Aumentan los contagios de COVID-19 en niños y adolescentes en la capital de Ecuador

Los niños y adolescentes entre 10 y 14 años se han convertido en un grupo vulnerable frente al coronavirus. Un reporte de la Secretaría de Salud del Municipio de Quito indica que en los últimos dos meses, los casos de COVID-19 de pacientes quiteños de este grupo etario incrementaron en un 3%.

Otras poblaciones, como la de personas entre 20 y 49 años, han registrado descensos en el número de contagiados y han pasado de tener el 60% de población contagiada al 53%. Es decir que, en dos meses, hubo una disminución del 7 por ciento.

En Ecuador, hasta la actualidad, hay más de 9,9 millones de personas que recibieron el esquema completo de vacunación anticovid. De estos, a escala nacional, el 55% del grupo etario más joven -entre 12 y 17 años-, cuya información oficial está disponible, ha recibido la primera dosis de la vacuna. En Pichincha, provincia a la que pertenece Quito, el 33% de los menores en ese rango de edad han recibido la inmunización completa.

Desde el 13 de septiembre, coincidente con la fecha de retorno a clase en la región sierra, a la que Quito pertenece, el Ministerio de Salud inició con la inmunización de los adolescentes a partir de los 12 años. La ministra de Salud, Ximena Garzón, ha anunciado que, desde la segunda semana de octubre, se vacunará a niños desde los 5 años con vacunas de Pfizer y Sinovac. A los adolescentes, ha dicho la ministra, se les aplicará solo una dosis de la vacuna de Pfizer y, en seis meses, un refuerzo de la misma vacuna.

Muchos padres y pediatras han pedido a las autoridades de salud que brinden protección frente al coronavirus a los niños menores de 12 años, que es la edad mínima de vacunación para determinadas fórmulas antivirales. No solo los menores a veces se enferman gravemente, sino que el virus sigue siendo grave en comunidades con bajas tasas de vacunación, por lo que enviarlos a la escuela también es un desafío.

Recientemente la compañía farmacéutica Pfizer solicitó permiso al gobierno de Estados Unidos para empezar a aplicar su vacuna contra el COVID-19 en niños de entre 5 y 11 años. Si la agencia reguladora está de acuerdo, las inyecciones comenzarán a usarse en unas pocas semanas. Pfizer anunció en Twitter que ha presentado formalmente una solicitud a la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés). La FDA ahora debe decidir si existe evidencia suficiente de que la vacuna es tan segura y eficaz en niños pequeños como en adolescentes y adultos.

Según las investigaciones de Pfizer, se ha podido comprobar que los niños pequeños deben recibir la tercera dosis que se aplica actualmente en otras poblaciones. Después de la segunda inyección, los niños de entre 5 y 11 años produjeron niveles de anticuerpos COVID-19 tan fuertes como los adolescentes y adultos jóvenes durante las inyecciones de intensidad normal.

Aunque en comparación con los ancianos, los niños tienen un menor riesgo de enfermedad grave o muerte por el coronavirus, el COVID-19 también puede matar a menores y, a medida que la variante delta altamente contagiosa se propaga por todo el mundo, las infecciones en los niños pequeños se disparan.

Según los expertos en salud, la vacunación sigue siendo la mejor protección para niños y adolescentes, porque el riesgo de inflamación del miocardio es mucho menor que la enfermedad COVID-19 o las posibles consecuencias a largo plazo.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, en Latinoamérica se han reportado 1,9 millones casos de contagio de menores de edad, es decir, una mayor tasa de contagio de niños y adolescentes respecto al año anterior, aunque sin las molestias comunes en adultos, por lo que la entidad recomienda a los países a comenzar a inmunizar a los más pequeños.

Tomado de Infobae  

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: