Diputados se salen con la suya y aprueban unas reformas electorales a su medida ¿El Presidente la vetará? #Panamá

Después de casi dos meses de apasionados debates legislativos y un año de discusión en la Comisión Nacional de Reformas Electorales (CNRE), la Asamblea Nacional aprobó ayer en tercer debate el proyecto de ley 544 que reforma el Código Electoral, el documento que contiene las reglas para los comicios generales de 2024.

Hasta ahora no se ha hecho público el contenido de las modificaciones y ni los magistrados del Tribunal Electoral (TE) tenían claro qué se había aprobado y qué se había eliminado. Sin embargo, por lo que se vio en los debates y por lo que han dicho los propios diputados, esto es parte de lo avalado: se mantiene el sistema actual de asignación de curules en los circuitos plurinominales (cociente, medio cociente y residuo), sigue vive el fuero penal electoral y se aumentó de 3% a 7% el financiamiento público a los candidatos de libre postulación. Diputadas como Zulay Rodríguez, del PRD, y Ana Giselle Rosas, de Cambio Democrático, denunciaron “goles” en lo concerniente a la participación de la mujer en política.

Minutos después de tomarse la protocolaria foto junto al presidente de la Asamblea Nacional, Crispiano Adames, y otros diputados, tomó la palabra el magistrado presidente Heriberto Arauz, para anunciar que el TE se declaraba en sesión permanente para analizar el proyecto aprobado. El lunes, dijo, darán a conocer su posición.

Que el proyecto se aprobara en segundo debate a pocos minutos de la medianoche del jueves tiene en alerta a la sociedad civil organizada.

Un grupo de ciudadanos convocó a una “mesa ciudadana” pro defensa de la democracia, con el propósito de definir las “siguientes acciones”, para parar lo que llaman “trampa electoral”. ‘Código Electoral’: diputados celebran; ciudadanía reclama

Negociaciones, reuniones secretas, duelo de intereses y presiones. Días intensos, protestas, fogosos debates, ciudadanía indignada.

Este podría ser un resumen del resultado de uno de los ejercicios que cada cinco años se desarrolla en Panamá: la discusión de las reglas para las elecciones generales. En jerga legislativa, el debate del proyecto de ley 544, que modifica el Código Electoral, documento que fue aprobado ayer en tercer debate en medio del aplauso de los diputados oficialistas y el sin sabor de una ciudadanía que no quedó conforme.

Los temas calientes

Por semanas, la discusión se centró en los temas sensitivos: el sistema de asignación de curules en circuitos plurinominales (quedó el de la ley actual), la paridad de género (no se concretó), la permanencia del fuero penal electoral (beneficio que quedó vivo) y la distribución del financiamiento público electoral (tuvo leve mejoría para los independientes).

De momento, el documento final no ha sido distribuido a la ciudadanía. El magistrado presidente del Tribunal Electoral (TE), Heriberto Araúz, tomó la palabra antes de que la sesión legislativa concluyera y aseguró que el pleno de su institución se encuentra en sesión permanente para analizar el proyecto aprobado. El lunes tienen previsto emitir un comunicado sobre la evaluación técnica del mismo.

El tercer debate

Decenas de modificaciones al proyecto de ley elaborado por la Comisión Nacional de Reformas Electorales (CNRE) fueron aprobadas contra el tiempo la noche del jueves 14 de octubre. A las 11:58 p.m. cerró una sesión de más de 12 horas, con una escena que algunos tildan de “caricaturesca”: el secretario general de la Asamblea, Quibian Panay, y la vicepresidenta de ese órgano, Kayra Harding, enunciando los artículos aprobados a máxima velocidad.

Para que el proyecto se pudiese discutir en tercer debate ayer viernes, el segundo debate debía cerrar antes de medianoche. Así lo plantea el Reglamento Interno de la Asamblea Nacional.

Sectores de la sociedad civil acusan a los diputados, particularmente de la mayoritaria bancada del Partido Revolucionario Democrático (PRD), de no respetar los consensos logrados en la CNRE. El debate de ayer empezó pasadas las 12:30 m.d., pero luego del período de incidencias se decretó un receso cerca de la 1:00 p.m. La sesión se reinició a las 4:00 p.m. Crispiano Adames, presidente de la Asamblea, abrió el debate.

Mariano López, diputado del PRD, fue de los primeros en hablar. “Somos parlamentarios y venimos a emitir criterios… Aquí no hay imposición”, dijo. Se refería a los beneficios del proyecto y a su conveniencia. Es que la técnica legislativa dice que el tercer debate se limita a la discusión de conveniencia o inconveniencia de una iniciativa legislativa. López aseguró que el proyecto de ley fue “ampliamente discutido por todas las partes involucradas”.

Su copartidario, Fernando Arce, estuvo de acuerdo en su conveniencia y listó artículos que considera son avances en relación con el Código Electoral actual.

Alaín Cedeño, de Cambio Democrático (CD), fue el primer diputado de CD en tomar la palabra. Aseguró que el proyecto es conveniente porque “se logró la meta… es un éxito para nosotros saber el nivel de debate que tuvo el proyecto de ley por varios días”. Cedeño cuestionó “a esa gente de las redes sociales”, quienes, dijo, “no viralizan información productiva”.

Otros diputados perredistas, como Roberto Ábrego, Leandro Ávila, Jairo Salazar y Daniel Ramos, aplaudieron la labor legislativa de la Asamblea.

Por su parte, la diputada Zulay Rodríguez, también del PRD, aseguró que la discusión “tuvo muchos conflictos, muchos sinsabores”. No obstante, aclaró que se aprobaron más de 12 modificaciones de las cuales ella fue parte.

Al igual que en el segundo debate, los tres magistrados del TE, Heriberto Araúz, Eduardo Valdés Escoffery y Alfredo Juncá, estuvieron presentes en el pleno. Si bien en el segundo debate respondieron interrogantes a los diputados, su participación ayer fue más pasiva.

La crítica de Juncá

Juncá fue crítico sobre la falta de consenso en ciertos temas. “Anoche se perdió una oportunidad grandísima, de oro”, dijo cuando llegó al Legislativo. Juncá, quien fue coordinador de la CNRE, mencionó cambios a la paridad y el método de distribución de curules, como oportunidades perdidas.

La paridad

La diputada del CD, Ana Giselle Rosas, coincidió con Juncá, pues también habló de “oportunidades perdidas”. Hizo un llamado a sus colegas a “aspirar a tener cosas mejores, no a conformarnos”. A su juicio, se pudo avanzar con “más fuerza” en ciertos temas. Rosas trajo a la mesa el tema de la paridad y lamentó que no se blindara la norma para evitar que se aceptaran excepciones a la postulación pareja de hombres y mujeres.

Durante los últimos días de debates, organizaciones de mujeres protestaron en los predios de la Asamblea, exigiendo paridad.

Broce desnudó la fórmula

Por su parte, el diputado independiente Edison Broce fue el único de la bancada independiente en tomar la palabra durante el tercer debate. Calificó el proyecto de ley como “inconveniente”, y envió un mensaje a la juventud de que lo aprobado “serán las reglas del juego con las que hay que competir”.

Broce utilizó su intervención para plantear lo que a su juicio fue la estrategia de ciertos diputados al abordar el proyecto de reformas electorales. “Se presentaron modificaciones catastróficas, para luego sacarlas y que uno diga: logramos que no fuera peor”, manifestó.

Mesa ciudadana

Un grupo de ciudadanos se reunió ayer en la noche para discutir la coyuntura actual y definir las acciones que van a desarrollar frente a lo que consideran el “avance antidemocrático y a espaldas del pueblo”, al referirse a los cambios a la ley electoral.

En la reunión, algunos plantearon convocar a una protesta pacífica, ahora que el proyecto pasará a manos del Ejecutivo.

Al presidente Laurentino Nito Cortizo le corresponde decidir si sanciona o veta el proyecto de ley 544.

Con datos de La Prensa