’ de dineros sucios o calientes que puedan provenir del narcotráfico o el crimen organizado.

“Estar dispuesto a donar el dinero de los contribuyentes no es lo mismo que estar dispuesto a poner su dinero donde está su boca” … Thomas Sowell, un economista y teórico social estadounidense.