Especialistas debatirán sobre la irrupción del régimen chino en el escenario mundial

En medio de las crecientes tensiones de Occidente con el régimen chino, este miércoles 13 de octubre el Kimberly Green Latin American and Caribbean Center (KG-LACC, por sus siglas en inglés) realizará una conferencia virtual para debatir el avance de Beijing en el escenario internacional.

“La irrupción de China en el escenario mundial como la potencia emergente del siglo XXI constituye uno de los datos más importantes e incontrastables de la historia contemporánea (…) También lo es la reacción que ello ha generado, particularmente en los Estados Unidos, Europa, Japón y los demás referentes estratégicos surgidos de la Segunda Posguerra”, señala la organización norteamericana en un comunicado.

“Si bien algunos han adelantado la tesis de que el mundo experimenta una ‘nueva Guerra Fría’, otros estudiosos postulan una lectura alternativa desde lo que denominan el surgimiento de una ‘bipolaridad no polarizada’”, agrega.

El seminario contará con algunos de los especialistas más expertos en la materia. Los panelistas serán Cristina Eguizábal (profesora, Universidad de Costa Rica y ex embajadora de Costa Rica en Italia); Guadalupe González González (Investigadora y Analista, Colegio de México); Hussein Kalout (Profesor, Relaciones Internacionales, Universidad de Harvard); Francisco Rojas Aravena (Rector, Universidad para la Paz de las Naciones Unidas, Costa Rica); y Roberto Russell (presidente, Fundación Vidanta; director, Comité EEUU del CARI; y Profesor, UTDT, Buenos Aires, Argentina).

El moderador será Luis G. Solís, director interino y profesor visitante, Kimberly Green Latin American and Caribbean Center (LACC), Universidad Internacional de Florida (FIU) y ex presidente de Costa Rica.

El evento impulsado por el KG-LACC, será co-auspiciado por el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y el Jack D. Gordon Institute for Public Policy de FIU.

En las últimas semanas el régimen chino recrudeció su avance sobre Taiwán, provocando la condena de gran parte de la comunidad internacional, y en particular de Estados Unidos. Días atrás, el presidente Xi Jinping afirmó que su país logrará la “unificación pacífica” con Taiwán, apenas unos días después de que un número récord de aviones militares chinos realizara simulacros cerca de la isla, aumentando las tensiones entre ambas partes.

Europa también ve con preocupación las últimas maniobras de Beijing. Josep Borrell, alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea reiteró la necesidad de que Europa y la OTAN vean fortalecidas sus capacidades defensivas ante la nueva “dinámica multipolar” en las relaciones internacionales que están propulsando actores como China o Rusia.

“Se están produciendo cambios importantes y que debemos actuar si no queremos vivir en un orden mundial que no podemos dejar de moldear”, indicó el domingo pasado el jefe de la diplomacia europea.

En el texto publicado en su blog, Borrell se refirió a dos grandes tendencias: una “reacción reforzada ante el ascenso de China”, manifestada en el reciente acuerdo a tres entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos, así como una nueva expansión de “actores como Rusia” que actúan en detrimento de los valores e intereses de la UE, “como vemos en Siria, Libia, Malí y otros lugares”.

Ante ese contexto, advirtió que “los europeos corren el riesgo de convertirse cada vez más en un objeto y no en un actor en los asuntos internacionales, reaccionando a las decisiones de otras personas, en lugar de conducir y dar forma a los eventos nosotros mismos”.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aclaró el mes pasado ante la Asamblea General de la ONU que su gobierno no busca una nueva “Guerra Fría”, en referencia a la creciente competencia con la otra gran potencia internacional, China.

No buscamos, repito, no buscamos una nueva Guerra Fría. Trabajaremos con cada nación, incluso si tenemos intensos desacuerdos en otras áreas. Porque todos sufren las consecuencias de nuestras fallas”, indicó el mandatario.

La semana pasada Biden dialogó con Xi Jinping y le exigió que no avance sobre Taiwán. Según confirmó el jefe de Estado norteamericano, ambos acordaron respetar la Ley de Relaciones de Taiwán tras las recientes incursiones chinas sobre el espacio aéreo taiwanés.

“He hablado con Xi sobre Taiwán. Estamos de acuerdo en que cumpliremos con el acuerdo de Taiwán. Ese es el punto en el que estamos y he dejado claro que no creo que él (Xi) deba hacer otra cosa que no sea cumplir con el acuerdo”, expresó Biden.

Tomado de Infobae