Muere el sospechoso de asesinato que se ganó la simpatía del público en China tras una semana de fuga

Un sospechoso de asesinato que generó la simpatía generalizada de la opinión pública china murió tras más de una semana de fuga, lo que provocó una oleada de tristeza e indignación en las redes sociales.

Ou Jinzhong, acusado de matar a dos vecinos y herir a otros tres en la provincia china de Fujian, al sur del país, se suicidó al resistirse a ser detenido este lunes, según informó la policía de la ciudad de Putian en un comunicado este lunes por la noche de China.

Ou fue enviado al hospital y murió a pesar de los esfuerzos de rescate de emergencia, añadió el comunicado de la policía.

Durante la última semana, cientos de policías y otros miembros del equipo de búsqueda habían estado buscando a Ou en las colinas, a las que huyó tras atacar supuestamente a sus vecinos en un pueblo costero de Putian el jueves.

La policía y las fuerzas paramilitares acabaron encontrándolo en una cueva el lunes por la tarde y lo acorralaron, según el comunicado de la policía.

La policía dijo que Ou, de 55 años, atacó a sus vecinos con un cuchillo en medio de una larga disputa por la tierra, matando a un hombre de 78 años y a su nuera. La mujer del hombre, su nieto de 34 años y su bisnieto de 9 también resultaron heridos.

Una historia que cautivó a millones

La persecución de este hombre cautivó a millones de chinos, pero no porque querían verlo detenido. Al contrario, muchos esperaban abiertamente que nunca lo atrapen.

«Tío, huye. Espero que puedas encontrar la felicidad para el resto de tu vida», decía un comentario en Weibo, la plataforma china similar a Twitter.

Las muestras de simpatía y apoyo son muy inusuales para un presunto asesino en China, donde el asesinato se castiga con la muerte.

Según la policía, Ou era el principal sospechoso de un ataque presuntamente cometido el 10 de octubre. La policía local y el gobierno del condado de Pinghai no ofrecieron detalles sobre el arma supuestamente utilizada ni revelaron las identidades de los muertos y heridos.

Entre las víctimas se encuentran cuatro generaciones de una familia que vive al lado de Ou, según los medios de comunicación chinos. Un funcionario del pueblo dijo al medio estatal Beijing News que un hombre de 70 años y su nuera murieron en el presunto ataque. La esposa del hombre, su nieto de 30 años y su bisnieto de 10 años también resultaron heridos, añadió.

CNN solicitó comentarios a la policía y a los funcionarios del condado, pero no recibió respuesta.
A falta de información oficial, los medios de comunicación chinos y el público utilizaron los relatos de otros aldeanos, las publicaciones de Ou en Weibo y los informes de los medios de comunicación anteriores para reconstruir una versión no oficial de los acontecimientos que podrían haber conducido a los asesinatos.

Afirman que Ou era un hombre corriente llevado al borde de la desesperación por una disputa de años por la vivienda. La simpatía del público aumentó después de que salieran a la luz informes de que había salvado a un niño de morir ahogado en el mar hace tres décadas y había rescatado a dos delfines que estuvieron a punto de quedar varados en 2008.

Muchos achacaron la aparente transición de Ou de salvador a sospechoso de asesinato a los males que desde hace tiempo afectan a la gobernanza local de China, desde el abuso de poder hasta la inacción oficial. Otros lo ven como un reflejo del fracaso más amplio del sistema legal y burocrático del país, exacerbado por una prensa libre asediada y una sociedad civil paralizada. Y algunos advierten que, si las cosas no cambian, se producirán tragedias similares en el futuro.

Una casa que no se pudo construir

Durante casi cinco años, Ou y su familia (incluida su madre, de 89 años) no tuvieron casa, según las publicaciones de Ou en Weibo y los informes de los medios de comunicación chinos. En su lugar, vivían en una diminuta choza de hojalata en un pueblo costero de la ciudad de Putian.

CNN no puede verificar de forma independiente la autenticidad de la cuenta de Ou, aunque sus publicaciones contenían información personal detallada, incluyendo su documento nacional de identidad y su número de teléfono móvil. CNN ha intentado llamar al número, pero el teléfono está apagado.

Según los posts, a Ou se le impidió en repetidas ocasiones construir su propia casa debido a disputas sobre el terreno con su vecino, un profundo agravio que había intentado resolver en vano.

Todo comenzó en 2017, cuando Ou decidió demoler su casa en ruinas y construir una nueva, según sus publicaciones en Weibo. Dijo que el gobierno aprobó su solicitud de reconstrucción, así que siguió adelante y derribó la vieja casa. Desde entonces, sin embargo, dijo que no había podido construir la nueva porque su vecino bloqueaba repetidamente las obras.

En Weibo, Ou dijo que había pedido ayuda una y otra vez a la policía, a los funcionarios del pueblo, al gobierno y a los medios de comunicación, pero el problema seguía sin resolverse. Un funcionario de la aldea confirmó a Beijing News las disputas por la tierra, diciendo que los cuadros locales habían intentado mediar, sin éxito.

Después de años de rencillas, la gota que colmó el vaso llegó el 10 de octubre, cuando un tifón rompió la lámina de hojalata que cubría la choza de Ou y lanzó un fragmento a la parcela de verduras del vecino. Al parecer, Ou y el vecino se enzarzaron en una disputa cuando éste se acercó a recoger la lámina rota, y la situación se agravó rápidamente, según la revista estatal China News Week.

Las autoridades no revelaron los detalles exactos de los presuntos asesinatos y no está claro si hubo testigos, ni el escenario al que se enfrentaron los agentes cuando llegaron a la vivienda.

Al difundirse la noticia, aparecieron en Internet fotos de la humilde vivienda de Ou, y muchos expresaron su sorpresa por su estado ruinoso. La chapa rasgada había dejado al descubierto el escaso esqueleto metálico de la choza, así como una capa de plástico negro que supuestamente se utilizaba para proteger del viento. Se encuentra entre montones de escombros, a tiro de piedra de la casa de cuatro pisos de su vecino.

El hecho de que Ou y su madre octogenaria vivieran en condiciones tan duras suscitó una gran simpatía en Internet. Un funcionario del pueblo dijo más tarde a Beijing News que Ou construyó la choza en 2019 y que vivía allí solo. Pero fueron sus intentos fallidos de buscar ayuda los que desataron una oleada de ira.

Desde entonces, un familiar de las víctimas ha negado que fueran acosadores o que tuvieran conexiones políticas, en una entrevista con un medio de comunicación digital dirigido por un periódico de Wuhan.

En el interior de su vivienda, Ou había guardado un trozo de papel de embalaje de cigarrillos, en cuyo reverso escribió decenas de números de teléfono: de organizaciones del Partido Comunista, de departamentos gubernamentales, de medios de comunicación estatales y de diversas líneas telefónicas de denuncia, según Beijing News.

«Una sociedad normal no debería empujar a un ciudadano respetuoso de la ley a un punto de desesperación, o incluso llevarle a cometer delitos. Si agotan todos los medios legales y siguen sin poder defender sus derechos legítimos, su recurso privado despertará inevitablemente la simpatía generalizada», dijo un comentarista en Weibo.

La frustración y la desesperación de Ou se detallaron en su cuenta de Weibo, que abrió a principios de este año en un aparente intento de atraer la atención pública hacia su caso. «¿No debería el gobierno proteger a la gente corriente? ¿Por qué los ricos y los poderosos son tan arrogantes?», preguntó en un post en enero, utilizando los hashtags de las oficinas de peticiones del distrito y del municipio para llamar la atención oficial.

«Siempre ha ocurrido que la gente honesta se atiene a las reglas, pero la ley nunca estará al lado de la gente honesta», escribió en otro post. «Espero que alguien pueda decirme dónde puedo recurrir. He acudido tanto a las oficinas provinciales como municipales de cartas y llamadas, y no he recibido respuesta alguna. Por favor, todos, les ruego que me muestran un camino a seguir».

En mayo, publicó una captura de pantalla de un mensaje de WeChat que envió a un sitio web de noticias provincial, con la esperanza de que informara sobre su caso. En otro mensaje, escribió al alcalde de Putian: «¡Hola alcalde! No soy muy educado. Si puede ver esto, le ruego que nos ayude, ¡gracias!».
Sus posts obtuvieron una atención mínima, con un par de likes ocasionales.

Desaparecido y buscado

La respuesta oficial y la atención pública que buscaba Ou nunca llegaron, hasta que se conoció la noticia de los presuntos asesinatos el 10 de octubre.

Desde entonces, el caso de Ou apareció en los titulares y dominó los debates en las redes sociales. Cientos de miembros del equipo de búsqueda lo están buscando en las colinas cercanas, donde fue visto por última vez.

En un video captado por una cámara de seguridad junto a la carretera el 10 de octubre, Ou daba largas y pesadas zancadas, con los hombros encorvados y la mano derecha tirando de una esquina de su camiseta blanca, antes de que su espigada figura desapareciera detrás de una roca.

Luego, el 12 de octubre, su cuenta de Weibo también desapareció, después de que sus publicaciones se hicieran virales y provocaran una protesta pública. El gobierno del distrito emitió un comunicado esa noche, prometiendo investigar las acusaciones de inacción de los funcionarios locales.

En Weibo, un hashtag con el nombre de usuario de Ou siguió ganando adeptos, con más de 7 millones de visitas, pero el 13 de octubre también había desaparecido.

La censura alimentó aún más la ira del público. Muchos culparon a las autoridades locales por no atender las preocupaciones de Ou.

El 13 de octubre, el gobierno local del condado de Pinghai publicó una recompensa por Ou en la aplicación de redes sociales Wechat: 20.000 yuanes (3.106 dólares) por cualquier grabación de seguridad o información que conduzca a su detención o 50.000 yuanes (7.765 dólares) por la prueba de su cadáver.

El anuncio provocó una reacción inmediata. «La recompensa en metálico por descubrir un cadáver es mayor que la de un hombre vivo… ¿es realmente un aviso del gobierno?», se preguntaba un comentario con 60.000 likes. «Es porque un muerto ya no puede hablar», decía la respuesta más destacada.

El aviso de recompensa se eliminó posteriormente de la cuenta de WeChat del gobierno.

No se puede estar escondido para siempre

Liu Xiaoyuan, un veterano abogado de derechos humanos, dijo que la simpatía por Ou no era sorprendente.

«El público es muy consciente de que supuestamente había recurrido a la violencia, pero no le apoyan por llevar a cabo un asesinato. En cambio, están enfadados por la falta de respuesta de las autoridades competentes a la petición de ayuda de Ou y por no haber cumplido con sus obligaciones», dijo.

Las disputas por la tierra son habituales en la China rural, según Liu, que ayudó a muchos agricultores a defender sus derechos durante sus décadas de carrera.

«Esta es una pesada lección para los gobiernos locales: si no prestan atención a las disputas y quejas de la gente, los conflictos podrían escalar fácilmente», dijo. «En el caso de Ou, si algún departamento del gobierno hubiera intervenido para ayudarle a resolver la disputa, quizá no hubiera acabado en el camino del asesinato».

Tomado de CNN